La Famiglia

6
411

 

 

En Burkina Faso el concepto de familia es distinto al que yo traía de España, no sé, más…, cómo diría yo…, no como un toro que eso lo diría Jesulín de Ubrique, pero sí más amplio. En todo caso es algo que más vale coger por los cuernos desde el principio.

 

Yo me vine de España con una familia clásica: padre y madre (desgraciadamente ya fallecidos), tres hijos, un nieto (bueno, el nieto me nació ya estando aquí), 2 hermanos, un montón de tíos y primos y alguna que otra maravillosa ex esposa…, lo normal, vamos. El paquete estándar. Y llego aquí y empiezan a llamarme tonton (tío de forma cariñosa, aunque nos suene a falta de respeto), incluso Papá.

Y desde que me he unido a Asséto, mi mujer, me ha caído de regalo una familia entera. Y aquí las familias son amplias, enormes diría yo.

 

 

 

En El Padrino se desarrolla bien el concepto de familia y respeto, y luego ha sido utilizado como modelo, incluso en publicidades tan divertidas como ésta…

 

 

Jamás en mi vida había llamado Papá o Mamá a ninguno de mis suegros, pero a otros países, otras costumbres (aliis gentibus, aliis mores, la traducción es Google, no me da mi latín para más)… y aquí a mis suegros sus hijos les llaman, cariñosamente, Vieux (viejo) y Vieille (vieja); pero me resulta muy fuerte la expresión, así que he pasado a modo cariñoso primer mundo y se han quedado con Papá y Mamá, que no deja de resultarme ridículo a mis 57 tacos, pero es lo que hay…

 

Papá y Mamá no han venido solos, ahora tengo 3 hermanos más, un montón de tíos y primos, sobrinos, familia y otros animales, más o menos lejanos.

A éstos hay que añadir un montón de acoplados que no son verdaderamente papás o mamás, o tíos, etc, pero que mi mujer los asimila con tales. Porque aquí las cosas funcionan asín, son lentejas. Las tomas o te pasas a las judías pero para eso me tendría que ir a Israel y yo no me siento en absoluto racista, pero no soy sionista.

 

Así los padres puede que no sean los padres y los hijos tampoco, excuso deciros de los tíos y demás familia.

Un ejemplo: Parfait, el ‘hermano’ de Asséto, mi mujer.

Pues resulta que no es su hermano, que es su primo. Es el hijo de su tía materna, ésta de verdad, Lamoussa. De todo esto me he enterado unos meses después de conocer a Asséto y la familia. Secretos de familia, supongo.

‘Mamá’ había tenido ya 3 hijas, Asséto, Bibata y Mariatou, y estaba embarazada de nuevo y al nacer la criatura se murió, era un chiquillo. Como ‘Mamá’ quedó muy deprimida porque quería un niño, su hermana Lamoussa le ‘regaló’ el niño, era el primero que tenía, para que lo criara como su hijo. Así que Parfait se pasó un upgrade, de primo a hermano de Asséto.

El chaval ya tiene 24 años y ha vivido todo el tiempo con Asséto y su familia. Ella se ha ocupado todo el tiempo de él y de sus estudios. Porque en cuanto Asséto pudo hacerse cargo de la familia los padres dejaron de trabajar por así decirlo.

Y ahora, como miembro de plenos derechos y obligaciones de la familia, me pide ayuda para enviarlo a estudiar a los EEUU. Espero que no sea mucho dinero, porque también nos han llamado de la familia de la aldea del padre para pedirnos ayuda para comprar víveres para pasar el año, antes de que los precios se disparen. La cosecha ha sido muy mala y cuando llegue febrero-marzo no tendrán nada para comer y los precios de los alimentos básico, mijo, arroz, maíz, azúcar, se multiplicarán por 2,3 ó 4 veces.

Es lo bueno que tienen el maravilloso sistema del libre mercado que tantos adeptos tiene últimamente, aunque supongo que van a morir un montón de personas a plazo fijo en unos meses.

