Lagarta, lagarta

19
406

 

Es dulce, cariñosa, apasionada, inteligente, sensual, atractiva sin ser especialmente bella, curiosa. Le gusta escuchar, pero le gusta más hablar. Deja a su marido cuando le da la gana y cuando quiere vuelve con él, porque sabe que el chaval come de su mano. Él es un tío guapo, fuerte y listo, uno de esos que todas las tías y todos los maricones se querrían follar. Y el muy imbécil no mea por ella. Se le ve que arrastra una puta obsesión con esa mujer, pero ella siempre estará a años luz de él, por muy guapo que sea y mucho que estudie. Ya es una marioneta en sus manos pero acabará siendo un payaso y un desgraciado.

 

Estos días la he tratado más y me he dado cuenta en un tris que tiene mucho peligro. Hay mujeres a las que te puedes follar quince o veinte veces que, aún estando muy buenas, no dejan huella. Cuando sales a la calle y te cruzas con otra ya te han vuelto las ganas de meter, aunque sabes que no podrías hacerlo porque has estado follando a cuatro patas durante una hora y te tiemblan las piernas… Pero esta amiga mía no es así. A mí me recuerda a una de esas putas venezolanas que se «arrecochinan» a tu lado en la cama cuando acabas de correrte y ya están pidiendo más. Melosa susurrante que te mira a la cara mientras te la chupa y sus ojos parecen decir que lo que está haciendo es lo que más le gusta en el mundo. Y tú, claro, se te hincha el pecho y te sientes Dios. Y no eres más que un pobre pringado, otro gilipollas creído que muy pronto, como te despistes, acabarás siendo otra marioneta.

 

 He comido con ella varias veces y hemos tenido unas cuantas reuniones de trabajo. La muy puta empieza a tratarme como a un amigo del alma (mala señal porque acabaré siendo pronto un «pagafantas») al que cuenta cosas muy íntimas y dice a las claras que no es feliz en su matriomonio, pero tampoco manda una señal definitiva de que quiere algo. Es pura indefinición, un toma y daca, un hoy sí y mañana no. Y como los tíos tenemos que dar siempre el primer paso, pues ella tan tranquila a ver por donde salgo. Se la ve que está harta de follar, sabe desde los trece años que todos los tíos quieren acostarse con ella; por eso, por la pura ley del mercado, de la oferta y la demanda, el sexo por el sexo no le interesa. Quiere más, mucho más, que mandes a tu mujer y a tus hijos, y toda tu vida si hace falta, a tomar por el culo antes de acostarte con ella. 

 

¿Sabes una cosa, querido lector?  Yo no soy ni alto ni guapo, ni muy listo. Pero tengo canas en los huevos y ya no estoy para majaderías. Ella tiene kilómetros de polla dentro, pero yo he arrastrado mis pelotas por los puticlubes de medio mundo y sólo daré un paso cuando me venga con las bragas en la mano. Y si no lo hace pronto, que le pague las fantas su puta madre.

19 COMENTARIOS

  1. Bueno, bueno, estimado Zar de

    Bueno, bueno, estimado Zar de la Noche, eso de que «ella tiene kilómetros de polla dentro», caramba, vamos a ver. Según los datos que puedo recabar, parece que el tamaño medio mundial del pene erecto es de 14 cm, siendo éste también el promedio español. La mayor media europea la tiene Francia, con 16 cm. En Italia es 15 cm y en Alemania 14,4 cm. En Estados Unidos el promedio es de 12,9 cm, mientras que en Venezuela es 12,7 cm y en Brasil de 12,4 cm. Las medias más pequeñas se encontraron en India (10,2 cm) y en Corea del Sur (9,6 cm). Aún imaginando la mayor promiscuidad cosmopolita de la señora de marras, el promedio seguiría siendo 14 cm (con tendencia a 13), lo que supone entre siete y ocho coitos para un solo metro de «polla dentro», o sea, si Pitágoras no miente, unos 7.500 coitos para un solo kilómetro. Pero tú hablas de kilómetros, lo cual significa por lo menos dos, o sea, 15.000 coitos para haber tenido 2 km de polla dentro. Supongamos que la señora de marras iniciara su vida sexual, digamos que a los 15 años (aunque sepa desde los 13 que todos los tíos se quieren acostar con ella), y digamos que anda por los 35, o sea, que lleva dos décadas en activo. Entonces, la suma total de sus días serían 7.304 (contando los cuatro 29 de febrero que corresponderían a otros tantos lustros). Ello supondría que estuvo yendo al huerto un promedio ligeramente superior a las dos veces diarias, sin dejar de practicar la bella bestia de doble espalda ni uno solo de los susodichos 7.304 días. De lo que concluyo que tu afirmación, estimado colega bloguero, no parece asentarse en una base científica lo suficientemente sólida. Sostengo.

    • Estimado Ricardo, no te

      Estimado Ricardo, no te conozco de nada, pero basta leer tu comentario para saber que eres un «crack». He disfrutado mucho leyéndolo. No te dejes engañar por esta primavera precoz que nos visita, recuerda que el invierno siempre nos envía algún que otro coletazo durante el mes de abril y, entonces, cuando vuelva el frío, te acordarás de mí y pensarás: «qué razón tenía el bloguero ese». Tu análisis es impecable, salvo por un pequeño detalle. En cada acto sexual el varón español penetra a la mujer una media de 90 veces. Teniendo en cuenta que la longitud media del pene es de 14 centímetros (seamos precavidos), resulta que 90 por 14 dan un total de 1.260 centímetros de polla dentro por cada relación sexual. Es decir, 12,60 metros. Con que la dama de marras tenga sexo 300 veces por año (y te aseguro que oportunidades no le faltan) nos da un resultado total de 3.600 metros de polla dentro por año. Vamos, tres kilómetros y medio. Y ella tiene sexo desde los 13 años cada vez que quiere y quiere bastante, aunque no conmigo. Saludos Ricardo Bada, ha sido un placer hablar contigo, aunque no nos conozcamos personalmente. Pero nunca se sabe… la noche es tan imprevisible.

      • Desde luego, no hay nada más

        Desde luego, no hay nada más aleatorio que la aritmética, pero eso de que «en cada acto sexual el varón español penetra a la mujer una media de 90 veces» es algo que me resulta sacado de alguna página de «Las mil y una noches». Ojo, no lo discuto, suponiendo que se trate de un dato científico (lo que me resultaría rarísimo), pero no lo siento muy lejos de eso que los críticos literarios llaman «realismo mágico». Sea como fuere, estimado colega, el meollo de la cuestión es el a mi modo de ver inequívoco machismo de la expresión «kilómetros de polla dentro», pero si lo tuyo es la transgresión políticamente incorrecta, mal puedo yo ponerme en la acera de enfrente. Vale.

        • ¿Qué tal por Berlín amigo

          ¿Qué tal por Berlín amigo mío? Ya te pongo cara y ya sé algunas cosas de ti, incluso algunas más de las que cuenta tu blog. Las 90 veces es un dato científico, lo cual no quiere decir que muchos lo consigan. Dudo de si alguna vez lo habré conseguido yo. La expresión de marras es grosera, machista, descarnada y barriobajera, típica de mí que soy un producto exprés de colegio público tardofranquista. Un abrazo muy fuerte. Te sigo. 

          • Estimado Zar de la Noche, no

            Estimado Zar de la Noche, no es en la provincia alemana donde sobrevivo, sino en Colonia, «la santa» (Heine dixit!)  Y en fin, me parece que vamos camino de entendernos, pero me queda una duda y es a qué te refieres cuando dices que el español medio penetra un promedio de 90 veces durante el coito (imagino que por el método del émbolo). Creo que ni el colibrí sería capaz de moverse a esa velocidad de frecuencia.  Pero dejémoslo estar, pienso que lo esencial ya ha sido dicho, y que este, como dice Bogey al final de «Casablanca», «puede ser el principio de una buena amistad». Vale.

