Lecturas por encima de mis posibilidades

15
673

 

 

 

La gran apuesta‘, de Michael Lewis, es «EL» libro de la crisis, me responde Pablo Rodríguez. Javier Tahiri, que me lo ha dejado, insiste: «Es un librazo en todos los sentidos». «Un gran libro», remacha Ramón González Férriz. Y yo les digo que no insistan, que me han convencido, que he empezado a leerlo… Otra cosa es que lo entienda, por mucho que se esfuerce Lewis.

 

Soy de letras y de la LOGSE, eso es irremediable.

 

Y testarudo. No se creerá Pablo Rodríguez (Suanzes en el mundo Twitter) que va a ser el único en proponer una lista de lecturas para el verano, por muy interesante que sea. Ando con ‘La gran apuesta’, con financieros poco diplomáticos y expertos con ojos de cristal. De aquí a septiembre me esperan estos libros.

 

 

‘El sol como disfraz’. Pedro Sorela. Es uno de los profesores ‘coco’ de periodismo en la Universidad Complutense. Me lo encontré en primero, sin saberlo, y repetí en tercero. Esta vez conscientemente, pese a que otros no pensaran lo mismo que yo. Algo aprendí en aquella entrañable mole de hormigón; gran parte gracias a Sorela. He leído otras novelas suyas como ‘Ya verás’, ‘Huellas del actor en peligro’ o ‘Fin del viento’. En ‘El sol como disfraz’ se adentra en el mundo del periodismo: «En una época en que la información deja de ser lo que fue y busca lo que será, El sol como disfraz explica algo del por qué y cuenta el qué y el cómo. El cuándo es el periodismo de nuestro tiempo, uno de los trabajos más atractivos y crueles que existen». Cristina Vallejo recomienda su lectura a «quien quiera seguir soñando con que es posible hacer buen periodismo». No se hable más.

 

 

El combate‘. Norman Mailer. Leí ‘Rey del mundo’, de David Remnick, y declaré mi amor eterno a la crónica de boxeo, que no al boxeo. Así que cuando vi una reseña del libro que edita Contra supe que tenía que hacerme con él. Ya espera en la mesilla.

 

 

‘Miami y el sitio de Chicago’. Norman Mailer. Una crónica de las convenciones en las que salieron elegidos el republicano Richard Nixon y el demócrata Hubert Humphrey. Finales de la década de los sesenta, Guerra de Vietnam, la resaca de los asesinatos de Martin Luther King y Bobby Kennedy. No es su mejor libro, pero lo vi en la estantería y no me pude resistir.

 

 

El siglo del pensamiento mágico‘. Ignacio Martínez de Pisón. Sé que no me dejará del todo satisfecho. Y es que estoy convencido de que no va a mejorar a ‘Mi abuela y diez más‘. El de Ander Izagirre es un librito sobresaliente. El mejor de la serie ‘Hooligans ilustrados’ de Libros del K.O. Mucho más que los de Enric González y Manuel Jabois, también francamente recomendables. Veremos qué cuenta Martínez de Pisón del Zaragoza.

 

 

El Imperio‘. Ryszard Kapuscinski. Uno de esos libros que tienes que leer y nunca encuentras el momento de hacerlo porque se le cuelan otros más avispados. Lo cogeré habiendo quedado fascinado con ‘La tumba de Lenin‘, de Remnick. No lo tendrás fácil, amigo Kapuscinski.

 

 

‘Fundamentos de Derecho Administrativo’. Enrique Linde Paniagua. Lo incluyo porque me dará el agosto. La culpa la tiene un cuatro, un maldito cuatro, y un examen tipo test que pedía acertar veinte preguntas de veinticinco. Ni un filtro de Instagram haría más apetecible el manual (© @sextohombre).

 

Quiero leer por encima de mis posibilidades, y así me pasa, que tengo ‘Legado de cenizas‘ a medias y no termino de ponerme con ‘Enemigos‘. Ambos de Tim Weiner; el primero sobre la CIA y el segundo sobre el FBI. Que voy a paso de tortuga con la recopilación de artículos de Dan Barry y tengo muertos de risa los títulos que aparecen en mi lista ‘Recomendaciones Marc’: títulos de Peter Hessler, Michael Barone, Janet Malcolm, Robert Caro, Timothy Crouse o Joan Didion. Me ofrecen otros libros de Chaves Nogales, Camba o Pla y mi respuesta es: ya te lo pediré. Retraso su lectura y sigo si poder citarlos como haría un buen columnista.

 

Vuelvo a Sorela. Cuando acabaron las clases, en primer año de clase, dejó en reprografía una lista de lecturas recomendadas. Esperé la cola de rigor, pero mereció la pena: Cortázar, Capote, Dickens, Camus, García Márquez, London, Maupassant, Salinger… Creo que durante el curso tuve que leer unos diez libros; ‘Los Miserables’ entre ellos. Me encontré con él de nuevo en tercero, y el curso se consumía sin lista. Le pedí que, por favor, nos pasara otra lista, pero ampliada. «¿Te parecen pocos?», me preguntó. Me corté, y no le respondí que sí. Añadió más títulos a la lista:

 

 

propuestas-lectura by jaime_gg

 

 

Después, en el Máster de ABC, me encontraría con Diego Salazar, que me hizo entrar de cabeza en el mundo de la crónica. También despidió su clase con una bibliografía:

 

 

Cronica by jaime_gg

 

 

¿Qué leerán los blogueros de fronterad? ¿Cristina Vallejo, Abraham Coco, Alfonso Armada, Laura Ferrero, Alejandro Carantoña, Lino González Veiguela, María Fernanda Ampuero? ¿Y tú?