Si hay en la Bolsa un parquet de opciones de futuro sobre muertos de hambre es el momento de invertir… bueno ya lo hacen: hay muchos grandes comerciantes que compran y almacenan ahora para poder vender con rendimientos superiores al 100 % en pocos meses. Se supone que el Gobierno fija precios máximos de venta de artículos de primera necesidad, pero…, y que hay depósitos en todas las regiones de stocks de seguridad alimentaria y no hacen otra cosa que repetir en la prensa que no habrá hambre, pero…, ya veremos.

 

 

 A Mamá sólo se le ve la mano; con el Bubú blanco, Papá; mi ‘hija’ Latifa sentada a mi lado; la de rojo, Lamoussa; Asséto, de pie y a su lado Parfait, fotógrafo oficial del día de mi ‘Presentación en Familia’


 

A lo que iba: la familia y Parfait. Perfecto, si lo preferís traducido.

Como no es extraño esta semana, entre otros, se murió el padre de Perfecto: Herman. No era muy mayor, menos de 50 años, pero llevaba cierto tiempo enfermo, sin especiales tratamientos, también es una costumbre local si no tienes dinero para pagarlos.

Perfecto, como primogénito, se encargó de todos los trámites del deceso y se negó, tal como querían los viejos de la aldea, a que trasladaran el cuerpo para enterrarlo allí. Así que cavaron una tumba, Perfecto y sus familiares y amigos, en un sitio libre en el cementerio más cercano (es cuestión de encontrar un sitio, por ahora el terreno no cuesta nada) y se acabó.

Bueno no del todo…

 

El padre era católico, la madre protestante, Perfecto también protestante, en la aldea son animistas, pero todos respetan las tradiciones.

¿Y qué pasa cuando se te muere el marido…?

Pues que la tradición obliga a que uno de los hermanos del difunto se ‘quede’ con la desconsolada esposa.

Supongo que tiene su explicación ancestral de que no dejarla, digamos, desamparada, pero también puede ser motivo de disputa y competencia entre ellos si la viuda dispone de posibles, moto, trabajo, etc.

 

Así que en unas semanas, hay que respetar ciertos plazos y festividades, Lamoussa tiene que ir a la aldea a escoger marido, o ser escogida.

Otra hermana suya, mi tía Habibou, que ya ha pasado por el trámite, le ha aconsejado que haga lo que ella hizo. A saber.

Como los hombres suelen tener varias mujeres en escala de edad, una especie de ‘plan renove’ de esposas, las últimas son más jóvenes, cuando las primeras ya no pasan, por así decirlo, la ITV del deseo y el sexo, amén de la fecundidad. Lo cual significa que puedes tener hermanos que podrían ser tus padres, por no decir tus abuelos.

 

Lo que Habibou, ladina, hizo fue escoger ella primero al que quería por cuñado-marido para sustituir al esposo fallecido.

La muy pícara, que no quería volver a emparentar con sus cuñados escogió a Hassim, un niño-cuñado-esposo de cinco (5) añitos.

Como el niño no tenía case propia, ni medios de subsistencia se acuerda que hay que esperar a hacer efectivo el matrimonio cuando sea un poco más mayor. Y eso es lo que Lamoussa va  a hacer en el mes de diciembre, le acompañarán sus hijos, mi ‘Mamá’ y alguno mas, todo un cortejo nupcial. Me pilla en España, me lo voy a perder, me hubiera encantado poder hacer fotos de un festejo familiar tan ¿‘simpático’?

 

Me contaba Asséto que hace menos de un año, Hassim que tiene ya 15 años, le envió a su ‘prometida’ 1.000 Fcfas como señal protocolaria de que todo sigue adelante.

Pero todos confiamos que haya sido cosa de los viejos y el respeto a las tradiciones pero que llegado el momento no quiera desposar a una mujer 27 años mayor que él.

