La CIA y los aviones sin piloto

0
265

Surge intermitentemente la polémica sobre los ataques que la CIA realiza contra blancos determinados en Afganistán, Pakistán, Yemen etc… utilizando los “drones” o aviones sin piloto controlados a distancia… El objetivo es normalmente un destacado terrorista, pero en no pocas ocasiones el proyectil lanzado desde el avión, aunque normalmente goza de gran precisión, ha causado bajas civiles inocentes.

 

El hecho no es sólo es grave humanamente sino también políticamente al crear resentimiento en la población afectada.Que la CIA se disponga a incluir por primera vez entre sus objetivos a un ciudadano estadounidense, el clérigo islámico Anwar al Awlaky, ha provocado una serie de filtraciones de cómo opera la Agencia de inteligencia en estos casos. Al parecer, se prepara un breve informe, unas dos páginas, en el que se hace constar el nombre del sospechoso, una relación de su actividad reciente y las razones por las que debería ser incluido en la lista.

 

La decisión de incluir a una persona es revisada por los altos cargos de la Agencia y por abogados. Un antiguo dirigente de la misma explica que los criterios a tener en cuenta son “el de necesidad, proporcionalidad y daños colaterales”.El informe se realiza en papel y los que han de dar la luz verde han de firmarlo lo que debe ser bastante sobrecogedor, poner tu nombre en una orden de ejecución. El criterio final es que el sospechoso “represente una amenaza constante a los ciudadanos o los intereses de los Estados Unidos” .

 

Según esa filosofía, por lo que ha trascendido, ayudar económicamente a El Queda o predicar la violencia no serían suficientes para estar en la lista mientras que entrenara a terroristas o o ayudarles directamente a llegara los campos de entrenamiento de la Organización sí lo serían.A pesar de los daños colaterales causados el plan debe ser verdaderamente valioso para los responsables estadounidenses porque, puesto en marcha por Bush después del 11 de Septiembre, no ha sido eliminado por Obama quien, en días pasados, en su discurso del Estado de la Unión dijo que, en su primer año en el cargo, “cientos de miembros de Al Queda, incluyendo dirigentes importantes han sido capturados o muertos, muchos más que en el 2008”La relevancia de al Awlaki, que ya era conocido por sus incendiarias homilías cuando residía en California , ha cobrado recientemente tintes más ominosos al revelarse su relación con dos casos llamativos.

 

Había intercambiado una veintena de mensajes con Nidal M. Hasan, el comandante americano musulmán que mató a trece personas en un cuartel de Texas, y que había tenido, al parecer, contactos con el joven nigeriano que el día de Navidad intentó estallar un avión regular estadounidense.

Inocencio F. Arias es un veterano diplomático y frecuente colaborador en los medios de información. Ha tenido cargos destacados con diferentes gobiernos: embajador en la ONU con el PP, Secretario de Estado y Subsecretario con el Gobierno anterior del PSOE y Portavoz del Ministerio de Exteriores con tres distintos ejecutivos de la democracia; UCD, PSOE y PP. En la ONU presidió el Comite Mundial contra el Terrorismo y la Asociación de Embajadores. Ha sido profesor en la Universidad Complutense y en la Carlos III de Madrid. En su única escapada a la empresa privada fue Director General del Real Madrid. Ha escrito libros: Confesiones de un Diplomático (Planeta) y Tres Mitos del Real Madrid(Plaza-Janes) y en colaboración con Eva Celada La Trastienda de la diplomacia (Plaza-Janes). A mediados de 2012 publicó también en Plaza y Janés Los Presidentes y la diplomacia. Me acosté con Suárez y me desperté con Zapatero que actualmente está en su tercera edición.