Marcelo en la III Feria Ibérica de Teatro (IV)

0
92

(Puedes leer todos los episodios aquí.)

TIAGO.- ¡Papá, ya es de día! ¡Papaito! ¡Papáaaaa! ¡Ya es 30 de junio!

No se callaba. Y encima me llamaba papá. Yo, que soy un murciélago de muy mal despertar, le di un sopapo que le saqué de la caja de cereales en que estábamos durmiendo. Rodó por el suelo del supermercado portugués. Y volvió a la carga. Me tiró de una oreja. Me tiró de la otra…

Sí, me lo había llevado a dormir al supermercado, porque su madre no había aparecido en toda la noche, al menos hasta las tres y pico. Estuvimos escuchando a los teatreros en la puerta del bar (siempre hablan de lo mismo) y hacia las tres nos fuimos a dormir. A las nueve de la mañana había una actividad en el Casino Fundanense, es decir, de Fundão, sobre los públicos, pero me quedé durmiendo porque so y un murciélago, y eso de madrugar, ya sabéis que a mí no…

No tenía ni idea de dónde podía haberse metido Sabina. Eso me molestaba, porque ella no había desaparecido sin más. Pero a Tiago no le importaba, parecía estar de lo más contento conmigo.

TIAGO.- Papá, ¿qué obra vemos ahora? Me dijiste que había una a las doce, ¿verdad?

MARCELO.- Es de miedo, no puedes entrar.

TIAGO.- ¿Miedo? ¿Qué es el miedo?

MARCELO.- A ver, Tiago, que se llama Celestina infernal.

TIAGO.- ¿Y?

MARCELO.- Pues que es infernal.

TIAGO.- ¿Y qué es ser infernal?

MARCELO.- ¿Quieres verla?

TIAGO.- ¡Claro! Mamá me dijo que venías a ver teatro a Fundão y que yo iba a ver todas las obras contigo. ¿Vamos?

MARCELO.- ¿Qué hora es?

TIAGO.- Las doce menos cuarto. Empieza a las doce. ¡Vamos!

Y me llevó volando al Octógono a ver Celestina infernal de Teatro Corsario, compañía que cumple 40 años de historia. Yo ya la había visto, en Ciudad Rodrigo, por eso le dije que quizá no era apropiada para los peques. Bueno, creo que era tan pequeño que no la entendió (afortunadamente). Se reía de todo lo pasaba. Era el más pequeño de la sala. ¡Qué chiquitín!

¡NO! ¡No me estoy ablandando, no vayas a pensar! ¡No me estoy enterneciendo! Soy el mismo murciélago independiente de siempre. Además, ¿qué más da si es mi hijo o no? En nuestro mundo murciélago esto de la paternidad no es tan importante…

No había ningún humano niño. En Madrid esto no hubiera pasado; he llegado a conocer tan bien a los padres de Madrid, que sé que si alguno lee que Celestina infernal es un espectáculo de títeres, se lleva a los niños, aunque lea lo de “infernal” en el título. Y si luego ve violencia o sexo explícito en escena, se pone a dar gritos indignado y ya está. A esos padres habría que encerrarles a todos en el psiquiátrico. Junto a los que se llevan a los bebés cuando la obra es para su otro hijo de cinco años, porque, claro, si no, “a ver qué van a hacer con el bebé”, y el bebé se pasa toda la función llorando, chillando y berreando, y su progenitor como si nada…

Celestina infernal es un impactante espectáculo de títeres para adultos sobre uno de los personajes más importantes de la literatura española, y consigue crear una atmósfera terrorífica que tardas en olvidar. Si ves que va a tu pueblo o ciudad, corre a verla, pero no te lleves a los niños.


Los intérpretes de
Celestina infernal saludando en los aplausos

A la salida escuché a Rui Cerveira hablar precisamente del teatro para los pequeños, que programa en el Festival Sementes:

Sementes, que en castellano sería “semillas”, es una muestra internacional de artes escénicas para el pequeño público. En nuestro festival intentamos programar un poco de todas las áreas artísticas: teatro, danza, títeres, música, circo, juegos… Es un festival para público infantil y familiar, con espectáculos en sala y en calle. Hemos conseguido colaborar con otras ciudades para ofrecer a las compañías que vienen a Portugal más de una función y que sea más rentable. Lo organiza nuestra compañía, Teatro Extremo, y cuando decidimos que trabajaríamos para público infantil y juvenil, pensamos también crear el festival para mostrar a nuestro público otras formas de hacer teatro, otras estéticas, otras maneras de ver las cosas…

Entonces, el que estaba hablando con Rui Cerveira, al que llamaremos TIPO 1, le respondió:

TIPO 1.- ¿Teatro Extremo?

RUI.- Sí, esa es nuestra compañía.

TIPO 1.- Pues yo conozco a una compañía de Madrid que se llama Teatro Xtremo, sin la e.

RUI.- Ah, mira, qué coincidencia…

TIPO 1.- Pues sí… A ver si es que estáis predestinados a hacer algo juntos, Teatro Extremo de Almada y Teatro Xtremo de Madrid…

Ahí me quedé yo pensando que el teatro que hace Teatro Xtremo no es precisamente para público infantil y familiar… Pero no sé qué más dijeron, porque vi que a los voluntarios de la feria de Fundão contándole a alguien su labor en la feria… Voy a transcribir también el diálogo:

VOLUNTARIA M.- Básicamente es un poco ayudar al tema de producción. Y, sobre todo, lo que estamos haciendo es encargarnos del premio del público, que el año pasado no se puedo dar por el tema del COVID, y este año estamos repartiendo los papelitos para que la gente vote cada espectáculo, del 1 al 5; luego hacemos el recuento de los votos y cuando acabe el último espectáculo el sábado, sabremos quién ha ganado, para que se le pueda dar el premio.

VOLUNTARIO F.- Yo hago esto desde pequeño, y es maravilloso porque me permite conocer gente nueva y otras culturas.

TIPO 2.- ¿Y los espectadores nos portamos bien?

VOLUNTARIO F y VOLUNTARIA M.- Claro…

VOLUNTARIA V.- ¡No! ¡No! ¡No! ¡Sois unos asquerosos! ¡Sois malísimos!

TIPO 2.- ¿Y eso?

VOLUNTARIA V.- ¡Robáis los bolis!

VOLUNTARIA M.- Es difícil controlar a los espectadores y que no se lleven los bolis con los que votan. ¡Hemos comprado 21 bolígrafos y nos quedan 6!

VOLUNTARIA V.- Por favor, ¡devolved los bolis!

TIPO 2.- Y tú, V, ¿desde cuándo eres voluntaria?

VOLUNTARIA V.- ¿Yo? Yo no soy voluntaria.

VOLUNTARIA M.- ¿Cómo que no?

VOLUNTARIA V.- A mí me ha metido ella.

VOLUNTARIA M.- ¿Yo?

VOLUNTARIA V.- Me sacó de la piscina y me puso aquí…

VOLUNTARIA M.- Bueno, pero…

VOLUNTARIA V.- Ayer me dijo “ayúdame, ayúdame”, y yo la ayudé, evidentemente, pero yo no soy voluntaria.

VOLUNTARIA M.- Bueno, ahora sí que eres voluntaria

VOLUNTARIA V.- No soy voluntaria, soy obligada.

En esa discusión estaban cuando llegó la Voluntaria I, pero ya no sé lo que dijo, porque decidí llevarme a Tiago de allí, por si se empezaba a complicar la cosa. Fuimos al supermercado a echarnos la siesta.

TIAGO.- ¿Siesta?

MARCELO.- Claro.

TIAGO.- ¿Has venido a Portugal a dormir?

MARCELO.- ¿Yo?

TIAGO.- Echarnos la siesta es perder el tiempo. Con lo bien que estaríamos escuchando las conversaciones de los teatreros mientras comen.

MARCELO.- Ya hemos escuchado suficientes conversaciones, y más que vamos a escuchar esta tarde…

TIAGO.- Yo soy antisiesta. Cuando sea Ministro de Cultura murciélaga, voy a prohibir la siesta.

MARCELO.- Pues muy bien. Duérmete ya.

Y con esto nos dormimos en una caja de copos de maíz al chocolate, o algo así. Me despertó Tiago tirándome de una oreja, y casi sin dejarme desperezar me llevó volando al Auditório do Moagem a ver El amo, de Panpán Teatro, que empezaba a las cinco. Recuerdo que escuché hablar a esta compañía en la feria del año pasado. Hacen un trabajo de máscaras. El amo es una historia de dominación y casi vampirismo, en que un señor que es escritor tiene una secretaria que se muere, y entonces llega otra secretaria que no sabe dónde se mete, ni os lo voy a decir yo, si queréis saberlo, id a verla.


Los intérpretes de
El amo saludando

Al finalizar, de camino a un espectáculo al aire libre que había a las seis y media, escuché a Marta Pajuelo y a Pablo Canela, de Panpán Teatro, decir a alguien:

Pues estamos muy contentos de haber traído El amo a Fundão. Aunque no es la primera vez que la hacemos en Portugal, el año pasado estuvimos aquí en la feria y contactamos con un programador del sur y hemos estado allí en abril, en tres teatros distintos. Estamos muy satisfechos, la verdad.

El espectáculo de las seis y media se llamaba Peus dalt, y la compañía Spinish Circo, y era un espectáculo de circo, teatro físico, una cantante y muchos maniquís. Estaban en un muy buen escenario, un espacio frente a la sala multiusos en la que se hacen las funciones de por la noche, y el público se sienta en la escalinata, de modo que todos ven bien el espectáculo.


El público viendo a
Spinish Circo

Después de aquello, la cena en la Quinta Pedagógica, y Tiago y yo fuimos hacia allá sobrevolando a un tal Sergio Gayol, que comentaba en qué consistía el festival Rincones y Recovecos.

En el Festival Rincones y Recovecos hacemos espectáculos en sitios pequeñitos, en La Laboral de Gijón, que es el edificio civil más grande de España. Vamos a celebrar la quinta edición, y este año vamos a volver a una cierta normalidad, porque la idea de inicio era que los espectáculos trajeran su propio espacio escénico, y luego aprovechamos la laboral, que es un espacio singular en sí. Después, durante la pandemia, aprovechamos la caja escénica, y ahora hemos dicho, “pues lo vamos a hacer mixto”, entre patios, plazas, espacios no convencionales… Quinta edición, 15, 16 y 17 de septiembre de 2022.

Bueno, y así llegamos a la Quinta. Sabina no daba señales de vida. Para ese entonces yo y Tiago ya éramos uña y carne. Hasta la hora de la cena, en que se puso a buscar el jamón en…

Pero eso os lo contaré otro día.

Continuará.

Marcelo, el murciélago

El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí