La elección de Juncker como presidente de la Comisión y el berrinche de Cameron

0
241

El primer ministro británico David Cameron se opuso a la elección de Juncker por considerarle un político de la "vieja guardia", contrario a las reformas que busca para la UE antes de convocar en 2017, en caso de que ganara el partido conservador las elecciones generales de 2015, un referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la UE.

 

Artículo publicado por Bárbara Solanilla

 

En las elecciones europeas celebradas el pasado 25 de mayo, el Partido Popular Europeo obtuvo la victoria con un 29,43% de los votos, por lo que el 27 de junio su candidato, Jean-Claude Junkcer, fue elegido por 26 de 28 votos para presidir la Comisión Europea durante los próximos cinco años.

 

A pesar de que estas elecciones suponen un avance en la democratización de las Instituciones de la UE, pues será el primer presidente de un organismo europeo elegido por sufragio popular, no todo el mundo ha recibido con entusiasmo la noticia. De hecho el primer ministro británico advirtió de que con este nombramiento sería “difícil la permanencia de Reino Unido en la UE”.

 

¿Quién es Juncker?


Juncker, de 59 años, es un político luxemburgués actual líder del Partido Popular Social Cristiano (PCS o CSV) y ha ejercido su cargo no sólo dentro de la política nacional, donde ha sido varias veces primer ministro, sino también en el ámbito europeo.

 

Dentro de la Unión Europea ha ejercido como presidente de turno del Consejo Europeo en la segunda mitad de 1997 y en la primera mitad de 2005, y fue presidente del Eurogrupo hasta el 21 de enero de 2013.

 

Además, en 1991 presidió el Consejo Económico y Financiero europeo donde destacó como una de las figuras principales en la creación del Tratado de Maastricht (Tratado de la Unión Europea).

 

El pasado mes de marzo Juncker fue nombrado candidato del Partido Popular Europeo (PPE) para presidir la Comisión Europea y, finalmente, el 27 de junio, recibió el apoyo de 26 de los 28 Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión para ser elegido presidente de la Comisión.

 

¿Qué es la Comisión Europea y qué hace el presidente de la misma?

 

La Comisión Europea es una de las principales instituciones de la unión que, acorde con la definición que la propia UE da en su página web, “representa y defiende los intereses del conjunto de la UE, elabora propuestas de nueva legislación europea y gestiona la labor cotidiana de poner en práctica las políticas y hacer uso de los fondos europeos”.

 

El presidente es elegido por el Consejo Europeo, que también designa a los demás comisarios de común acuerdo con el presidente nombrado.

 

El nombramiento de todos los comisarios, incluido el presidente, está sometido a la aprobación del Parlamento Europeo. En el desempeño de su cargo deben rendir cuentas al Parlamento, que es el único órgano que puede disolver la Comisión.

 

¿Por qué Cameron no quiere a Juncker?

 

El primer ministro británico David Cameron se opuso a la elección de Juncker por considerarle un político de la «vieja guardia», contrario a las reformas que busca para la UE antes de convocar en 2017, en caso de que ganara el partido conservador las elecciones generales de 2015, un referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la UE.

 

Tras la elección de Juncker, Cameron perdió la calma por un momento y aseguró que esta designación hacía “más difícil” mantener a Reino Unido dentro del proyecto europeo.

 

El nuevo presidente de la Comisión es un europeísta convencido que apoya firmemente el proceso de integración dentro de la UE para hacer más fuerte la institución y avanzar hacia el federalismo.

 

Mientras que, históricamente, el Reino Unido siempre ha mantenido una postura euroescéptica y se ha negado a participar en los grandes procesos de integración y supranacionalidad de la unión (como se puede ver en el hecho de que no adoptara el euro como moneda única, por ejemplo).

 

Esto explica el “berrinche” del primer ministro que ante la imposibilidad de vetar dicho nombramiento afirmaba: “Juncker es la persona errónea para presidir la Comisión Europea, porque siempre ha impulsado una mayor integración”. El premier británico teme que Juncker se oponga a sus planes para intentar renacionalizar las políticas europeas.