 

15 COMENTARIOS

  1. Acabo de finiquitar «Plomo en
    Acabo de finiquitar «Plomo en los bolsillos», fabulosa manera de empezar el primer día de vacaciones. En la mesilla esperan varios. Anda con ganas de imponerse el «Manual del conductor B» al que llevo meses resistiéndome pese a la presión social. Puf. Estas semanas iré con «Frutos extraños» de Leila Guerriero; «Los ritos de paso» de Arnold van Gennep (por mi cosa con la antropología); «En las trincheras» de Gaziel y la segunda parte de «Un periodista en el Concilio» de Martín Descalzo. Son cuatro y están descatalogados, pero aún queda alguno por librerías antiguas. El primero es una gozada. A la espera de que Antonio Pelayo me desmonte el mito de este periodista-cura, tendré que terminar la serie aunque sea solo por el empeño que puse en conseguirla. Abraham Coco

    • El más interesante, sin duda,

      El más interesante, sin duda, es manual de conducir. El capítulo de las señales es brillante. Muy didáctico. Un saludo.

      • Yo de momento estoy inmersa

        Yo de momento estoy inmersa en Pla y luego ya veremos. Ahora prefiero disfrutar de lo que tengo entre manos, después acudiré a vuestras sugerencias. Estáis advertidos. ¡Buen verano y buenas lecturas! Laura Sanz

        • Sé que tienes alguna lectura

          Sé que tienes alguna lectura más entre manos, pero no la quieres compartir con nosotros. A Talese, no obstante, te lo pediré. Un saludo, Laura.

  2. Yo, Jaime, rara vez leo
    Yo, Jaime, rara vez leo novedades editoriales. Prefiero esperar a que el tiempo cribe un poco las cosas. A pesar de que tenía muy buenas referencias, no me está gustando demasiado Fernando Aramburu (tiene vocación de crear un mundo, pero no me interesa mucho lo que ocurre en ese mundo). Me gustan los libros que abren otras perspectivas y estoy también con un texto sorprendente: ‘Historia de la estupidez humana’, de I. Rath-Vegh. Acabo de comprar por internet uno de los mejores libros que he leído nunca (al paso del último post que he escrito): ‘Opiniones del gato Murr’, de Hoffman (una versión de Pre-textos, había leído la de Cátedra) y será el siguiente libro. No me gusta Almudena Grandes y muy poco Javier Marías (cuya producción, en cualquier caso, es excesiva). En los últimos tiempos solo me ha conmocionado Bolaño (del que también se editan cosas malas). Pero de Navidades hasta el mes de mayo he estado absorto leyendo un solo libro, a todas luces recomendable y una experiencia sin comparación: Góngora y las Soledades. Gracias por la invitación y feliz verano.

    • A mí el Javier Marías

      A mí el Javier Marías novelista me parece fantástico. No tanto como escritor de cuentos. Bolaño es uno de esos autores que tengo pendiente.

       

      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

  3. Querido,
    Yo ahora combino un

    Querido,

    Yo ahora combino un poco de todo lo que dices: me he traído, para este caluroso mes madrileño, El Tigre (que aún no he decidido si me gusta o no), y un novelón de Dennis Lehane, The Given Day, que dicen que es lo mejor que ha escrito y de lo que nunca podrá reponerse: huelga de policías de Boston en 1918. Apunta maneras, aunque tendrás que esperar 600 páginas para un veredicto…

    Aparte de esto, para leer como para comer: desde pequeños y de todo. Por eso no me resisto a añadir a la tercera pata de la mesa algo operístico (una biografía de Benjamin Britten) y una inspiración traviatera y decimonónica, La dama de las Camelias, de Dumas hijo.

    Es decir, siempre acabamos volviendo a lo mismo: a la ficción, al siglo XIX y a los bares.

    Un abrazo.

    • Los calores madrileños no son

      Los calores madrileños no son los vientos del Cantábrico, me temo, pero la capital siempre sabe ser una buena anfitriona. Incluso para los que somos de Coslada. Buenas lecturas y buen verano.

  4. Me conformo con tener tiempo

    Me conformo con tener tiempo para dos libros: «El mundo, el texto y el crítico», de Edward Said, y «Las palabras y las cosas», de Michel Foucault.

    Y me permito una recomendación, algo envenenada quizás: «La sociedad del espectáculo», de Guy Debord.

    Abrazos

    • ¿Crees que te dejará tiempo

      ¿Crees que te dejará tiempo esta página diabólica? No he leído a ninguno de los autores que recomiendas…

       

      Un abrazo, Israel.

  5. Yo, cuando el insidioso
    Yo, cuando el insidioso internet, caballo del más puro opio me deja, leo ‘El Templo del Alba’, tercera parte de la tetralogía de Yukio Mishima ‘El mar de la fertlidad’. Saludos cordiales desde Camboya.

    • A mí me pasa como a ti. Voy

      A mí me pasa como a ti. Voy acumulando reportajes y voy dejando los libros de lado.

       

      ¡Maldito internet!

       

      Al final pude leer todo lo que me propuse para el verano, y el estudio del libro rojo y feo además se dio bien.

       

      Un saludo 😉

Comments are closed.