La tierra pájara

0
224

 

El hablante comenta el informe de la guerra temporal, obra dialógica de preguntas siempre retóricas y respuestas que suenan a profecía imperativa señalando el inevitable fin: ¿Dónde fueron los sujetos omitidos, palabras virtuales? ¿Por qué ojos se escurre el arroyo costumbrista del amor? ¿En qué huerta sin par da pimientos la flor helada? Casa de muchas puertas mala es de guardar, sobre todo cuando se abre, cierra y abre, cuando el tiempo que gira en redondo avanza, retrocede y avanza por la vida circular que es defectiva. Rico presente conjugamos, semejante al valle tan querido en forma superlativa: Llegamos a la tierra pájara, mundo real, irreal y posible donde los hombres gruñen y el buen vino se comparte con el ganado consentido.