 

¡Ah, el respeto a las tradiciones y las costumbres ancestrales…! ¡Qué bonito!

 

 

GALERÍA DE RETRATOS DE JAVIER NAVAS

6 COMENTARIOS

  1. Querido Félix
    Desde la más

    Querido Félix

    Desde la más grande de las ignorancias en cultural africana y sus variantes, he de decir y digo que me parece fascinante lo que nos cuentas, pero me pregunto, a la vez que te pregunto ¿no es un pelin estresante este nuevo estado en el que vives? no el de Burkina, si no el tuyo, osea el familiar.

    No dejes de escribir, me encanta.

    Un gran abrazo

    • Querido Javier:
      Muchas

      Querido Javier:

      Muchas gracias por tu cariño y comentarios.

      La verdad es que no acaba uno de ‘descubrir’ cosas de las diferencias culturales. No todas son buenas, ni siquiera divertidas. Las hay verdaderamente dramáticas, pero ya os iré contando.

      Lo más increible es que todo esto yo ya lo había leído esto en libros sobre costumbres ancestrales, pero pensaba que ya estaban demodés. ¡Quiá! siguen de rabiosa actualidad, desgraciadamente…

      Un fuerte abrazo

  2. Buenos dias! Me habian

    Buenos dias! Me habian contado historias asi pero en su momento no lo entendi, te cuentan tantas cosas que a veces piensas si sera real lo que te estan diciendo o no. Ahora me queda claro que es verdad eso de tener que casarte con el hermano de tu difunto marido, pero y si no te gusta? por otra parte, muy inteligente la hermana de Asseto 🙂

    Besos

    • Pues sí, Arminda, ya te dije

      Pues sí, Arminda, ya te dije que no sabía de qué iba a escribir, pero siempre puedo echar mano de las coloristas tradiciones locales.

      África es muy fuerte, la tradición y las costumbres atávicas siguen demasiado grabadas en la piel de la gente, por increíble que nos parezca.

      ¿Si no te gusta el marido que te eligen? Pues no sé, espero que aparte de las triquiñuelas de escoger niños que se horroricen cuando llegue el momento de tenerse que casar con una «vieja», ellas puedan también rechazarlos…

      De otra manera puede que el ‘maridito’ acepte a la ‘vieja’ para quedarse con sus magros bienes y luego repudiarla por bruja, y echarla de la aldea o, incluso, eliminarla.

      Las costumbres locales, que tanta gente blanca quiere que se respeten a toda costa, como si debiéramos respetar la ablación, el maltrato a las mujeres o el esclavismo, por ejemplo, no son todas especialmente buenas, por no decir que la mayoría son malas y deben cambiar.

       

      Muchos besos

  3. TiTo dixit:
    La familia dices,

    TiTo dixit:

    La familia dices, ah la familia, qué bonita palabra cuando la realidad es que la familia es una bota malaya, que cuanto más te aprieta, peor lo pasas.

    La familia son amigos impuestos (mientras que los amigos son familiares elegidos) y desde ese momento tienen una enorme capacidad para fastidiar.

    Pero sí, es fantástico eso de la familia, ya lo creo. Una maravilla.

    P.S.  Sí, he vuelto a tener problemas con mi contraseña.

    • La familia son amigos,

      La familia son amigos, impuestos…, ¿de dónde te has sacado tú que los impuestos son amigos…? Otra cosa es que son como de la familia, que no te los quitas de encima ni aunque les pagues…

      Los amigos, familia elegida, pues sí aunque a veces nos equivocamos más que con las elecciones generales, mira las últimas si no nos hemos equivocado hasta el fondo o lo tuyo y lo mío…

      Con la familia, siempre problemas, tú con tu contraseña, yo con mi tía, que ahora me pide que la acompañe al pueblo para elegir mozo…

      Te regalo una familia entera, estoy de ofertas

Comments are closed.