(Hoy) no quiero olivas

0
67

 

1.

 

¿Sólo una cerveza? Lo dice extrañada. Y lo repite, por si algún pedazo de información se hubiese volatilizado: ¿Sólo una cerveza? Sí, le digo: solo una cerveza. VollDamm.

 

Le llama la atención, imagino, que no la acompañe con unas olivas.

 

Pero no me apetecen; ahora.

 

Tengo que cambiar de bar, de todos modos, me digo.

 

Son incapaces de servir una cerveza bien fría.

 

Por ahí comienza la civilización; y no hay nada más que hablar.

 

Muy buenas, qué tal. Y una cerveza bien bien fría. El mundo en su sitio.

 

 

 

2.

 

Hay que destacar, sin embargo, que se escuchan aquí conversaciones bien interesantes; en la terraza (siempre hay personas la mar de estrafalarias). Las historias de la gente son pura dinamita (vistas desde lejos, claro).

 

Antes, mucho antes, como a todo aquel que sigue martirizado por su ego, yo no más que me miraba a mí mismo. Ya hace años que no, que miro y escucho a los otros. Y me parece mejor.

 

Aprendo.

 

O me divierto.

 

 

 

3.

 

Pensándolo… ojalá hubiese bares silenciosos, de solitarios. Donde estuviese prohibido hablar y todo el mundo se comunicara por gestos. Pero los mínimos. Lo básico.

 

Fría, sí, VollDamm. Dicho con los dos dedos de la mano (doble malta) y un escalofrío o un gesto de abrazarse a uno mismo seguido de un tembleque. Así estaría bien.

 

Escuchar el clic-clac de los semáforos, solo. El taconeo de la gente. Solo. Y, al final, poder escuchar profundamente lo único importante: nuestra propia soledad. Sola.

 

Y es que con nosotros mismos ya nos lo traemos todo demasiado hablado

 

[son muchos años ya de paideia].

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí