Marcelo se cuela en Madferia 2022 (y IV)

0
138

(Para leer otras entregas de esta crónica, pulsar aquí.)

Venga, que sí, que ya termino la crónica de Madferia

Bueno, como podréis suponer, después del día que había tenido, esa noche del jueves al viernes dormí muy a gustito. No me molestó nadie. A las 10 de la mañana comenzaba otra obra infantil en Matadero, Las aventuras del león vergonzoso, un musical de títeres muy entretenido con un león que viajaba de un lado a otro del planeta… Salían muchos animales, ¡pero ningún murciélago! Deberíamos hacer una huelga…  ¡Nosotros también queremos salir en las obras de teatro! A ver si la compañía responsable de este espectáculo, El pot petit, saca alguna vez a un murciélago en alguna obra…


Detalle de una mesa del ambigú de Matadero – Esta foto no viene a cuento aquí, pero la veis de todos modos

Tras esa función, en que un montón de niños se lo pasaron de lo lindo y algunos adultos también, había media horita para un café, y muchos hablaron y hablaron… Hay que ver lo que habla la gente en las ferias, ¡qué cansinos! Después, a las 11.30h., comenzaba una charla muy interesante, a la que llamaron “conversatorio” (que a mí me recuerda a supositorio, una palabra que alguna vez le he oído a un humano). En concreto, eran Conversatorios con las unidades públicas de producción y el sector privado, y a ello se había invitado a varios directores y directoras de centros públicos, como Alfredo Sanzol, Laila Ripoll, Lluís Homar y Natalia Menéndez, moderados por Javier Yagüe. No voy a decir de qué centro se ocupa cada uno, el que no lo sepa, que lo busque, que para eso inventaron Internet.


Los que conversan en este conversatorio, todos en fila

Les llevaron a ellos porque aunaban en su persona al creador con compañía propia y al gestor de un espacio público (o privado en el caso de Javier Yagüe). Lo que me quedé mirando en esta charla no fue tanto a los de la mesa, sino a un tipo que estaba allí escribiendo cosas que oía. No es raro ver eso, siempre hay algún crítico en los teatros escribiendo sus pensamientos en la libreta, y esos pensamientos luego los plasman en alguna crítica… Lo gracioso es que este no escribía en una libreta, ¡sino en servilletas de bar! Sí, en servilletas de bar. Pensé “¿a ver si va a ser el famoso ese que dicen que escribe en servilletas de bar”? Me acerqué poco a poco a él, me coloqué justo encima, posado bocabajo, leyendo lo que iba poniendo… Aquí alguna de las frases que iba anotando en sus servilletas:

  • “Yo buscaba alguien con quien tener una relación estable.”
  • “Me postulé porque era una compañía. Una casa en la que todo lo que pasaba allí respiraba un alma.”
  • “Yo siempre he tenido mucho tirón por los asuntos públicos, de hecho, estudié Derecho.”
  • “En la cultura en España tenemos la sensación de estar metidos en un carro de ruedas de madera.”
  • “Siempre te preguntas cómo funciona esto. Me ha costado mogollón enterarme de dónde estaban los euros y quién los tenía. Los euros están contaos y limitaos.”
  • “Como una coproducción con Pentación, que no se había hecho nunca. Un equilibrio absolutamente necesario.”
  • “Me sorprendió todo. Yo nunca había tenido contacto con el lado oscuro.”
  • “El Estado está construido sobre una caja.”
  • “Es todo una bola.”
  • “Estamos muy atrás en esto que es Europa.”
  • “Esto de que el público no pueda hablar es terrible. Noto la vibración.”

En fin, un montón de frases más que fueron escritas en servilleta… y luego cuando acabó la charla el tío ese se levantó y se marchó, pero se le cayó una servilleta, que robé sin dudarlo:

Desde luego, hay gente para todo… (Me refiero al que escribe las servilletas, no a quien entra en la RESAD sin haber estudiado derecho.)

Después de aquello salí al cálido ambiente de la gran avenida de Matadero (cálido porque no os había dicho que hacía mucho calor y los humanos lo estaban pasando fatal… ¡cosas de humanos!) Y ahí me crucé con Finea…

FINEA.- ¿A dónde crees que vas?

MARCELO.- No te importa.

FINEA.- No, no vas a ver otro espectáculo, te quedas aquí con nosotros.

MARCELO.- Pero es que ahora empieza Casa, de Lucía Miranda y el Cross Border Project, y…

FINEA.- Ya la has visto.

MARCELO.- Pues eso es verdad.

FINEA.- Tenemos reunión con Ramón y Jorgito.

MARCELO.- Sí, claro, para que me vuelvan a torturar.

FINEA.- ¿Has pensado alguna vez en ser actor?

MARCELO.- ¿Yo?

FINEA.- A ver, no como eso que hacemos en el Festival de Almagro, que nos aprendemos de memoria una cada verano y luego la representamos cada noche de agosto cuando los del festival ya se han marchado… No como eso. Me refiero a actor profesional.

MARCELO.- ¿De los que cobran?

FINEA.- De los que cobran.

MARCELO.- Pues…

FINEA.- Quiero que montemos un espectáculo.

MARCELO.- ¿Quién?

FINEA.- Tú y yo. Y estos dos… Los cuatro.

MARCELO.- ¿Cuatro murciélagos?

FINEA.- Que sí, pesado…

MARCELO.- Pero…

Y entonces me llevó a un apartado en el ambigú, y allí, viendo desde arriba a los que no habían entrado a ver Casa, y después a los que salieron de ver Casa y vinieron a comer, me contaron su propuesta, que poco a poco fue madurando hasta llegar a contarle a Lorenzo, el encargado del súper, y a Carol, mi cajera preferida, lo que ya sabéis… Y si no lo sabéis, lo podéis leer aquí. Pero esa es otra historia…

De Madferia poco queda ya… Por la tarde estaba programada Ojo de buey, de Proyecto Larrúa, pero como Finea me dijo que ya la había visto en Cuarta Pared, tampoco me dejó entrar. También se reunió el jurado de Cofae para decidir los premios de Cofae 2022. Cofae es la Coordinadora de Ferias de Artes Escénicas del Estado español, una asociación cultural sin ánimo de lucro que aglutina algunas de las ferias de artes escénicas más importantes de España. Y hace pocos días se ha sabido que decidieron dar el premio de este año (muy merecido) al periodista Daniel Galindo (responsable de La Sala de RNE) “por su labor de comunicación cultural que genera complicidades en el sector, con independencia de sus condiciones y lugar de procedencia y por su atención a los proyectos de las Ferias de Artes Escénicas”. Y también ha habido una mención a la compañía Els Comediants, “por haber impulsado, creado, organizado la primera feria de teatro que hubo en el Estado, dando nombre a esta tipología de eventos”.


A punto de empezar
El grito del cardo

Después di esquinazo estos tres pesados y me metí a ver a Inma González en El grito del cardo, pero Finea entró a buscarme y me sacó de allí de la oreja diciendo que ya la había visto en Nave 73, y que teníamos que preparar nuestro proyecto en el ambigú. Conclusión, que entre que muchos asistentes ya se habían marchado, y que Finea no me dejó ver nada desde la obra infantil, para mí este último día de Madferia estuvo un poco desangelado…

Poco más puedo contar. Espero que en Madferia 2022 se hayan hecho muchos negocios y que las funciones de teatro, danza, circo, etc., se muevan de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, de provincia en provincia… Y que yo no me pierda ninguna…

Marcelo, el murciélago

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí