Marcelo en los camerinos de El silencio de Elvis

0
318


El silencio de Elvis – foto de Paula Piñón

Lo he vuelto a hacer. Me he colado en los camerinos de El silencio de Elvis, en la sala pequeña del Teatro Español. Es que ya hacía un montón que no me metía en ningún camerino, porque Finea me tenía acomplejado… Me ha llamado cotilla y de todo. Y además, porque la última vez que lo hice, en el Price, me descubrieron… Pero he pasado de ella y del miedo a ser descubierto de nuevo, y el jueves, que se reestrenaba El silencio de Elvis en Madrid, allí me metí, en el Teatro Español.

El silencio de Elvis está escrito y dirigido por Sandra Ferrús, la misma de La panadera. Pero si no hubiera sabido lo de La panadera, me habría enterado enseguida, porque pillé a Sandra hablando frente al espejo una media hora antes de la función (lo que suelen hacer los actores y actrices, hablar frente al espejo… lo he descubierto en mis visitas a camerinos… es que Sandra además de autora y directora, es actriz en ambos montajes). Estaba diciendo algo así:

Sandra, Sandra, Sandra… ¿Qué supone haber hecho de nuevo La panadera en Galileo después del CDN, y reestrenar El silencio de Elvis ahora en el Español? Pues supone poder seguir compartiendo preguntas y seguir buscando respuestas. Cada bolo que sale de cada una de las funciones es una celebración… Siempre lo es, pero en estos momentos de pandemia, con todo lo que conlleva, pues se hace más palpable.


Sandra Ferrús en
La panadera – foto de Luz Soria

Es cierto, no os he puesto en antecedentes, pero a lo mejor ya os los sabéis. Es que en enero Sandra estrenó La panadera en la sala pequeña del María Guerrero, en una disposición a tres bandas, y hace pocos días ese mismo montaje estuvo dos semanas de nuevo en Madrid, en el Teatro Galileo; no sé cómo habrán dispuesto allí el espacio, porque no he ido a Galileo, pues ya me colé dos veces en la Princesa (la sala pequeña del María Guerrero tiene ese nombre, porque antes de María Guerrero, el teatro se llamaba Teatro de la Princesa, vete a saber por qué, quizá cuando se lo pusieron, alguna princesa iba al teatro alguna vez… la pequeña del Español, Margarita Xirgu, sí que está algo más claro por qué lleva ese nombre). Y en cuando a El silencio de Elvis, se hizo en el Teatro Infanta Isabel en 2019, no sé si yo había venido ya de Almagro o no, pero no la vi entonces… (Os recuerdo que yo soy un murciélago de Almagro, pueblo famoso por el Festival de Teatro Clásico -que este año tiene a una talludita parejita haciendo Antonio y Cleopatra y también por vender las berenjenas de los pueblos de alrededor como si fueran invento suyo).

Si en La panadera asistíamos a la caída de Concha, una mujer casada y con hijos que trabaja en una panadería, debido a la filtración en redes sociales de un vídeo íntimo con su pareja de hace muchos años, en El silencio de Elvis vemos cómo la sociedad no es capaz de aceptar y tratar la enfermedad mental de un semejante, Vicentito, y le deja toda la responsabilidad a la familia, junto al miedo que la familia padece ante lo desconocido, y el hartazgo de la situación. Ambas tienen un tratamiento similar de la familia, y en ambas hay que tener el pañuelo preparado por si acaso se escapa una lagrimilla. Yo no, claro, porque soy un murciélago, yo no lloro, pero juraría que algún espectadora y espectadora lo hicieron… Ambos montajes han coincidido en la misma temporada madrileña, e incluso en el mismo mes, como decía Sandra frente al espejo:

Y tener dos funciones en un mes es un milagro. Si hace 5 años me hubieran contado que esto iba a suceder, no hubiera creído ni una sola palabra… Pero, bueno, es real… Antes de cada función he de pellizcarme para ver si… ¡Ay! Es real… ¡Ay! ¡Ay! ¡Es real! ¡Es real!

De repente, al verla pellizcarse, me dio mucha vergüenza estar en el camerino, así que me fui hacia el escenario. Allí estaba el resto de intérpretes calentando, uno respirando en el suelo, otro recitando refranes… Que si “el perro de san Roque”, que si “el cielo está no-sé-cómo”… ¡Es que hacen unas cosas los actores y actrices…! Susana Hernández, Martxelo Rubio y Elías González coinciden en ambos montajes. Luego también está en El silencio de Elvis José Luis Alcobendas. Estaban concentrados. Me quedé escuchando a ver si alguno decía algo interesante, pero nada, solo trabalenguas… Y esas cosas de los estrenos: “pues hoy viene mi primo”, “pues de mi parte viene Ascen, por cuarta vez”, “¿Ascen otra vez?” “¡si ya se la sabe!”


Susana Hernández en
La panadera – foto de Luz Soria

Entonces Elías comenzó a tararear una canción de Elvis (es que en la obra imita a Elvis, y no solo él), y los demás se le fueron uniendo, hasta que estaban cantando todos muy contentos… Y llegó Sandra y se unió durante unas frases…, pero les pidió silencio enseguida para decirles unas palabritas antes de que entrara público…

Os quiero contar antes del estreno, que la sensación que tengo es la de cumplir un sueño con una misión, una misión que tenemos todos… Tenemos la misión de contar esta historia ahora, en el Teatro Español, hasta el día 13 de junio… Cada espectador, cada uno de nosotros, actores y actrices, los técnicos, los acomodadores, producción, dirección, cada uno que hace posible el teatro, tenemos esa misión… Y esa misión en mi caso es también un sueño y creo que comparto ese sueño con muchos de vosotros, que la hacéis posible.

Entonces se asomó la jefa de sala por allí y dijo “¡Entra público! ¿Estáis listos?” Y todos dijeron que sí, y gritaron lo de “mucha mierda”, y esas cosas que se dicen, y se escabulleron hacia camerinos. Yo me quedé allí colgado de una esquina de encima de la grada, que como está todo muy oscuro, aunque la sala es pequeña, seguro que no me veía nadie… Y empezó a entrar el público. Los críticos, los trabajadores del Teatro Español, los amigos y vecinos de los actores, la famosa Ascen, hasta el maldito dálmata nico guau entró…

Marcelo, el murciélago

El silencio de Elvis
Escrita y dirigida por Sandra Ferrús
Con José Luis Alcobendas, Elías González, Sandra Ferrús, Susana Hernández, y Martxelo Rubio
Coproducción de El Vodevil S.L., Tanttaka Teatroa, Acrónica Producciones S.L. e Iria Producciones
En la sala Margarita Xirgu del Teatro Español hasta el 13 de junio

 


Elías González en
El silencio de Elvis – foto de Paula Piñón

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorPensar a la carrera
Artículo siguiente062 Andar con los pájaros volados
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí