Last dance

0
484

años_70

 

Estos días he regresado a los 70. Pantalones de campana, camisas entalladas y con grandes cuellos, estampados, minifaldas…

Sería allá por el año 1977 cuando pisé una discoteca por primera vez. Días de juventud, de amores platónicos y de libertad recién estrenada. Para los que no habíamos cumplido la mayoría de edad, había una sesión de tarde (igual que ahora) que era un aperitivo de lo que algunos años más tarde serían las noches sin fin y sin medida. Era una especie de entrenamiento o de ensayo general, en el que nos empleábamos a fondo, antes del gran estreno.

Todo iba a ser nuevo aquel día que conocería una discoteca. Había oído hablar de ellas, pero había cierto tabú o reparo en torno a estos locales donde, según contaban, se bebía y se bailaba… con las chicas.

Aunque se siga bebiendo y bailando, aquellas discotecas no tienen nada que ver con las de ahora. Paredes de colores, penumbra, moqueta oscura, luz negra y camareros uniformados. Llegado un momento, la música cambiaba y las baladas nos brindaban la oportunidad de acercarnos a una chica más de lo habitual, que era bien poco. Todo era diferente. Antiguo.

Nada más llegar y tomar conciencia de haber entrado en un sitio donde iba la gente mayor, me fui a la barra y me pedí un San Francisco, la bebida sin alcohol más parecida a una copa de todas las que servían. Estábamos todo el grupo de amigos distribuidos en diferentes mesas y nadie se atrevía a dar el primer paso hacia la pista de baile hasta que sonaba ella. Donna Summer, la reina de la música disco que dos años antes había triunfado con su polémica y sexy canción “Love to love you baby” y ese año volvía a hacerlo con “I feel love”, ponía la banda sonora a nuestras vidas. Giorgio Moroder y Pete Bellotte, sus productores, decidieron prescindir de la clásica orquesta y empezaron a trabajar con bases musicales hechas con sintetizadores; era el embrión de la música de discoteca que hoy conocemos y que ha servido de inspiración a grandes divas actuales como Madonna y Lady Gaga.

donna_summer

 

Donna Summer ha muerto hace dos días. Como el tiempo lo borra todo, he querido recordar aquellos años y aquellas canciones. Cuando todo era nuevo para mí y para casi todos nosotros. Por eso he regresado a los 70, para volver a escuchar algunas canciones como “Hot stuff”, “She works hard for the Money”, “No more tears (enough is enough)”, “Bad girls” o “Last dance” y bailar, por última vez, con la reina de las pistas de baile.

 

Recomendación: Vuelve a leer la entrada escuchando todas las canciones lo más alto posible.

@Estivigon

Nacido en Madrid en septiembre de 1962. A mí y a mi entorno, cada vez nos cuesta más definir a qué me dedico. Periodista de carrera durante quince años en la editorial GyJ, guionista de cine y teatro, productor de contenidos audiovisuales para museos y centros de interpretación, community manager en BMG Rights España, gestionando la identidad digital de un puñado de artistas, y músico. Aunque esto último me queda un poco grande; me considero un aficionado, pero, para bien y para mal, llevo veinte años metido de lleno en esta vorágine en donde me conocen más como Estivi. Discos grabados, conciertos, giras, noches… y muchos amigos.