La luna horizontal

1
374

 

Hace unos días publiqué un artículo en la prensa donde me preguntaba a mí mismo qué diablos era esa nueva estrella que hay en el cielo desde hace unos meses. Una estrella brillantísima que aparece cerca de Venus, y que es el cuerpo celeste más brillante y más grande que se ve en estos momentos en el cielo nocturno después de la luna. Nunca, en toda mi vida, he visto una luz tan grande en el cielo, sea estrella o sea planeta. Creo que ninguno de nosotros ha visto nunca nada parecido.

 

Curiosamente, he tenido algunas respuestas. Lo cual quiere decir que a pesar de todo aún hay gente por ahí que se toman el trabajo y el tiempo de leer lo que escriben otros. Una amiga escritora me dice que ja ja, que es la estación orbital. Yo le digo que cómo puede ser una estación orbital un punto de luz radiante que se ve desde todos los puntos del planeta. Una estación orbital es un objeto relativamente pequeño. Colocado a cientos o a miles de kilómetros, resultaría completamente invisible. Aun en el caso de que uno lo tuviera justamente encima, a la menor distancia posible, resultaría completamente invisible. Imagínense un edificio brillantemente iluminado situado en Zaragoza. ¿Podría usted verlo desde Madrid? El hecho es que esta luz se ve desde todos los puntos del planeta, lo cual nos obliga a ampliar considerablemente la distancia Madrid-Zaragoza de mi ejemplo.

 

Otros me dicen que se trata de Júpiter. Pero ¿por qué se ve tan grande? pregunto. La respuesta no se hace esperar: porque está muy cerca de nosotros, más cerca que nunca. Ignoro si tal cosa tiene sentido. El hecho es que Júpiter está a una enorme distancia de nosotros. La tierra está a 150 millones de kilómetros del sol, pero Júpiter está a 750 millones de kilómetros. La luz tarda ocho minutos en llegar del sol a la tierra, pero tarda 44 minutos, nada menos, en llegar a Júpiter. En una distancia tan inmensa, ¿puede resultar perceptible al ojo humano una cercanía relativa de las órbitas de ambos planetas?

 

Desde hace un cierto tiempo hay otra novedad extraña en el cielo nocturno. Creo que llevo observando el fenómeno más de un año, pero yo no soy muy bueno con el tiempo. El hecho es el siguiente, se lo voy a explicar de la manera mas sencilla. La luna se ve horizontal. ¿Cómo es esto posible? La luna, la media luna quiero decir, los cuartos menguantes y crecientes, siempre se habían visto verticales. ¿Por qué ahora se ven horizontales? ¿Qué está pasando? ¿Ha cambiado la posición la tierra con respecto de la luna? ¿Se ha movido el eje de la tierra?

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorEl cincel es el lápiz del escultor
Artículo siguienteSostiene la muerte que Antonio Tabucchi ya no vive aquí
Andrés Ibáñez
Madrid, 1961. Escritor. Estudió Filología Española en la Universidad Autónoma de Madrid y piano en el conservatorio. Fue pianista de jazz y profesor de español. Vivió en Nueva York durante unos cuantos años y en la actualidad reside en Madrid con su mujer y sus dos hijos. Es autor de las novelas La música del mundo, El mundo en la Era de Varick, La sombra del pajaro lira, El parque prohibido y Memorias de un hombre de madera y del libro de cuentos El perfume del cardamomo. Ganó el premio Bartolomé March por su labor como crítico literario. Ha sido además crítico de música clásica del diario ABC, en cuyo suplemento cultural escribe desde hace varios años su columna Comunicados de la tortuga celeste. Su ópera Dulcinea se estrenó en el Teatro Real en 2006. Acaba de terminar una novela titulada La lluvia de los inocentes.

1 COMENTARIO

  1. Un placer volver a leerle .
    Un placer volver a leerle . Creía que el astro tan brillante si que era en realidad la estación espacial, y que brillaba más por su proximidad a la luna y la capacidad reflectante de sus materiales. Lo de la luna es más inquietante, !merece una respuesta en otra entrada¡

Comments are closed.