  2. Señor Zar de la

    Señor Zar de la Noche…….¿Para qué tanta vulgaridad? sólo para decir que no tiene interés en una amiga ni dinero para pagarle su Fanta?

    • Tengo muchísimo interés en

      Tengo muchísimo interés en esa amiga. De hecho, empiezo a estar locamente enganchado a ella, pero quiero que me quiera, que se enamore perdidamente de mí y que no tenga que gastarme ni un euro en ella… más allá de lo estrictamente necesario. Estoy cansado de ser fino y educado y de no conseguir nada. Es hora de sacar fuera todo lo que tengo de bestia y vulgar, a ver si así me quieren más. Gracias por tu comentario querida lectora (sé que eres una lectora) y te mando un beso tierno y húmedo.

  3. Desconozco las razones de su

    Desconozco las razones de su incorporación a esta revista, que tenía por exquisita. Espero que sea tan sólo un desliz pasajero.

    Si algo interesante tiene lo de escribir escondido tras un pseudónimo (en su caso lo comprendo perfectamente), es que el lector puede jugar a imaginar quién está detrás.Yo, después de leer su primer post, barajo dos posibilidades. La primera es que usted sea tan zafio, machista y casposo (yo también estoy seguro de que es un hombre) como realmente se muestra en él. Me resulta improbable. La segunda, más verosímil, es que usted esté siguiendo algún tipo de terapia. Que quizás sea un pobre meapilas de misa diaria, casado hasta las cejas, padre de familia riguroso, que sueña con falos y señoras de braga en mano mientras increpa a su mujer por la cortedad de su falda. Y que un loquero de 200 euros la hora le haya recetado crear, mantener y exhibir por escrito un personaje ficticio a la altura de su subconsciente. Esto explicaría la impericia y vacuidad de su escritura.¿A quién cree que le puede interesar esto?

    He dudado sobre hacer este comentario, porque sé que con él abonaré su petulancia, sin duda desmedida. Pero aun así ha podido más mi sorpresa y decepción por encontrarme semejante bodrio en una publicación que admiraba. Quizás usted no tiene la culpa y esto debería ser una carta al director. Copio y pego.

     

    Luis Tomeo

    • Querido Luis
      Yo también

      Querido Luis

      Yo también desconozco las razones de mi incorporación a esta revista que sigue siendo exquisita y es cada día más liberal. Para mí es como una bendición del cielo (ya estamos con la Iglesia), un lugar donde desnudar mi alma, aunque sea de forma anónima, sin tener que avergonzarme demasiado de la decrepitud de mi vida que ya discurre cuesta abajo. Cuando uno pasa de los cuarenta sólo es joven para morir. Es viejo para tener hijos, para independizarse, comprarse una casa o encontrar trabajo. Sólo se es joven para morir. Agradezco todos y cada uno de tus comentarios y los de cualquier otro internauta, hacen que me sienta más acompañado. Y en cuanto a los tuyos, no te preocupes, no abonan mi petulancia porque se han clavado como dardos en mi corazón. Pero estaba preparado para ello. Es el peligro que corre cualquiera que sube su vida a la red. Sé que no tengo mucha pericia escribiendo y que incluso resulto vacuo; sólo soy un humilde alumno de mi venerado cubano Pedro Juan Gutiérrez (lee la «Trilogía sucia de La Habana», por favor), y no lo puedo evitar: el sexo es para mí como una condena, y para muchos hombres, aunque no se atrevan a decirlo a las claras como yo. Y, ¡qué carajo!, esa mujer me pone cachondo, muy cachondo.

    • A mí me interesa. Mucho.
      Como

      A mí me interesa. Mucho.

      Como otros muchos posts, claro. Los hay verdaderamente buenos.

      Amén que como narración erótica (no sé si podemos llamar literatura a todo lo que se escribe, pero yo sí lo haría) creo que vale mucho la pena.

