La RAE no admite pollos alarmistas

0
172

Me pareció alarmante leer que no sé qué situación se estaba volviendo “alarmista”,

…que “eventualmente, la melodía fue apareciendo” (John Williams mal traducido: eventually quiere decir finalmente),

…que los coaches tal y cual…era inevitable el plural si aceptas la bobería del término, 

…comprobar que la publicidad de la marca Knorr sigue emperrada en que todos usemos lo de nuggets de pollo aderezados con un mix (será una salsa digo yo, y los nuggets serán trocitos, porciones, pinchitos…),

 

Me pareció alarmante leer que no sé qué situación se estaba volviendo “alarmista”,

 

…que “eventualmente, la melodía fue apareciendo” (John Williams mal traducido: eventually quiere decir finalmente),

 

…que los coaches tal y cual…era inevitable el plural si aceptas la bobería del término,

 

…comprobar que la publicidad de la marca Knorr sigue emperrada en que todos usemos lo de nuggets de pollo aderezados con un mix (será una salsa digo yo, y los nuggets serán trocitos, porciones, pinchitos…),

 

Tomé nota de que es muy normal en el español de América utilizar el verbo asumir en política como intransitivo (quizás es un contagio del inglés). Por ejemplo, “en enero, cuando la presidenta asuma”, aunque en la misma crónica desde Chile se use como transitivo con otro sentido: “…asumir que la reforma…”,

 

Una nueva publicación de la RAE, que pone muchos puntos sobre las íes, critica sin embargo que digamos “iros” como imperativo en lugar del correcto “idos”. Querida RAE, esta batalla sí que la tienes perdida. Nadie en su sano juicio (a menos que esté dando una conferencia…un suponer en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación –que no sé si se llama así-) dice hoy en día “idos”, salvo que a continuación diga “…la misa ha terminado” o recite con Manuel Machado “…el cielo os colme de ventura/en nuestro mal, ¡oh Cid!, no ganáis nada”. Todos decimos “iros”, “veniros”, etc., al menos en el lenguaje oral. No sé por qué, pero es así. La RAE admite, por su uso consolidado, cosas mucho más feas; ahora no me acuerdo de ningún ejemplo, pero tiempo habrá.

 

Vine de Oporto cargada de palabras descubiertas (o recuperadas) de mi mezcolanza adolescente de galaico-portugués: abóbora (calabaza), borrachas (gomas, mangueras), luvas (guantes), carapaus (chicharros), adegas (bodegas), alecrim (romero), etc., y admirada otra vez por la finura de la gente y su oído para detectar nuestro acento y pasar al español sin pérdida de tiempo. Dicen que tienen gran facilidad para los idiomas, pero también es verdad que ven toda la televisión y todo el cine en versión original (con subtítulos cuando procede).

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorPágina 38. La casta
Artículo siguienteApuntes desde el Medio Oeste (II). La pobreza en EE. UU. es mainstream
Anunciata Bremón
Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.