 

Además, Cameron insistió en la necesidad de reformar la UE y sostuvo que Europa «ha retrocedido» al elegir a Juncker como jefe de su Ejecutivo. También admitió que esa designación, pendiente del voto del Parlamento a mediados de julio, hará más difícil para el Reino Unido conseguir lo que busca.

 

Una afirmación que fue tomada por la revista alemana Der Spiegel como una amenaza de “abandonar la UE” lo que ha obligado al político británico a hacer públicas unas declaraciones en las que desmiente este último punto.

 

Además hay que tener en cuenta que el premier británico se enfrenta a fuertes presiones internas, tanto con la oposición como dentro de su propio partido.  Así, es de recordar que el Partido de la independencia de Reino Unido (UKIP en sus siglas en inglés) ganó en las pasadas elecciones del 25 de mayo y es un partido que, como su propio nombre indica, está en contra de la pertenencia de Reino Unido a la UE.

 

¿Qué va a pasar ahora con Reino Unido?

 

Para intentar amortiguar algo la derrota política de Cameron, los demás líderes aceptaron incluir en las conclusiones de la cumbre algunas de las preocupaciones planteadas por el Reino Unido contra el objetivo de una mayor integración europea y sobre el proceso de elección del presidente de la Comisión.

 

Así, como pasa cada vez que algún país (entre ellos normalmente Reino Unido) se muestra contrario a la cesión de competencias, la cumbre precisó que el concepto de “una unión cada vez más estrecha” incluido en el Tratado de la UE “permite diferentes ritmos de integración a diferentes países, permitiendo a aquellos que quieren profundizar la integración que puedan avanzar, respetando el deseo de aquellos que no quieren ir más lejos en la integración”.

 

Los líderes de la UE también aceptaron estudiar el proceso de nombramiento del presidente de la Comisión Europea de cara al futuro, una vez el nuevo Ejecutivo comunitario ya esté efectivamente en funcionamiento.

 

¿Cómo fue la votación?

 

26 de los 28 líderes de la UE apoyaron la elección de Juncker mientras que el premier británico sólo contó con el respaldo del primer ministro húngaro, Viktor Orban. El nombramiento de Juncker deberá ser ratificado por el Parlamento Europeo el 16 de julio por una mayoría absoluta, es decir, con el respaldo mínimo de 376 eurodiputados.

 

¿Por qué la elección de Juncker representa un “triunfo de la democracia europea”?

 

El Tratado de la Unión Europea, tras su última reforma firmada en Lisboa, establece que el presidente de la Comisión deberá ser elegido por el Consejo Europeo «teniendo en cuenta los resultados de las elecciones europeas» y deberá recibir el apoyo de una mayoría de diputados del Parlamento Europeo. Así el Tratado establece que deberá producirse un período de consultas entre ambas instituciones para acordar el candidato.

 

Sin embargo, la novedad radica en que en ningún artículo se establece que antes de las elecciones los partidos políticos deban presentar candidatos a la presidencia de la Comisión que ejerzan de «cabezas de lista» en unas primarias.

 

Es por esto que no sólo el Partido Popular Europeo (PPE) ha apoyado su elección sino también el Partido de los Socialistas Europeos (PSE) y la Alianza de los Liberales (ALDE). Incluso los Verdes han recibido positivamente su elección.

 

@balsolanilla

El Inquirer es un blog de información internacional creado en 2011 por un grupo de estudiantes de periodismo de la Universidad Complutense. Víctor Nauzet, Bárbara Álvarez, Begoña López, Rocío González, Adrián Espallargas, Teresa Vallejo, Alejandra Gómez y Adrián Blanco son el equipo de El Inquirer.   "Los medios te lo cuentan, nosotros lo explicamos" ese es el lema de El Inquirer. El objetivo de la web es explicar de forma clara y concisa el evento de mayor relevancia de la actualidad internacional para que el lector no acabe perdido en el mar de información de internet. En otras palabras, buscamos contextualizar. Para ello utilizamos siempre un formato de preguntas y respuestas con el fin de estructurar la información y que sea de fácil acceso al lector. Es decir, no contar sino explicar qué pasa en nuestro mundo.