La danza del solsticio

0
277

 

 

 

Todas las divinidades que residen en la Huerta del Retiro celebran a su manera el solsticio de invierno. La noche más larga del año -la Nochebuena- se da la mano con la de San Juan, que es la pequeña de la familia Anual. Ambas se celebran en días 24. Separadas por seis meses, se reparten entre ellas dos el año.

 

Baila Shiva su danza de solsticio en la noche que inaugura el invierno. El dios destructor del hinduismo es a la par santo patrono de la Danza. Relatan los padres de la mitología griega, que el mismo Dionissio viajó hasta la India, para aprender de Shiva todas las artes del éxtasis y el trance de sus danzas de muerte.

 

Posee el Shiva de la Huerta su propia corte de planetas. El sol luce radiante a sus espaldas en el interior de un globo blanco de vidrio iluminado. La luna yace en un pozo de luz ambarina, proyectada hacia lo alto por la lente de una linterna ferroviaria. Brillan las velas en el carrizo reflejadas, mientras Shiva convoca desde su aro de fuego, a las fuerzas contrarias del Universo; la vida y la muerte en sus muslos danzan.