      No creo que sea como los relatos de las revistas porno, ni siquiera como el consultorio de Xaviera Hollander de Penthouse (con la que coincidí unos días agradables en una clínica). Tampoco tan bestia como Bukowski o ‘El almuerzo desnudo’ de Burroughs, literatura bestia donde las haya y con una edición lamentable de erratas y errores, creo recordar.

      Para mí, posts muy agradables de leer. La vida son muchas cosas y el sexo,no lo olvidemos, mueve el mundo. O, al menos, lo perpetúa.

      En todo caso, esto son como las lentejas. Con no tomarlas… Pero es bueno que en la ‘carta’ haya ‘comida’ (si es buena, y ésta lo es) para todos los gustos. Yo jamás pido aguacates, me parece que es un error de la naturaleza o que le pilló a Dios con el día tonto, o desentrenado, y no supo qué hacer, si fruta o verdura. Y le salió esa pifia. Luego fue entonándose, hasta que llegó a lo de hacernos a nosotros y volvió a cagarla. Será mejor que intentemos enmendarle la plana demostrándole que somos más tolerantes de cómo nos concibió: mentirosos, asesinos… al menos la primera familia le quedó de pena.

      Saludos

      PS.- Copio y pego, ¿quiere decir algo? ¿Es una manera de no tener que enviar besos o abrazos o saludos? Es que ya lo he visto más veces escrito y no lo entiendo. Lo mismo no soy un ‘iniciado’

      • Félix Pérez, buenísimo su

        Félix Pérez, buenísimo su comentario, como me he reído con lo de los aguacates, Dios y la primera familia.

        • ¿ahora nos vamos a tratar de

          ¿ahora nos vamos a tratar de usted con la que nos vamos a correr juntos?

          • No te he contestado esto: tú,

            No te he contestado esto: tú, tú, siempre tú y nos las cosrreremos juntos.

  4. Creo que el tono provocador

    Creo que el tono provocador del Zar de la Noche atraerá más lectores a esta magnífica revista y fidelizará a otros que, a priori, se han rasgado las vestiduras con este primer post. Auguro un intenso intercambio de comentarios. Espero impaciente nuevas entradas en Meteosex… Felicidades al director. Copio y pego.

    • Mike, si eres un hombre te

      Mike, si eres un hombre te mando un fuerte abrazo. Si eres mujer, te mando un beso con lengua.

  5. Joder, ya salió el tema de

    Joder, ya salió el tema de las putas audiencias!! El santo grial de la comunicación! Poco os ha durado la virginidad, eh, fronterad… ¿Qué pasa, que vais en picado y necesitais carnaza? ¿Y que pasa con los puntos 4 y 5 de ese manual de deontología tan molón que teneis?… al final sois todos iguales.

    • Querido Basil
      No es carnaza,

      Querido Basil

      No es carnaza, es literatura lasciva y no tiene nada que ver con la audiencia. Probablemente no tenga la aprobación de una buena mayoría de los lectores de esta revista, que sé que son cultos y comprometidos, pero la existencia de este blog en este sitio web es una prueba inequívoca de su compromiso con la libertad de expresión. Y es una ventana abierta al mundo interior.

  6. Señor zar de la noche o como

    Señor zar de la noche o como quiera que te llames. Enhorabuena por decir las cosas como creo que son y como, sin duda, yo también las siento y enhorbuena por ser políticamente incorrecto siendo tan directo y certero en tu relato. Muy probablemente muchos de quienes no comparten este estilo sean aquellos que se ven reflejados en el relato como si se tratara de un espejo y no me refiero a quienes piden a ciertas tias que se te presenten con las bragas en la boca sino mas bien a muchos auténticos pagafantas que chocan con lagartas como las del relato pero a la sonbra de su politicamente correcta vida de casado, literato y pretendidamente alejado de la jungla en la que nos vemos muchas veces los que estamos en el mercado. Nuevamente, enhorabuena y sigue escribiendo de esa forma tan políticamente incorrecta.

    • Sinceramente suyo amigo mío.

      Sinceramente suyo amigo mío. Acabo de leer este comentario que me da ánimos para seguir vaciando mi penosa vida en la Red.

Comments are closed.