Hay temas desagradables

0
302

Hay temas desagradables de los que sólo se suele hablar en ocasiones

puntuales y siempre en el plano teórico. Son temas de los que se opina

acaloradamente en abstracto, pero que enmudecen en el conflicto concreto

y real que plantean para la sociedad en general y, sobre todo, para cada

persona en particular.

 

La interrupción voluntaria del embarazo es uno de ellos.

 

La conquista histórica del derecho de la mujer a decidir si quiere o no

estar embarazada y poder interrumpir su embarazo, fue precedida de miles

de mujeres que arriesgaron y se dejaron la vida en una decisión que

creyeron coherente con su sentido de la libertad y la responsabilidad.

Porque sin la una no puede existir la otra.

 

¿Por qué cada vez que se toca la Ley del Aborto, sólo parecen

movilizarse los grupos en contra, y además de forma espectacularmente

combativa, y no los que están a favor?

 

En primer lugar, porque nadie, ni personas, ni gobiernos, ni leyes,

están «a favor del aborto», como claman estos grupos. El aborto es un mal

menor, un mal necesario inherente a la consideración de las mujeres como

seres humanos y no meras máquinas biológicas de procreación. Se está a

favor de reconocer  política, jurídica y socialmente, la necesidad de

regular la situación, desde siglos invariable, de que las mujeres sufren

embarazos no deseados, y que como seres humanos racionales, responsables

y libres no pueden ser obligadas a llevarlos a término, ni mucho menos 

a ser madres contra su voluntad. La forma de manejar ésto jurídica y

éticamente como sociedad require madurez y un debate separado de

dogmatismos religiosos.

 

En segundo lugar, porque en España se puede abortar con relativa

facilidad gracias a la hipocresía social y cobardía política que había

detrás de una ley que calificaba el aborto como un delito exceptuando

tres supuestos; así, a través de uno de ellos, en concreto el de

«peligro para la salud de la madre», toda mujer «en apuros», podía

interrumpir su embarazo de forma discreta y previo pago, claro está.
 

Si se puede abortar, aunque sea pagando y amenazando locura, ¿por qué me

voy a manifestar sobre un tema tan desagradable que causa tanto

conflicto jurídico, político y moral?

 

Por dignidad. Por dignidad como sociedad civilizada que debe llegar a

pactos que faciliten la convivencia y nos hagan progresar éticamente.

Ello supone tomar decisiones que solucionen problemas concretos y no

dejen que se resuelvan de forma más o menos precaria según los recursos

mentales y materiales de las personas que las enfrenten. Y por dignidad

como personas libres y responsables que creemos firmemente  en el

derecho a la vida de la mujer que decide interrumpir su embarazo, y en

el de decidir desde su autonomía de la voluntad cuando quiere ser madre.

Pilar Pardo Rubio. Estudió Derecho en la Carlos III y continuó con la Sociología en la UCM, compaginando en la actualidad su trabajo de asesora jurídica en la Consejería de Educación y la investigación y formación en estudios de Género. Desde el 2006 colabora con el Máster Oficial de Igualdad de Género de la Universidad Complutense de Madrid que dirigen las profesoras Fátima Arranz y Cecilia Castaño. Ha participado en varias investigaciones de género, entre las que destacan la elaboración del Reglamento para la integración de la igualdad de género en el Poder Judicial de República Dominicana (2009), Políticas de Igualdad. Género y Ciencia. Un largo encuentro, publicada por el Instituto de la Mujer (2007), y La igualdad de género en las políticas audiovisuales, dentro del I+D: La Igualdad de Género en la ficción audiovisual: trayectorias y actividad de los/las profesionales de la televisión y el cine español, que ha publicado Cátedra, con el título "Cine y Género". (2009). La publicación ha recibido el Premio Ángeles Durán, por la Universidad Autónoma de Madrid y el Premio Muñoz Suay por la Academia de Cine.   La mirada cotidiana que dirigimos cada día al mundo en que vivimos es ciega a la las desigualdades que, sutiles o explícitas, perpetúan las relaciones entre hombres y mujeres; visibilizar los antiguos y nuevos mecanismos, que siguen haciendo del sexo una cuestión de jerarquía y no de diferencia, es el hilo conductor de "Entre Espejos". En sus líneas, a través del análisis de situaciones y vivencias cotidianas y extraordinarias, se ponen bajo sospecha los mandatos sociales que, directa o indirectamente, siguen subordinando a las mujeres e impidiendo que tomen decisiones, individuales y colectivas, críticas y libres, que siguen autorizando la violencia real y simbólica contra ellas, que siguen excluyendo sus intereses y necesidades de las agendas públicas, que siguen silenciando sus logros pasados y presentes, que, en definitiva, las siguen discriminando por razón de su sexo y hacen nuestra sociedad menos civilizada, a sus habitantes más pobres e infelices, y a nuestros sistemas políticos y sociales menos democráticos y justos.