Los seiscientos 

0
250

Ayer vi hablar un momento al nuevo líder del PSOE andaluz y me dio la impresión de que dentro de él estaban los seiscientos imputados socialistas por el caso ERE. Son esas sensaciones inexplicables. Porque claro, un nuevo líder del partido en Andalucía es imposible que pueda tener o sugerir cualquier relación con este tema. La verdad es que no sé por qué lo pensé. Yo le vi hablar ayer desde su atril, flanqueado por toda la nueva camarilla que guardaba escrupulosamente la distancia de seguridad (tan escrupulosamente que se pasaron de vueltas y no podían estar más juntos), y no sé por qué tuve esa percepción. Hasta el nombre, Juan Espadas, es poco afín a ella. Por eso estoy tan sorprendido. Qué puede haberme llevado a pensar que dentro de Juan Espadas se esconden los seiscientos imputados por los ERE. No lo sé. Si parece todo lo contrario. Una imagen nueva, un discurso nuevo. Un profesional liberal. Nada de haber ido de consejería en consejería de las de entonces, o de haber sido presidente, por ejemplo, de alguna empresa pública que pudiera tener algún tipo de nexo con los ERE, ni nada de enchufes de familiares en empresas vinculadas con el caso de corrupción más grande de la historia de España, como podría ser la fundación FAFFE, por decir una al vuelo, donde al parecer llevaban una “caja b” para ocultar los gastos en burdeles. Nada de eso. No tengo ni idea de dónde me puede venir la ventolera de que, dentro de Juan Espadas, el nuevo líder del PSOE andaluz, están escondidos los seiscientos imputados de los ERE. Pero es como si estuvieran resumidos en él. Yo le vi ayer por la noche y en cada parpadeo veía a una persona distinta: Chaves, Griñán, Zarrías… Tuve que frotarme los ojos hasta que le vi a él, al fin, a Juan Espadas solamente. Estas visiones me dejaron un poco inquieto, pero hoy estoy mejor porque no puede ser. Que más de un cuarto de siglo cuesta. Me refiero a que cuesta que se olviden la mangancia y sus signos, que son como de raza. Nada que ver, no hay más que verlo, con esta nueva etapa. 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí