Mis 30 discos de 2022

0
146

Recordaré 2022 como el año del retorno. Volvieron los amigos, los conciertos, los viajes y la posibilidad de que sucedieran cosas imprevistas. Porque como canta Germán Salto en su último disco, “solo el tiempo puede devolverte el color” (o quizás diga “calor” pero yo siempre he querido entender “color”). También volví a Londres después de la experiencia oxoniense y a ir con frecuencia a la universidad donde pasé mucho tiempo durante mi primer año en la ciudad. Me volvieron a fascinar las ciudades, las canciones, los libros y las películas. Por otro lado, me di cuenta de que el tiempo pasa aunque vistamos todos los días con mochila y zapatillas y nuestros sueños adolescentes no se hayan esfumado del todo. La irrupción de niños y bodas a mí alrededor no deja lugar a dudas; tampoco el dolor de cabeza un viernes al despertarme después de dos cervezas.

Muchas de mis canciones de 2022 forman parte de esta lista porque contienen diez o veinte segundos, ya sea una parte de una estrofa o un cambio de acordes, que me resultan únicos e inolvidables. Otras las escuché en directo y desde entonces me pertenecen. El parón de la segunda estrofa de “Tired of Taking It Out on You” después de que Jeff reconozca que se avergüenza de sí mismo en sus peores momentos; la entrada de la batería y la voz de Alex G en “Runner” cuando dice preferir a la gente que no le juzga por lo que dice sino por lo que hace; la atmósfera pop de Cass McCombs con “Karaoke” y ese estribillo con referencias a The Righteous Brothers” (“You sang a melody, unchained / But will your love godspeed to me?”) que me intriga y del que siempre quiero más; la melodía del teclado de “San Francisco” de Bonny Doon que cantamos muy alto mientras cocinamos y decoramos el árbol en un Londres bajo cero; los paseos naranjas al atardecer de Carolina Durante en “Colores” a los que yo también sigo agarrado; “Strawberry Lemonade” abriendo el concierto de Christian Lee Hutson en el festival End of the Road con David a mí lado emocionado; caminar a las 4 de la tarde por Islington en compañía de Weyes Blood y reparar en eso de “We’ve all become strangers / Even to ourselves.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí