Nos alzamos contra tanta desvergüenza y agresión mortal a la Tierra

0
289

Esta pieza corresponde a la serie El Envés

Regresar a los principios fundamentales: ser uno mismo, no hacer daño a nadie, defender y ejercer el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad, “sabernos parte del medio ambiente, “como árbol que camina”, decía Chamalú “lo que le pase a la madre Tierra le pasará a los seres humanos, y a todo cuanto es y existe. La solidaridad, el “saberse” es una dimensión antropológica del ser humano. Re-gresar, con humildad, paciencia y convicción a los elementos substanciales, elementales, constitutivos de todo cuanto es y existe. Dar a cada uno lo suyo,(no a todos por igual, sería suicida, sino lo que precisan para ser ellos mismos, para re-alizarse, disfrutar del derecho a la felicidad, al goce, al placer y al abrazo mientras dura tu entrega no como “trabajo, de tripalium) sino como “dafare”, faena en el sentido prístino. “Saberse”, de sapere, y aceptarse, ser coherente, tratar de no hacer daño a otro, de vir con coherencia “honeste vivere”… honeste es mucho más,,, es honeste vivere, vivir con dignidad, fortaleza= prudencia ¡qué palabra tan hermosa, fuerte, firme, clave de bóveda!… y volver a labrar la tierra, cuidarla, respetarla… “respetar” todo lo que es y existe (que no son sinónimos). El derecho a la búsqueda de la felicidad, a la equidad, a la koinonía no pueden ser opcionales ni insufribles… ser uno mismo, des-envolverse, des-arrollarse, compartir, saberse y amar y dejarse amado (No se ria nadie, hay gente que no cree firmemente en ese derecho consubstancial: saberse, de sapere, buscar, aceptar, dejarse amar… Tenemos derecho a estar aquí… pero hemos caído en el egoísmo, en la codicia (más que avaricia), … en la locura de ignorar/destrozar/ la sofrosine, el kalos kai agafós… el saber escuchar, atreverse a saber y a saberse (sapere audiam)… Ya los griegos lo advertían y cultivaban: conocerse a uno mismo y tratar de ser coherentes… Para no cansaros… atrevernos a querernos, a aceptarnos, a sabernos tal y como “somos” no como “estamos”. Lo más horrible es la ira, la soberbia, la ignorancia de los saberes fundamentales, de la realidad de sabernos queridos y de querernos a nosotros mismos… Sí, así como estamos y recordar que si caemos, ¡y hemos caído! el mismo suelo nos ayudará a levantarnos. Hay espacio para la esperanza, ya no más despreciarnos y caer en la peor de las desgracias: la hybris… la desesperanza. Dicen que los dioses, cuando entendían que había que destrozar a un gobernante soberbio, comenzaban por volverlo loco. Y esta “locura” es lo que nos atenaza, nos aherroja, nos envuelve como capa viscosa de fiuído de araña- Así, como somos y como estamos, no podemos coger nuestras cítaras y ponernos a cantar en el destierro de nuestra realidad más íntima. Llamadme loco (me acojo a Gibrán)… pero al igual que Jeremías cuando “compró un terreno” la víspera del destierro a Babilonia sino como seres humanos que estamos despertando del “sueño” que padecemos como especie, como seres vivos aunque heridos en el hondón del alma… Si nos lo proponemos… nos quitaremos la legañas, nos ducharemos con aguas lustrales, nos apañaremos una tela a la cintura y cantaremos al salir a la faena que nos aguarda. Sí, sí… SOMOS NECESARIOS, tenemos derecho a estar aquí y a vivir como auténticos seres humanos. No confundamos el ruido de las trompetas. No suenan a destrucción, derribo de muros en Jericó o castigo alguno… ¿Por quién? ¿Por imaginarios “dioses” que se desautorizarían y dejarían de ser (si es que algún día fueron, algo más “fantasmatha”). Sí Luis, sí amigos solidarios, si “robadores de momentos (no ladrones…¡Es hora ya ! de alzarnos y de ponernos en camino. Volvamos a leer el Prólogo de Unamuno a La vida de Don Quijote y Sancho. (Lo buscaré y lo cuelgo). Contemplemos lo que podamos del universo, sepámonos convencidos de que somos seres para la vida, para la amistad, para el amor, para levantarnos cuantas veces sea necesario… y pongámonos en camino…

Estos babilonios, persas, fariseos, sepulcros blanqueados por fuera… apartaos y disolvéoss. NO OS NECESITAMOS (politicastros perversos, avaros insaciables, NO SOMOS SÍSIFOS ni el resto de los “CONDENADOS” porque no hay dioses capaces de infligir semejantes castigos… Ya oléis a podredumbre, a miseria rapaz, a cieno…

Pero, amigo Luis, amigos RDM, amigos y hermanos… alcémonos, pasemos la palabra y el abrazo, y pongámonos en marcha para reconstruir esta ciudad enfangada… Pasemos la palabra, aplaudamos y abracémonos, pongámonos en marcha porque es posible la esperanza. SI, que pueden los que creen que pueden, porque nadie sabe de lo que es capaz hasta que se pone a hacerlo. AQUI Y AHORA pero no imitemos a Sansón porque pereceríamos todos y estoy convencido de que podremos si creemos que podemos. PASAD LA PALABRA, comencemos por querernos a nosotros mismos, por ser capaces de abrir las alas y volar hasta el lugar donde nacen los vientos. Recordad a la Gran Gaviota: La perfecta velocidad es estar allí… aquí, ahora y siempre. Como decimos entre los Robadores de momentos: Yo sé quien soy y me quiero como soy y no como estamos. Nosotros… SEGUIMOS: ¡PASAD LA PALABRA! Estos buitres emprenderán el vuelo, y si no… haremos de ellos compost, estiércol, substancia… porque las trompetas de los que anuncian el mal… se las tragaran hasta los eggs.

¡Animo! Mañana está en nosotros. Abandonemos esta falsa cadena de bueyes aguijoneados hasta el matadero.

La cifra nás inconmensurable comienza por un número… pues, eso. Despertemos de este desasosegante sueño: Trump, Putin, China, Brasil, estos pobres payasos que diz que nos gobiernan, La Alvarez de Toledo, el infumable Casado (consigo mismo), ese Rufián que no precisa de calificativo, ese “salva patrias que cuando comenzaba a medrsr llevó a la TV a su pisito de Vallecas y sentenció: Así es como debe vivir un obrero” o alguna falacia cuando es capaz él y su esposa, ¡ambos en el Parlamento, de conseguir “un crédito de millones de Euros para comprase una dacha con piscina, césped, jardí japones, casa para personal de servicio, dos coches oficiales con agente de seguridad a bordo y con vigilancia 24 horas al día y a la noche y a la desvergüenza de la dacha infumable que se mercaron ambos a dos…. Y ese Torras “descerebrado” y esos phantasmatas de la extrema derechoa más ramplona y peligrosa: cuando abren la boca para hablar, vomitan. Et tutti quanti que conocemos y vemos parlotear como cotorras enfebrecidas cada vez que abren la boca.¡NO NOS MERECEMOS ESTO!  ¿Pero no se les cae la cara de lepra cuando farfullan en el Parlamento, en los medios, en las covachas de los grandes capitales, en los patios de Monipodio… aunque estén maleados por los que “prestan apartamentos suntuosos…a cambio de??? Produce una gran tristeza verlos hablar, caminar, proponer, decidir engolfados en su hybris, en sus vanidades y en su miseria purulenta. BASTA YA.

¿Acaso no sentís, vosotros, amigos y compañeros, más que una desesperación, hastío o ira… una gran esperanza? Salgamos del lodazal en que han convertido el planeta y la atmósfera… y pongámonos en marcha porque Babel se ha derrumbado y podemos comenzar de nuevo. ¿Cuántos son los años del hombre sobre la Tierra? ¿Sexaginta et si validus est septuaginta… Pues este viejo profesor y periodista que firma, con sus ochenta y tantos años a cuestas, alza su voz contra la escoria que os barbotea y confía plenamente en que podremos alzarnos del cieno en que nos habéis metido y volveremos a trabajar la tierra, a cuidar ríos y mares, a respetar océanos y la atmósfera envenenada en que habéis convertido esta tierra en la que vivimos, nos movemos y somos. Habéis alcanzado el colmo de la degradación y de la miseria.NOSOTROS, los SERES HUMANOS, nos ALZAREMOS DE NUEVO reién salidos de las manos del alfarero. (Oficio noble y bizarro, entre todos el primero, pues en la industria del barro Dios fue el primer alfarero y el ser humano el primer cacharro!)

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorContra las distancias
Artículo siguienteVerbena del coronavirus
José Carlos García Fajardo
Seis hijos y doce nietos. Doctor en Derecho. Licenciado en Filosofía y Teología. Premio Nacional Fin de Carrera de Periodismo. Filosofía y Literatura en la Universidad de París y Relaciones Públicas en Oxford. Autor de Comunicación de Masas y Pensamiento Político (1984), Encenderé un fuego para ti. Viaje al corazón de los pueblos de África (1999), Marrakech: una huida (2001), Manual del voluntariado (2004), entre otros. Fundador de la ONG "Solidarios para el Desarrollo".

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí