fregar

0
381

Leo en una entrevista:

‘Considero que Michel Houellebecq, que es un amigo y un escritor por quien siento una admiración profunda, es uno de los mejores espejos no de la sociedad francesa, sino de las angustias, las inquietudes de la sociedad francesa’. Podría haber añadido: de la sociedad occidental. En Anéantir lo ha vuelto a demostrar.

Vuelvo a leer esta idea: los escritores como analistas muy perspicaces.

Que si Cervantes retrató el alma española, que si Dostoyevski laalma rusa, etc….

Que si un fresco de la juventud tal…

Que si la novela de un fin de época..

Que si el libro sobre el tiempo del cambio.

*

Copio:

Novela nada complaciente con los lectores, que presenta un amargo, ácido y crudo retrato de la sociedad española contemporánea.

En su presentación, Wästberg no ahorró elogios a la literatura de Mo Yan, de 57 años, y su retrato de la sociedad china.

Las tres últimas novelas de Jonathan Franzen se han convertido en un espejo de la sociedad estadounidense.

De ella también dicen que es la primera autora italiana en muchos años en ser merecedora del Nobel, por su retrato de la sociedad italiana y en especial de la mujer italiana.

Poético, o sea realista, retrato de la sociedad argentina que para sí quisieran las ciencias sociales y políticas.

*

Doy paseos por el Carrefour y pienso en los líderes de la distribución, deben decir:

Sin duda, los lineales repletos de productos del Mercadona muestran el sentir de la España actual. Sin duda, los lineales repletos de productos del Lidl muestran el sentir de la Alemania actual. Sin duda, los lineales repletos de productos del Coop muestran el sentir de la Italia actual. Sin duda, los lineales repletos de productos del Pingo Doce muestran el sentir del Portugal actual y eterno. Sin duda, los lineales repletos de productos del Пятёрочка muestran el sentir de la Rusia actual. Sin duda, los lineales repletos de productos del Pão de Açúcar muestran el sentir del Brasil actual y eterno. Tesco, UK. Walmart, USA. Coles, Australia.

*

En la estación de Atocha, Madrid, ya no se puede mear en un WC sin pagar. Desde hace tiempo hay que pagar. No sé cuánto, salto el torno. Mientras meo, junto al urinario, leo lo siguiente:

TU TIQUE, MÚLTIPLES RECOMPENSAS

¿Listo para descubrir las mejores recompensas? Comprueba tu tique para ver todas las recompensas disponibles en esta tienda.

*

خبز و ماء و بن علي لا

como en la comarca del Maestrazgo, donde cada invierno se desarrollaba una febril actividad comercial semiclandestina que tenía sus escenarios preferidos en pequeños bares abiertos de madrugada o en algunos rincones más o menos oscuros de las calles de Morella. La trufa se compraba y vendía

Trufas y setas, Ignacio Medina

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí