No te lo folles si…. (enésima parte o la que sea…)

0
251

 

El otro día me dijeron en Twitter que a ver cuándo me dignaba a escribir un Fóllatelo si…. y no tanto post negativista sobre todas las condiciones que se me ocurren para no encamarte con un tipo. Es cierto, debería escribir sobre las buenas cualidades que tienen algunos sujetos que te llevan a meterte en la cama con él, aunque luego, más pronto que tarde, te arrepientas….

 

Pero lo siento, me siguen saliendo posts que engordan la lista de los defectos. Y me salen mucho más ahora, con la llegada del veranito y la contemplación de los pies al fresco por las calles de Madrid. Porque pies al fresco en esta época hay muchos: con pelitos, callos, juanetes, pies sucios y toscos… Yo creo que la policía (desde aquí os saludo majetes) haría más por la población en general multando a los que se ponen chanclas teniendo pies feos y no tanto desalojando a abueletes de 70 años que se encierran en un centro de salud de Vallecas. Creo yo, vamos.

 

Pero en fin, al tema, y aunque en el post de hoy hay muchos pies (no, no soy fetichista), tengo que iniciar la lista con una anécdota que me contaron el pasado fin de semana.

 

No te lo folles si el tipo tiene un retrato de Franco en su habitación. Me diréis que eso del retrato no se sabe hasta que una está en las puertas de los pormenores, pero hay pistas que pueden indicarte por dónde van los tiros: ideología facha y politos con la bandera de España (o en su defecto, pulseritas). No falla.

 

No te lo folles si se pone mocasines (esto también es válido para los zapatos castellanos).

 

No te lo folles si lleva mocasines y sin calcetines. O cualquier zapato sin calcetines. Qué poca elegancia y qué forma de generar pie de atleta.

 

No te lo folles si se pone pantalones de colores, y más, si le quedan pesqueros.

 

No te lo folles si se pone camisa, chaqueta, y zapatillas deportivas.

 

Ojo, que este consejo es para ellos: no te la folles si se puede tirar 20 minutos hablando de un vestido o de un marco de fotos. Para vidas tristes la tuya, así que para qué quieres otra.

 

No te lo folles si inicia cada una de sus frases con la palabra “yo”.

 

No te lo folles (o, como condición extraordinaria, solo un par de veces) si tiene una o varias mujeres en su vida. A ver, esta postura de hacerme el interesante a la par que perdido (no sé lo que quiero, me siento perdido, me gustas tú y también ella, quiero dejarla pero no puedo) está bien para las películas pero poco más. Si está perdido, que se compre una brújula o en su defecto, un libro de Bucay.. Exige que tanto a tu vida como a tu cama, te lleguen creciditos, física y mentalmente.

 

Ni te lo folles ni le des coba si se dedica a mandarte guassaps, sms o mails pero no consigues ni tomarte un café con él. Para raros ya tienes a los de tu familia. Y además, el tiempo es oro.

Vengo de París, como casi todos los niños, y me he pasado la vida entre Francia y España (aunque me defino extremeña). Empecé escribiendo de economía en Capital pero tras ocho años en los mercados bursátiles, y demostrando ser de perfil arriesgado, me hice freelance. He colaborado con los principales medios de este país y escrito varios libros de sexo, el último, "Hola, sexo: anatomía de las citas online (Arcopress)". Este blog es a consumir sin moderación pero ¡tampoco te lo creas todo!