La verdad del retrato

0
416

Hace 25 años que la restauradora y pintora Almudena Vélaz de Medrano optó por el retrato como su principal y casi exclusiva de relacionarse con el mundo, de dar su versión de lo que un rostro atesora, suscita, esconde o revela mediante el dibujo o la pintura al óleo. Como ella misma reconoce, “captar y trasmitir la esencia de los retratados, de la manera más bella posible, sin distracciones, cuidando mucho la ubicación en el espacio y el silencio que necesita la imagen”. De ahí la simplicidad y, en ocasiones, inexistencia de fondo e interferencias en sus lienzos. “El retratado espera pacíficamente el paso del tiempo, transmitiendo el recuerdo de su esencia. El retrato es un regalo de tiempo para permanecer en el tiempo. Una herencia”.

Cuándo: Hasta el 14 de junio

Dónde: Centro Riojano de Madrid