Movimientos de tropas rusas en el Cáucaso

1
314

 

A finales del pasado marzo tuvo lugar en el Cáucaso norte uno de los movimientos de tropas más significativos desde el inicio de la segunda campaña chechena, en 1999. Se calcula que entre 20 y 25 mil soldados rusos abandonaron una de las principales bases militares del ejército ruso en Chechenia rumbo a Daguestán.

 

La situación en Daguestán se ha ido complicando en los últimos meses a pesar de la publicitada muerte –por parte de las autoridades rusas– de algunos destacos líderes insurgentes. Mientras Chechenia ha alcanzado un paz relativa –manu militari–, conseguida en gran medida gracias a los desmanes del régimen de Ramzán Kadirov, Dagestán –sobre todo en la región de la república fronteriza con Chechenia– se ha convertido en escenario de las tensiones entre insurgentes y autoridades federales. Asesinatos de autoridades –desde jueces a policías–, ataques con coche bomba, ataques suicidas… Organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, han denunciado que tanto tropas rusas como autoridades policiales locales llevan a cabo detenciones arbitrarias. También se ha registrado desapariciones y asesinatos. Estos casos no se investigan, contribuyendo a un impunidad endémica en el Cáucaso

 

La primera justificación con la que se especuló cuando se supo del desplazamiento masivo de tropas rusas desde Chechenia hacia Daguestán fue que las autoridades rusas trataban de llevar a cabo operaciones militares para estabilizar la república. También se ha hecho pública la intención del ejército ruso de reducir progresivamente el número de reclutas provenientes de las repúblicas del Cáucaso. Se aducen razones de armonía en los cuarteles: al parecer, los caucasianos suelen adaptarse mal a la cultura cuartelaria rusa (una refinada cultura de novatadas hipercrueles, racismo, un elevado porcentaje de la oficialidad con su psique en el límite entre la psicopatía y el despotismo… ese tipo de cosas Made in Russian Army). La medida no es disparatada si se tiene en cuenta el uso masivo de reclutas forzosos en los conflictos que mantiene abiertos Rusia en su periferia y que se localizan principalmente en el Cáucaso.

 

La situación geográfica de Daguestán ha motivado asimismo especulaciones que relacionan esos movimientos de tropas con uno de los conflictos geopolíticos mundiales más relevantes: Irán. No han faltado los analistas que señalan que los movimientos de tropas rusas dentro del Cáucaso tienen por objeto destacar tropas rusas lo más cerca posible de Irán ante un eventual ataque de Israel y los Estados Unidos. Algunas informaciones refuerzan esta teoría al indicar que las tropas rusas se han establecido mayoritariamente en emplazamientos cercanos a la costa del Mar Caspio, fuera por tanto de la zona de Daguestán que más violencia insurgente registra. También se señala que no tiene mucho sentido un desplazamiento masivo de tropas si el objetivo es luchar contra unos guerrilleros distribuidos por todo el territorio en pequeños grupos con una alta movilidad, casi invisibles por tanto para un ejército convencional.

 

La costa de Daguestán con el Caspio, mar al que Irán también tiene una amplio acceso, suma más de 500 kilómetros. La república de Daguestán comparte unos 150 kilómetros de frontera con Georgia y unos 315 kilómetros de frontera con Azerbaiyán. Precisamente Azerbaiyán, con una longitud norte sur de menos de 200 kilómetros, separa la frontera sur de Daguestán de la frontera norte de Irán.

 

Al tiempo que se desvelaban los movimientos de tropas rusas el pasado marzo, se conocía también la firma de un acuerdo entre Chechenia, Daguestán e Ingusetia para poner en marcha un plan conjunto de promoción turística. El objetivo es promocionar en el exterior los atractivos turísticos de la zona fronteriza entre las tres repúblicas, con sus estilizadas y afiladas montañas, sus hospitalarios lugareños –la hospitalidad en el Cáucaso es una cuestión de honor– y sus verdes valles. Una de esas noticias dignas de ser incluidas en una antología del humor negro más disparatado.

 

1 COMENTARIO

Comments are closed.