Más trece

0
383

El jueves pasado os cedí trece palabras del post para que opinarais. Nada se supo de vosotros. Supongo que también sois la mayoría silenciosa. Así que las recupero en propiedad y las incorporo al comentario de hoy, que será entonces de ciento noventa y seis.

 


El jueves pasado os cedí trece palabras del post para que opinarais. Nada se supo de vosotros. Supongo que también sois la mayoría silenciosa. Así que las recupero en propiedad y las incorporo al comentario de hoy, que será entonces de ciento noventa y seis. 
Una figura con muslos de alambre y pantorrillas de hueso espera que escriba algo de sus zapatos. Quizá no lo sepamos, pero puede estar a punto de ser arrojado por un precipicio. De ahí que el fotógrafo no haya querido mostrarnos su gesto espantado. O tal vez solo se prepare para dar un nimio raquetazo sobre el plinto. Después bajará con un escueto salto. El 23 de mayo me/os preguntaba «¿de quién son los periódicos?» y la cuestión reverbera con bríos endebles esta semana, en la que por cierto alcanzamos también la mayoría de edad en países como Camerún, Honduras, Irlanda, Pakistán o Mozambique. ¿Alguien allá? Dos anotaciones a pie de página para terminar: lo mío con Pablo en D183 es un matrimonio… artístico. La gaviota no llegó a Andorra, aunque en su lugar lo hizo un petirrojo, según informó la destinataria del mensaje. De Vitigudino no se recibieron noticias.