Los viejos rockeros nunca mueren

0
242

Neil_Young

¿En qué consiste ser moderno? ¿Hay que estar “al día” para entender qué es moderno? No lo sé. Desde mi punto de vista, modernas son aquellas personas que han abierto un camino nuevo. Uno que no existía hasta ese momento. Cervantes fue moderno, también lo fue Picasso, el jazz, la música dodecafónica… Creo que son hitos de la modernidad. Aquello que hace que las culturas evolucionen hacia no se sabe dónde.

Yo no sé si es que ya no estoy al día, pero creo que el punk y el rap han sido las dos últimas grandes revoluciones de la música popular. Y si no es así, ¿por qué este furor por lo que ya ha pasado? ¿Por qué el “revival”? Led Zeppelin, Spandau Ballet, Supertramp… Todos regresan porque el público quiere que regresen. No encuentran un estímulo tan interesante entre “lo moderno” como para convertirse en abanderados de una nueva causa. Pero es posible que yo no esté “al día”.

Hay un tipo canadiense que este año cumple 67 y, sin embargo, ha demostrado que es moderno. Porque es arriesgado. Porque decide ser honesto y saltar al ruedo sólo ante al peligro acompañado de dos armas: su voz y su guitarra y unas texturas de sonido de Lanoise. Sin banda que le arrope.

Se llama Neil Young y en 2010 nos sorprendió con “Le Noise”. Un disco en el que arremete contra la guerra de Irak y, ligero de equipaje, nos lleva hasta lugares nuevos y desconocidos.

Como no estoy “al día”, no sé si es moderno, antiguo, bueno o malo, pero sé que es diferente y creo que hay que descubrirse ante un tipo que siempre que graba un disco, intenta hacer algo diferente del anterior. Tenía ganas de hablar del último disco de Neil Young y lo he hecho. No es una crítica, sino un comentario acerca de lo moderno. Algo que, me temo, nadie sabemos lo que es.

@Estivigon

Nacido en Madrid en septiembre de 1962. A mí y a mi entorno, cada vez nos cuesta más definir a qué me dedico. Periodista de carrera durante quince años en la editorial GyJ, guionista de cine y teatro, productor de contenidos audiovisuales para museos y centros de interpretación, community manager en BMG Rights España, gestionando la identidad digital de un puñado de artistas, y músico. Aunque esto último me queda un poco grande; me considero un aficionado, pero, para bien y para mal, llevo veinte años metido de lleno en esta vorágine en donde me conocen más como Estivi. Discos grabados, conciertos, giras, noches… y muchos amigos.