Los edificios tampoco… (colapsan)

0
193

 

Gran subtitulado de El País en una página 3: “Rescatada una costurera 17 días después del colapso de un edificio (…) en Bangladesh”. Ya vuelve la mula al trigo. Pedantería e ignorancia a partes iguales. Hice la prueba sustituyendo por “derrumbe” y por supuesto que cabe. Pero ¿a que queda más modernillo (manque sea absurdo)? Lo que sí estaba ese edificio era colapsado (antes de venirse abajo), por el número de trabajadoras, máquinas y demás aparataje, no hay más que ver las fotos.

 

Leí una columna de Moisés Naím (otra vez en EP) en la que rebate una simpática e imaginativa tesis de un tal doctor Richwine que se está propalando en Estados Unidos. La tesis es que la inteligencia medida de los inmigrantes es más baja que la de la “población nativa de raza blanca” (por no mencionar a los apaches, sioux…¿no?). Sus conclusiones están basadas sobre todo en mediciones hechas a los hispanos. Aparte de los muchos argumentos que aporta Naím contra esa tesis, lo que quiero destacar es que habla de “coeficiente intelectual”, es decir, el famoso CI, que él debería saber no es un coeficiente, sino un cociente, o sea, el resultado de una operación matemática. Un coeficiente es una cantidad fija (el coeficiente de caja, un 0,3%, p.e.), lo que en este caso es absurdo. Pero no importa, se ha instalado con fuerza en nuestro universo idiomático y ahí está. Lo que no esperaba yo es que lo utilizara Moisés Naím.

 

El próximo día les contaré algo sobre el léxico del escritor dominicano/norteamericano Junot Díaz.

Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.