Final de trayecto

0
243

 

 

 

A Iñaqui Gorroñogoitia, in memoriam.

 

tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic——————————————————————————————————————————————————————————————–

 

¡Demasiado pronto!

 

El capataz negro de Isak Dinesen, (mensajero involuntario de catástrofes), hubiera dicho:

 

        – Señora, Dios ha venido a visitarnos.

 

 

PETICIÓN FINAL

Pedimos disculpas a nuestros lectores por la ausencia de ayer. Mientras se editaba esta misma entrada, hace dos noches, nuestro ordenador entró de nuevo en coma; parece que quiso sumarse al duelo y al desasosiego por la muerte inesperada de un joven compañero. Hasta hace unas horas no han podido ser recuperadas sus funciones, por el amigo informático que le asiste en estos trances. Intentamos compensar esta interrupción involuntaria publicando dos entradas en la presente jornada. Gracias.