La amenaza fantasma

0
742

         

 

Últimamente no gano para amenazas.

Tampoco es para tanto porque creo que son producidas por una sola persona, aunque están escritas por manos diferentes.

 

Ya os lo conté en otro post y esta es la última vez que os escribo sobre esto, salvo que se materialicen las amenazas.

 

Esta es una carta anónima en la que ‘alguien’ me cuenta, para que ponga mis barbas a remojar que a su mujer la violentaron, lo cual aquí comprende todo y que ni la policía ni la justicia hicieron nada…

 

 

No os aburro demasiado, vienen a decir lo mismo que las otras: que si mi mujer es lo peor, que si era conocida haciendo la calle en la capital (no me refiero a que trabajara en la construcción), que si me van a destrozar la biblioteca, que si me van a matar o ¡peor aún!, volverme loco…

 

 

Dice, ‘los periodistas esperan delante de tu biblioteca, son peores que los abogados’, ‘esperan una ocasión para cerrar tu biblioteca’. O que si despido a otro ‘los miembros de su familia me van a matar o, peor aún, volverme loco…’ Verdaderamente esto es para volverse loco, o suicidarse, o para mear y no echar gota

 

 

Pero ¿cómo van a volverme más loco aún…?

¿No les parece suficiente locura haber dejado una cómoda vida en España, regalada diría yo, para venir a dejarme aquí una pasta gansa, el resto de la razón que me quedaba y una salud que ya no es que sea frágil, es que está maltrecha?

 

Sé que el inductor de todo esto es un antiguo colaborador de la Biblioteca cuyo contrato acababa el 31 de diciembre y que no he renovado.

 

Algunas curiosidades laborales de Burkina Faso.

 

    1.- Si un contrato de trabajo temporal acaba un día en concreto, tienes que comunicarle y rescindir el contrato ese mismo día, ningún otro vale, salvo graves riesgos.

 

Por ejemplo, con este individuo que consiguió que sacaran 2 artículos contra mí y la Biblioteca OLVIDO en Le Nord, revistilla local, más parecido a una hoja parroquial que a un journal, quise cancelar su contrato desde ese mismo momento, que no quería tenerle todo el día en la biblioteca malmetiendo a todo el mundo y los clientes.

 

Mi intención era pagarle todos los sueldos hasta el final de su contrato y que se fuera a su casa… ¡IMPOSIBLE!, me dijo mi abogado, los Tribunales me podrían condenar a pagarle muchos millones si él presentase una demanda…

 

Que haya que pagarle de indemnización el 25 % de salario lo puedo aceptar pero lo otro…

 

    2.- Para un contrato indefinido simplemente NO SE PUEDE DESPEDIR al empleado salvo casos de flagrante delito: ausencia permanente del puesto de trabajo, robo, violación (de algún superior de la empresa), asesinato…

 

Anuncios como este se ven de cuando en cuando… El sujeto abandonó su puesto de trabajo el 25 de febrero y le advierten que si no se reincorpora antes del 10 de junio, le van a abrir un procedimiento disciplinario…, ¿es de locos? ¿Se puede desarrollar un país así?

 

 

Pero ni pagando 45 días/año, o más, o menos: NO SE PUEDE DESPEDIR, te lo comes con patatas.

Lo de que trabaje más o menos, o que no haga nada no tiene importancia, en general nadie hace mucho.

Éste que no renové el contrato se pasaba el día sentado fumando a la entrada de la biblioteca o bebiendo cerveza en el maquis de al lado, y cuando le entregábamos una Demande d’Explications (petición de explicaciones, por escrito, lo de la burocracia no os lo imagináis) nos contestaba por escrito, tan pancho, que estaba allí trabajando para la biblioteca, haciendo relaciones públicas.

 

En una reunión con Inspectores de Trabajo les preguntaba cómo se podía despedir a alguien y me decían que no se podía despedir, que la gente tiene familia, hermanos, padres, etc…, como si los millones de personas que no tienen trabajo no tuvieran familia, pero el que ha pillado, ha pillado.

 

Algún día, quizás cuando ya no aguante más y decida volver, os escribiré un post con mi visión personal de cómo determinadas condiciones estructurales y superestructurales fuerzan a un país como Burkina Faso a ocupar uno de los últimos lugares en el desarrollo de los países.

 

Resumiendo: más amenazas.

 

¿Qué hacer?

 

Pues lo estándar en estos casos: algún tipo de wack o brujería.

 

Mi mujer, Asséto, muy afectada por los insultos, se lo contó a su familia.

 

Y unos días vinieron su madre y su tía a casa y algo harían, seguro, pero no me lo contaron.

 

Y su padre se fue a su aldea y habló con el marabout.

Un marabout, para el que incomprensiblemente no lo sepa, es una especie de brujo islámico algo totalmente prohibido por el Islam, pero que aquí hay a cascoporro (en mi familia están repartidos los credos, aunque todos nacieron musulmanes ahora sólo queda ‘Papá’, que los demás se han hecho protestantes, no sé qué es peor).

Con más o menos poder, el marabout, y cada uno tiene el suyo.

Ayer mismo una amiga española casada con un burkinés me contó que su marido va al marabout todas las semanas, ora pidiendo esto, ora protegiéndome de esto otro…

 

Esto de África me está sobrepasando, os lo juro.

Todo muy bonito, muy typical, multi culturista a tope y lo que queráis, pero bien para venir de visita turística solidaria, comprarte telas de colorines, algo de decoración para la casa, una máscara, el cd de música que no volverás a oír, etc, cosas que te den para colocarles la charleta a los amigos cuando los invitas a cenar a casa (fotos y vídeos proyectados en la TV) y les enseñas los increíbles objetos originales que te has traído de África (hay gente que se cree que ha conseguido algo original y son más falsos que el beso de Judas o las antigüedades del Rastro), pero vivir aquí todos los días para un racionalista cartesiano como yo, y tener que ‘tragarte’ todas estas historias de magia, brujería y religión me está costando dios y ayuda, y una enfermedad.

 

El caso es que el bueno de ‘papá’ me trajo una botella de plástico con un liquido negro y, para protegerse, Asséto tenía que ungirse por todo el cuerpo durante 4 días y yo durante 3, la diferencia de días tampoco me la han explicado no me vaya yo a hacer con todo el conocimiento mágico.

 

Esta pócima sale negra porque el marabout escribe suras del Corán sobre una pizarra y luego debe rascarlas y diluirlas en agua para poder ser ungibles, ¿qué suras? Ni idea, espero que sean de las buenas porque normalmente se aprenden el Corán de memoria, porque no saben árabe

 

 

¿Unidades de medida del unge?

El tapón de la botella de agua mineral reciclado, ¿cuántos tapones?, depende de la superficie a proteger, unos 4-5 tapones, que hemos decidido guardar mejunje para repetir el tratamiento que así fija más.

 

Lo malo de esto es que no es lo mismo que te sumerjan en el río Estigia a que te des una ligera mano de 5 taponcitos de botella.

 

Lo mismo más que talón de Aquiles lo que se me ha quedado sin bien proteger es la barriga, que es generosa. Y puede que por eso mi diabetes está disparada (he pasado los 600 puntos básicos en el medidor, más riesgo que una prima)

 

¡Quién me iba a decir que me acabaría haciendo famoso: la barriga de Félix, más vulnerable que cualquier talón de Aquiles!

 

GALERÍA DE RETRATOS DE JAVIER NAVAS