Negacionistas: palabra clave para desinformar

0
419

Hay Muchas informaciones que parten de los propios gobiernos autonómicos y central y de algunos investigadores y médicos que se han erigido como portadores científicos en los medios de comunicación que  dejan la duda y el desconcierto al ciudadano. Algo nos están ocultando o por el contrario son tan irresponsables que no deberían ostentar los puestos que tienen y recibir los sueldos que les pagamos.

Esta pandemia tiene muchos interrogantes que no se están enfocando de una manera científica y veraz. La ciencia no es lo que ordena un gobierno. La ciencia es un cúmulo de cientos de científicos que no deben tener dogmas inamovibles ni tampoco acatar las decisiones de un Organismo político como es la OMS. Desde un primer momento y eso si es reconocido abiertamente, tanto China como la OMS actuaron deliberadamente tarde en dar la alarma para evitar la extensión de  la pandemia. Aún no se sabe cuál es el animal intermedio que ha servido de puente para que el Covid-19 salte a los humanos. El Gobierno de China no permite la entrada en su país para investigar qué fue lo que ocurrió en Wuhan, el epicentro de la pandemia ni tampoco nos dicen cuáles son sus propias investigaciones. Sólo con esto, las dudas y especulaciones pueden saltar la alarma de cualquier persona medianamente informada.

Pero existen muchas más interrogaciones inexplicables en unos países como España que se supone tenemos todos los datos informatizados. ¿Qué pasa con las estadísticas que nos han ido informando día a día de enfermos, fallecidos, contagiados? ¿Por qué no existe de verdad un comité de expertos ajeno al Ministerio desde un principio? ¿Por qué se cierran restaurantes y comercios con el grave daño económico para evitar los contagios dicen, cuando en el metro y los medios de transporte están llenos sin poder guardar las distancias de seguridad  en vagones cerrados sin aire? ¿Por qué denuncian a los ciudadanos por no llevar mascarillas o hacer fiestas y ellos, los políticos de todos los colores celebran las fiestas donde se quitan las mascarillas y NO PASA NADA? ¿Por qué no se baja el IVA de las mascarillas como en el resto de los países de la Unión Europea y se suben los sueldos los políticos teniendo un país casi en la ruina económica? ¿Por qué nos machacan minuto a minuto todos los medios de comunicación sobre la pandemia creando miedo a la población? ¿Por qué se permite dejar morir a personas por no poder haber diagnosticado su enfermedad en esta llamada segunda ola? ¿Acaso no ha habido suficiente tiempo para reforzar el servicio sanitario? ¿Por qué no se deja hablar a científicos que opinan lo contrario tachándolos de NEGACIONISTAS? ¿Por qué se intenta crear un Ministerio de la Verdad para luchar contra los Negacioncitas? ¿Por qué una vacuna para ser considerada fiable y segura tiene que pasar un periodo de 5 a 10 años y ahora dicen que en pocos meses ya la tenemos disponible? ¿No es extraño? ¿Por qué las farmacéuticas que están investigando las vacunas y sobre todo las que están a punto de salir se les hacen firmar a los compradores (Estados) que no se responsabilizan de los efectos secundarios? ¿Qué es lo que temen sus propios creadores?

Sin duda tengo muchos otros “por qué” y seguramente quien lea esta opinión también tendrá otras interrogantes que se quedan sin contestar.

Cuando ningún medio de comunicación dio publicidad (¿sospechoso verdad?) del Informe estremecedor que lanzó Médicos Sin Fronteras, yo lo expuse y lo denuncié en este mismo blog. En el citado informe denunciaban que entre 27.000 a 33.000 ancianos habían muerto en las residencias por las decisiones políticas de no trasladarlos a los hospitales. Demencial. ¿Nadie se ha echado las manos a la cabeza? Muchos de ellos murieron abandonados, solos, angustiados, encerrados en sus habitaciones. Un informe que los medios de comunicación han silenciado. La vergüenza de nuestro país y de nuestros representantes políticos. Ahora, el Gobierno si que reconoce que 20.000 ancianos murieron en las residencias. ¿Por qué no se depuran las responsabilidades penales tanto a los responsables de las residencias como a los políticos que lo permitieron? ¿Es que en esta pandemia vale todo? ¿Por qué se están parando ahora en algunos hospitales las operaciones pendientes inclusive las del cáncer? Esto es inaudito e imperdonable. Nadie dimite, todos siguen sujetando sus sillones y aquí no ha pasado nada. Con echar la culpa al virus se quedan tranquilos. Se lavan las manos y miran hacia otro lado, mientras la sociedad sufre medidas que cortan su libertad y sus derechos elementales.

