Las catas de Rocamora: Oporto Quinta do Noval Vintage 1963

0
32

Estamos ante una leyenda del vino. Es uno de los mejores productores de Oporto, en una de las mejores añadas del siglo XX, y a cincuenta años de su cosecha.

 

(Periódicamente, ofreceremos aquí las muy completas notas de cata que, tras ingesta conjunta, tiene la bondad de escribir mi amigo el Sr. Rocamora)

 

Oporto Quinta do Noval Vintage 1963

 

Estamos ante una leyenda del vino. Es uno de los mejores productores de Oporto, en una de las mejores añadas del siglo XX, y a 50 años de su cosecha. Hoy, medio siglo después de su añada, es un vino legendario, grande, que nos deja un recuerdo imborrable. Toda la categoría de los grandes Oportos resumida en un vino con vocación de eternidad. Y por encima de éste, está el Nacional, del que hablaremos en otra cata.

 

1. Bodega.

 

Noval es una de las más antiguas de Oporto. La propiedad fue registrada en 1715. Cambió de dueños: familia Rebello Valente, y Vizconde de Vilar d’Allen. Después de ser arrasada por la filoxera, se vendió en 1894 a António José da Silva. Se replantó con cepa base americana. En 1981 sufrió un incendio catastrófico, en el que se perdieron documentos y reservas de vino. Las desgracias no vienen solas, y a ésta se unió una larga y lamentable disputa de la familia propietaria, los Van Zeller, que condujo a la venta en 1993 al grupo francés AXA Millésimes. En ese momento empezó el renacimiento. Desde 1994 han hecho muchas mejoras (en viñedo y en bodega), que les han puesto un paso por delante de las demás bodegas. Al año siguiente, 1994, produjeron ya unos fantásticos vintages. Y desde entonces han sido muy constantes en calidad. Actualmente es una de las mejores bodegas, de las pocas que apenas compran uva. En concreto, todos sus Vintages son de uva propia. Además, elaboran un Vintage mítico: el Nacional, de cepas prefiloxéricas, no injertadas en pie americano. Es también una de las Bodegas con más tradición innovadora. Fue la primera en elaborar Tawnies mezclados, con la indicación de la edad media (10, 20, 30 y 40 años). Y también fue la primera en elaborar LBV, en 1958.

 

En Quinta do Noval dan a la viña su importancia suprema. Es significativo que la Bodega lleva el nombre del viñedo. Sus Vintages -Quinta do Noval Nacional y Quinta do Noval- son vinos de terroir, de un solo viñedo.

 

 

 

2. Y eso de pisar las uvas con los pies, ¿de qué va?

 

Los pies se los lavan a conciencia antes de la operación. Así evitan aportes de notas no deseadas. El motivo de ese procedimiento es no romper las pepitas de las uvas ni machacar  los raspones. Unas y otros, si se rompen, aportan extraños verdes que desfiguran el vino. Las prensas mecánicas, por mucho cuidado que se ponga, acaban rompiéndolos. Una prensa neumática, no. Pero el pisar con los pies forma parte de esa tradición no escrita en torno al vino, como que los tapones sean de corcho. En resumen, pisar con los pies es útil. Se podía conseguir el mismo efecto con otros medios. Pero perdería encanto.

 

3. Precata.

 

– Uvas. Selección de algunas de las variedades nobles del Duero: la mitad suele ser Touriga Nacional, y el resto, Touriga Franca, Tinta Cao y un poco de Sousão. Dos de las castas principales dela zona no entran en su composición: ni la Tinta Roriz (Tempranillo), ni la Tinta Barroca.

– Elaboración. Los Vintages sólo se elaboran en las grandes añadas (3 ó 4 cada década). Las uvas son pisadas con los pies. Fermentación del mosto. Corte de la fermentación por adición de alcohol, dejando azúcar residual. Crianza durante dos años en enormes barricas, en ambiente fresco y húmedo. Embotellado sin filtrar.

 

– Alcohol. 19,5º.

 

– Tapón. La botella fue degollada con tenaza caliente, como corresponde.

 

 

 

4. Catado en Cuenllas.

 

Degollado con tenaza caliente, como corresponde; y decantado. Tenía el lógico poso, abundante.

 

– La vista, de color entre cereza y teja, muy brillante una vez decantado.

 

– En nariz aparecieron  aromas de enorme complejidad, con algo de clavo, y toneladas de fruta todavía muy viva (frutas rojas licorosas). Además: cacao, chocolate negro, café en grano, herbáceos, balsámicos, florales y especias (canela en rama y clavo). Mejora al airearse.

 

– En boca, presenta un firme armazón perfectamente sostenido por la acidez, con una intensidad y una concentración frutal casi abrumadoras (compotas, guindas en licor). Perfecta armonía con las notas provenientes de la crianza, en barrica y en botella (balsámicos, madera usada -pero no tablón-, chocolate belga, flores y especias). Un vino impresionante, que acaricia la boca (paso de boca suave). Muy elegante. Con la dulcedumbre muy bien integrada. En boca, el alcohol está más integrado que en nariz. Es larguísimo, con una persistencia casi eterna.

 

– En conjunto, se trata de un vino joven y viejo a la vez, que está en un momento de consumo excepcional (estamos a 50 años de su cosecha), sin muestras de cansancio por su edad. Pienso que puede aguantar décadas y que todavía puede ir a más redondeamiento, aunque ya es de diez.

 

No se trata de un pariente pobre del Nacional, no. Es un vino distinto, excepcional. A mi entender, hay que destacar dos cosas: a) el poderío de una añada fabulosa, que es la que garantiza tan gran longevidad y un vino tan bien compensado. Probé hace poco un Niepoort Vintage 1980, que siendo magnífico, no llega a estas alturas; y b) su perfil de “vintage” modélico; es uno de esos vinos que, en efecto, habría que beber no antes de sus cincuenta años …

 

Estos vinos no han estado en contacto con el aire. Una vez abierta la botella, conviene tomarla cuanto antes.

 

5. Precio y dónde encontrarlo. 330 € en Cuenllas.

 

6. Calificación. 10/10.

Print Friendly, PDF & Email