Independencias de boca o digna autonomía

0
296

 

Acabo de salir de Cherán, una comunidad del Estado mexicano de Michoacán que se ha convertido en un ejemplo de lucha en su país y en América Latina. Allí, hace ya casi dos años, el 15 de abril de 2011, la población se levantó contra el crimen organizado y expulsó a las autoridades corruptas y a los partidos políticos. Cherán hoy vive un periodo de autogobierno reconocido por las autoridades electorales federales, aunque levante ampollas y sean muchas las amenazas al proceso.

 

Ese autogobierno no sería posible sin la existencia de la Ronda Comunitaria, un cuerpo de seguridad anclado en las tradiciones y armado de forma heterogénea para preservar la tranquilidad de este pueblo de unos 20.000 habitantes y los bosques que los criminales dedicados al tráfico de madera esquilmaron durante años.

 

No es tiempo ahora de contar la cronología de una lucha digna, de la consecución de la autonomía real a partir de la claridad comunitaria. Tampoco de loar un proyecto que no sólo es de protección resistencia sino de construcción de alternativas. Lo que sí me parece adecuado es contarles que durante 4 días he visto a gentes de la base [comuneros, se denominan ellos y ellas] trabajar codo con codo partiendo de una claridad política y de unos lazos comunitarios indisolubles. Qué diferente de las independencias diseñadas desde los despachos políticos, qué abismo entre las independencias de boquilla y el autogobierno cotidiano. La autonomía o la independencia no paracen servir de nada si de reproducir el modelo se trata. Nadie quiere caminar sólo para seguir el paso del que antes lo dominaba. 

Me perdí en Otramérica, esa que no es Iberoamérica, ni Latinoamérica, ni Indoamérica, ni Abya Yala... y que es todas esas al tiempo. Hace ya 13 años que me enredé en este laberinto donde aprendí de la guerra en Colombia, de sus tercas secuelas en Nicaragua, de la riqueza indígena en Bolivia o Ecuador, del universo concentrado de Brasil o de la huella de las colonizaciones en Panamá, donde vivo ahora. Soy periodista y en el DNI dice que nací en Murcia en 1971. Ahora, unos añitos después, ejerzo el periodismo de forma independiente (porque no como de él), asesoro a periódicos de varios países de la región (porque me dan de comer) y colaboro con comunidades campesinas e indígenas en la resistencia a los megaproyectos económicos (porque no me como el cuento del desarrollismo). Este blog tratará de acercar esta Otramérica combatiendo con palabras mi propio eurocentrismo y los tópicos que alimentan los imaginarios.