La desiderata de Carmen que no se la lleve el viento

0
686

 

A continuación reproduzco las palabras de mi amiga Carmen, actriz, soñadora y algo rebelde. Hace unos días me leía esta desiderata, anotada en una libretita y escrita cuando se despedía de América. Nos unen los sueños, nos une América y nos unen las ganas de luchar por tantas cosas buenas y bellas. Con tu permiso hago pública tus palabras porque están preñadas de verdades en tiempos inciertos. ¡Gracias, Carmen, por tu luz! 

 

‘No permitáis que nadie os defina, sed vosotros mismos. El mundo está cambiando para siempre y las viejas ideas están deseando ser reemplazadas. Hay mucho por hacer y vosotros tenéis mucho que aportar.

 

Sed valientes, ofreceos al mundo con el corazón desnudo porque es sencillamente precioso. Apreciad vuestro propio valor, sed amables con vosotros mismos. Proteged vuestros sueños, somos artistas, ese es nuestro mundo; seguid soñando e inventando nuevas historias.

 

No hagáis caso a cínicos y escépticos; rodearos de quienes os quieren bien; de quienes ven cosas en vosotros que ni si quiera pensábais que estaban ahí; pedidles ayuda y consejo, abrazadles cuándo no sepan qué hacer ni qué decir y se queden a vuestro lado. Confiad en las personas que amáis, aceptadlos como son: hacen las cosas como mejor saben. Seguid vuestra intuición; esa pequeña voz que susurra y, cuándo os equivoquéis, tendréis la certeza de que vuestros errores os pertenecen tanto como vuestros aciertos y sabréis que unos y otros tienen el mismo valor. Puede que vuestros sueños no se cumplan del modo que esperáis; confiad en que la vida se revela del mejor modo posible y que os proveerá de las herramientas necesarias. Daos a la vida, vaciaos de vida en la vida’.


 


 

La autora del blog fotografía a Carmen Gil, actriz y soñadora.

Fátima Margu nace en la antigua Emérita Augusta (Mérida, Extremadura) un caluroso verano de 1981. Ha trabajado como profesora de Universidad, periodista e investigadora. Aficionada a Internet y eterna alumna con una única vocación: cuestionarse qué está pasando para procurar llegar a la Verdad de las cosas. Alma viajera, siempre con la intención de hacer extraordinario aquello que para muchos pasaría desapercibido porque no se pararon a observar la belleza o el trasfondo que una instantánea puede condensar.