Los consejos de William Zinsser para escribir claro

0
626

Los escritores deben preguntarse constantemente: ¿Qué estoy tratando de decir? A menudo no lo saben.

 

 

 

Escritor, editor y profesor, el estadounidense William Zinsser falleció el 12 de mayo, con 92 años. Zinsser publicó 19 libros. On Writing Well, cuya primera edición salió en 1976, ha vendido más de millón y medio de ejemplares. Es uno de los mejores manuales de escritura que se han publicado. En él, Zinsser insiste en que la prioridad del escritor es conseguir que el lector lo entienda, escribir claro. Estos son algunos de los consejos de Zinsser:

 

Sencillez — Las ideas claras se traducen en una escritura clara. // Si el lector se pierde, normalmente es porque el escritor no ha sido lo suficientemente cuidadoso. // Los escritores deben preguntarse constantemente: ¿Qué estoy tratando de decir? A menudo no lo saben.

 

Confusión — Revisa cada palabra que pones en el papel. Encontrarás un número sorprendente de palabras que no tienen ningún sentido. // La mayoría de los primeros borradores pueden recortarse en un 50 por ciento sin perder información ni la voz del autor. // Simplifica, simplifica.

 

Estilo — Pocas personas se dan cuenta de lo mal que escriben. Nadie les ha mostrado los excesos y la suciedad de su estilo y cómo obstruyen lo que están tratando de decir. // Si tus verbos son débiles y tu sintaxis es raquítica, tus oraciones se caerán a pedazos. // Tratar de añadir estilo es como ponerse un peluquín. A primera vista, el hombre calvo parece joven y hasta guapo. Pero en una segunda mirada —y con un peluquín siempre hay una segunda mirada—, él no se ve del todo bien. El problema no es que no esté arreglado, que lo está, y debemos la habilidad del fabricante de pelucas. El problema es que no se parece a sí mismo. // Decirle a un escritor que se relaje es como decirle que se relaje a un hombre que está siendo examinado de una hernia. // Escribir es un acto de ego, y harías bien en admitirlo.

 

El lector — Escribes para ti mismo. No intentes visualizar un gran público: no existe. Cada lector es una persona distinta.

 

Palabras — Se aprende a escribir por imitación. Si alguien me pregunta cómo aprendí a escribir, diría que lo hice leyendo a los hombres y mujeres que hacían el tipo de escritura a la que yo aspiraba y tratando de averiguar cómo lo hicieron. // Los escritores que usan clichés a menudo trabajan para editores que han visto tantos que ya no son capaces de reconocerlos. // Ten en cuenta cómo suenan las palabras que eliges. Puede parecer absurdo: los lectores leen con sus ojos. Pero escuchan lo que están leyendo más de lo que crees. // Los buenos escritores de prosa deben ser, en parte, poetas, escuchando siempre lo que escriben. // Una frase corta puede tener una pegada tremenda. Se queda en el oído del lector.

 

Unidad — Se aprende a escribir escribiendo. La única forma de aprender a escribir es forzarse a producir un número mínimo de palabras de manera regular. // La escritura es, en última instancia, una forma de resolver un problema.

 

Entradillas — La frase más importante en un artículo siempre es la primera. Si no lleva al lector a continuar con la segunda frase, tu texto está muerto. Y si la segunda no le lleva a la tercera, está igualmente muerto. De esa progresión de frases, cada una de ellas tirando del lector hasta que se engancha, un escritor construye esa unidad fatídica: la entradilla. // Los lectores quieren saber —muy pronto— qué hay para ellos.

 

Finales — Cuando estés listo para terminar, hazlo. Si has presentado todos los hechos y has cumplido con el objetivo que te habías puesto, busca la salida más cercana.

 

Verbos — Usa siempre verbos activos salvo que no tengas más remedio que usar la voz pasiva. La diferencia entre la voz activa y la voz pasiva para un escritor es la diferencia entre la vida y la muerte.

 

El punto — Entre los buenos escritores predominan las frases cortas, y no me hables de Norman Mailer: es un genio. Si quieres escribir frases largas, sé un genio.

 

Credibilidad — Para un escritor, la credibilidad es tan frágil como lo es para un presidente. Si el lector descubre que le estás tratando de colar una sola declaración falsa, todo lo que escribas después estará bajo sospecha.

 

Subconsciente — A menudo se te ocurrirá la solución a la mañana siguiente. Mientras tú duermes, tu mente de escritor no lo hace. Un escritor está siempre trabajando.

 

Párrafos — Escribe párrafos cortos. La escritura es visual: entras por los ojos antes de llegar al cerebro.

 

Reescribir — La reescritura es la esencia de la buena escritura: es donde se gana o se pierde el partido. // No me gusta escribir (Me gusta haber escrito). Pero adoro reescribir. Sobre todo cortar: pulsar la tecla BORRAR y ver cómo las palabras y frases innecesarias desaparecen.