Losing My Religion

0
333

R.E.M.: Losing My Religion (Out Of Time, 1991)


I. Perdiendo el sentido del tiempo

No me había dado cuenta del día en el que vivía. Con el cambio de año, los regalos de Reyes, los viajes, las pruebas médicas y los proyectos editoriales, estaba al margen del calendario. Me desperté a las dos de la mañana y me percaté de que no tenía nada escrito. 


II. Perdiendo el sueño en la fase REM

Debía de estar soñando con Islandia, porque las primeras opciones que estimé fueron Björk, Johann Johannsson y Sigur Rós. Me levanté y fui buscando algo que conectara de alguna manera con la playa de Biolay. No sé por qué, sin motivo aparente, recordé a Leonard Cohen y, enseguida, a Plastic D’Amour. Después pensé en Mogwai, en This Mortal Coil, de repente en Sade. Sin duda mi mente seguía presa del sueño, nada tenía coherencia ni ilación. Como es obvio, desfilaron los clásicos (mis clásicos): P J Harvey, The Pixies, Arcade Fire, y también, atropelladamente, Suede, Stone Roses, The Strokes, cien más… Decidí centrarme en los temas del año recién terminado: Rachel Grimes, Richard Hawley, Phoenix, The xx, Alt-Ctrl-Sleep, Dominique A, Bill Calaham, Air, Jarvis Cocker, Andrew Bird… decidí elegir uno para la próxima semana.


III. Perdiendo mi religión 

De repente, una canción, la canción que da título a esta entrada, una canción inoxidable que multiplica infaliblemente mis ganas de vivir, una canción que siemrpe ilumina la que le precede y es una garantía en cualquier sesión, esa canción, Losing My Religion, asaltó mi cabeza y determiné que, una vez recobrada, ya no podía sustituirla por ninguna otra. La rescaté de mi archivo para subirla al Goear. Y, cuando busqué el vídeo oficial en Youtube, descubrí que el concepto del vídeo «está basado en la historia breve Un señor muy viejo con unas alas enormes de Gabriel García Márquez, en la cual un ángel cae del cielo y la gente hace dinero al exhibirlo enjaulado».


IV. Perdiendo esta guerra

El dato lo firmaba un tal tejota368. Sin embargo, la música que acompañaba a la imagen no era la del tema de R.E.M. Estaba perdiendo los nervios (así podría traducirse el título), así que busqué otros vídeos colgados con la misma canción y ocurría lo mismo. En uno de ellos encontré esta explicación: el vídeo ya no está disponible en Youtube debido a una reclamación de copyright realizada por Warner Music Group. Lo perverso es que en vez de eliminar el vídeo, sin más, sustituyan la música original por techno o electrosamba: el efecto es, sin duda, mucho más demoledor. Tácticas feroces de esta guerra en la que siempre pierde la música.

 

 

Oh, life is bigger
It’s bigger than you
And you are not me
The lengths that I will go to
The distance in your eyes
Oh no, I’ve said too much
I set it up

That’s me in the corner
That’s me in the spotlight, I’m
Losing my religion
Trying to keep up with you
And I don’t know if I can do it
Oh no, I’ve said too much
I haven’t said enough
I thought that I heard you laughing
I thought that I heard you sing
I think I thought I saw you try


Every whisper
Of every waking hour I’m
Choosing my confessions
Trying to keep an eye on you
Like a hurt lost and blinded fool, fool
Oh no, I’ve said too much
I set it up
Consider this
Consider this
The hint of the century
Consider this
The slip that brought me
To my knees failed
What if all these fantasies
Come flailing around
Now I’ve said too much
I thought that I heard you laughing
I thought that I heard you sing
I think I thought I saw you try

But that was just a dream
That was just a dream

That’s me in the corner
That’s me in the spotlight, I’m
Losing my religion
Trying to keep up with you
And I don’t know if I can do it
Oh no, I’ve said too much
I haven’t said enough
I thought that I heard you laughing
I thought that I heard you sing
I think I thought I saw you try

But that was just a dream
Try, cry, why try?
That was just a dream
Just a dream, just a dream
Dream

 

Córdoba, 1967. Director de Boronía, revista de creación contemporánea. Licenciado en Sociología por la UCM, y Master de Periodismo El País . Ha colaborado en la Cadena SER, La Sexta, El País de las Tentaciones, El País Madrid, El Europeo, Ajoblanco, Diario Córdoba, El Gran Musical, Mondo Sonoro, Eureka Discos, Cosmopoética, Eutopía, Zum Creativos, etc. Fue director de la discográfica y promotora de conciertos Producciones El Hombre Tranquilo. Escribe una sección sobre música en la revista cultural Kiliedro. Ocasionalmente lee poemas y pincha discos.