En la Revista Discovery Salud están publicando de forma continuada y mensual, art´ñiculos de científicos que opinan de forma contraria a los que salen en las televisiones, con informaciones constatadas con informes científicos y referencias de las publicaciones. ¿Por qué no se les llama a ellos también para que haya un debate público sobre la pandemia y sus consecuencias? ¿Por qué existe temor a ello? Si tan seguros están los “comités de expertos” de sus decisiones tomadas ¿Qué temen? Sería una oportunidad para la ciencia oficialista dejarlos en ridículo por ser Negacionista….¿o tal vez quedarían ellos?.

Para que exista un verdadero debate científico, unos y otros tienen que exponer sus investigaciones sin temor a nada y sin que sean tachados de conspiranoicos. Parece que quien no está de acuerdo o pone en duda las palabras sagradas de los políticos o sus ayudantes, no deben ser escuchados. Y la ciencia no es esa. La ciencia debe ser abierta y lo que es hoy  una afirmación  rotunda y confirmada, mañana puede ser una gran equivocación.

Lo que sí parece que hay una unanimidad, es que este virus no se comporta como otros coronavirus existentes. Ante ello nos podemos preguntar casi sin equivocarnos ¿el SARS-Cov-2 como se llama ahora el Covid-19 es artificial?

Por todo ello aconsejo la lectura de la Revista Discovery Salud, donde encontraremos muchas respuestas a estos interrogantes abriendo el debate amplio y sin tapujos. Me consta y dicho por su propio Director de la revista el periodista investigador José Antonio Campoy, que Discovery Salud llega a miles de médicos, al Ministro de Sanidad, al Gobierno y a las Consejerías de Sanidad  de las  Comunidades Autonómicas. Entonces..¿si no están de acuerdo con lo que se publica en la citada revista porqué no lo dicen? ¿Si es mentira porqué no la denuncian? Sencillamente porque todo lo que se dice en la misma está apoyado por numerosos informes científicos. No se inventan nada. Su equipo es muy responsable y nos muestra la otra cara de la Pandemia.

No podemos creernos al pie de la letra lo que nos quieren transmitir los medios de comunicación ya que la mayoría de ellos siguen los parámetros impuestos por sus Consejos de Redacción. Tenemos que tener una mente más abierta e investigar por nosotros mismos sin dejar al lado ninguna información y llegando a las conclusiones por nuestras propias indagaciones y no por lo que nos quieran inducir.

Unos medios de comunicación libres deben escuchar a los científicos e investigadores que escriben en Discovery Salud, a los médicos por la verdad y a muchas otras opiniones aunque sean diferentes de las planteadas por el Gobierno. No podemos permitir que se corte la libertad  de expresión ni tampoco el monopolio de la información oficial.

Hace unos días el Gobierno a creado un Departamento de la Verdad para desmentir las informaciones que crean que no es verdad. Pero… ¿quién dice lo que es verdad y lo que no? ¿El Gobierno que muchas veces nos miente y nos engaña? ¿Un equipo de censuradores dependiente del Gobierno? Desgraciadamente estamos más cerca  de hacerse realidad la novela de George Orwell “1984”. Tal vez en lo único que se ha equivocado es en el año. Tenía que haber aumentado a su título en 36 años más.

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorLos cortes mediáticos al trumpismo
Artículo siguienteUna conversación con cinco siglos de diferencia
Pedro Pozas Terrados es escritor, naturalista, dibujante, poeta, investigador, crítico, aventurero, animalista, ecologista y amante de la vida en todas sus formas. Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio en España y miembro del Comité Español de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ambos cargos desempeñados de forma altruista. Ha escrito once libros, coautor de seis más. Posee doce cuadernos de campo (dibujos en lápiz) además de 400 láminas de dibujo y 50 en acuarela. Sostiene que la Tierra tiene que ser un ente jurídico con derechos propios recogidos en todas las constituciones de los gobiernos. Que los grandes simios deben ser considerados personas no humanas con sus derechos básicos y que todos los seres vivos tienen que ser respetados y tratados como seres sintientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí