La cena de Navidad

2
269

Vaya grupo de perdedores. Diez colegas del curro hablando toda la noche de las dos únicas cosas que realmente nos interesan: el trabajo y las tías. Éramos diez y ni un solo coñito sentado a la mesa. Todos los años nos decimos lo mismo: «Para la próxima cena tenemos que invitar a un par de tías de la oficina que hagan esto más agradable, las emborrachamos bien y quizás hasta echamos un polvo». Pero nada. Sabemos que la política y el fútbol no nos motivan, pero el sexo y el trabajo en sí todavía nos apasionan. Después piensas que, claro, si traes tías te centras en hacerte el gracioso para ver si follas y la charla con los colegas pierde su encanto, decae. Acabamos medio borrachos, muertos de risa y arrimando el codo al trasero de la camarerita que estaba como para meterle la lengua por el ojo del culo un par de horas. Cada vez que se acercaba yo decía la mayor salvajada que se me ocurría y observaba de reojo su sonrisita disimulada. Y me estaba poniendo loco, pero sabía que para mojar ahí había que trabajar mucho. Así que me fui pa’ casa, me hice una paja y a dormir. Estas Navidaes toca. Voy a ir a mi puticlub favorito e invertiré un par de cientos de euros en mi salud física y mental que el año que viene será muy duro.

 

Pues eso, hasta el año que viene.

2 COMENTARIOS

  1. ¿Un par de cientos de euros

    ¿Un par de cientos de euros nada más? que mala está la cosa Zar, pensar que hemos tenido los huevos de fabergé ¿cuánto te gastaste en la cena? el menú de 22 euros con sidra? ¿escribes el viernes 24 o te deseamos ya feliz navidad? ¿sigues el calendario ortodoxo?

    • Están las cosas muy

      Están las cosas muy achuchadas. La cena fue en torno a 50 euros y va que chuta. Y la inversión en salud con un par de cientos de euros también va servido. Amigo mío, ya no escribo más hasta después de Navidades, allá por el 13 de enero.

Comments are closed.