Miradas a un paisaje inventado

0
268

Con el título genérico de Pueblos de Colonización. Miradas a un paisaje inventado, el Museo ICO, gestionado por la Fundación ICO (Instituto de Crédito Oficial), la exposición plasma el trabajo que los arquitectos Ana Amado y Andrés Patiño llevan persiguiendo desde hace años y que dio lugar al libro Habitar el agua. Formada por cerca de 200 obras originales entre fotografías, documentos, dibujos y planos y otras tantas reproducciones fotográficas y una serie de publicaciones que se exhibirán colgadas de la pared y en vitrinas, Miradas a un paisaje inventado muestran una panorámica de las actuaciones del Instituto Nacional de Colonización (INC) en la España del siglo XX. Como relata Ana Amado en la presentación del proyecto, “la ingente tarea emprendida por el Instituto Nacional de Colonización, un organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, entre las décadas de los años 40, 50, 60 y primera mitad de los 70, en la España franquista, constituye una labor poco conocida por la ciudadanía en general. Este será el contexto en el que nacerá y desarrollará su actividad el Instituto Nacional de Colonización, creado en 1939, y con antecedentes en el Instituto para la Reforma Agraria (IRA) de la II República que proviene, a su vez, de la tradición regeneracionista que había considerado la importancia de los regadíos para la renovación de la economía española desde finales del siglo XIX. Su objetivo, hasta su desaparición en el año 1971 (en el que se fusionará con otros organismos para constituir el IRYDA) será el de ampliar la superficie de terreno cultivable mediante labores de drenaje de la tierra, creando regadíos que se extenderán a amplias zonas improductivas del territorio, para fijar y controlar la población campesina y la consecución de objetivos de producción agrícola, evitando el éxodo rural. La actividad del INC también forma parte de un proyecto inscrito en un ideal reorganizador del territorio rural a partir de principios que emanaban de una retórica de modernidad. El planeamiento urbano y arquitectónico de los nuevos pueblos, creados en un inusual acto de voluntad, va a ser un punto fundamental del programa, teniendo en cuenta la época de transición en que se encontraba la arquitectura española, que se debatía entre la tradición academicista de posguerra y una expresión moderna de raíz orgánico-racionalista que pugnaba por hacerse oír. La política hidrológica de construcción de presas y pantanos en las principales cuencas fluviales del territorio nacional será en última instancia la que procure la presencia del agua para su traslado por medio de canalizaciones hasta los pueblos y los terrenos yermos, que de este modo pasarán a ser cultivables y productivos. El capital humano sería suministrado por el movimiento de población de grandes masas de colonos y familias que se asentarían en los nuevos pueblos creados. En las condiciones del país, sumido en una larguísima posguerra, se comprende claramente el enorme desafío y la formidable tarea que supuso la colonización, centralizada y comandada por el INC a lo largo de más de tres décadas”.

 

Dónde: Museo ICO, Madrid

Cuándo: Del 14 de febrero al 12 de mayo