Nuevo ciclo de Formación Profesional

0
249

Siempre ha existido. Es natural. El sexo no es nada malo. Hay mujeres que se ganan la  vida con ello. Es mejor protegerlas, asegurarlas, que pasen revisiones médicas. Mira en Amsterdam están en sus jaulas, digo, en sus escaparates, tan ricamente. Muchas de ellas quieren. Algunas hasta se enamoran de sus clientes.

 

Y un bálsamo de agua bendita pasa sobre las conciencias de quienes toleran, niegan o usan este servicio. El ser humano tiende a la  abstracción cuando no quiere sentir el peso de la culpa de nombres y apellidos.

 

Ley de la oferta y la demanda. Ellas deciden lo que hacen con su cuerpo, que son mayorcitas. Mientras no haya violencia.

 

Miro en las cunetas de los cruces a casi adolescentes, casi desnudas, casi drogadas, casi como tú y como yo. Las imagino enseñando su carnet del sindicato de empleadas del sexo (de los hombres). Ellas deciden. Y pienso en lo bien que viene la libertad cuando nos interesa no sentirnos responsables. Las mujeres prostitutas son otras. No son madres, ni hermanas, ni hijas. Rara vez amigas. También los anuncios son para otros. Por eso hay tantos y es tan difícil suprimirlos.

 

Mamá ¿Qué puedo ser de mayor?
Lo que quieras hija mía. ¿Y prostituta? Me ha explicado la profe en el cole que tienes todos los derechos. Es legal. ¿Hay algún Ciclo de Formación Profesional?
Uno bastante feminizado. Supongo
.

Pilar Pardo Rubio. Estudió Derecho en la Carlos III y continuó con la Sociología en la UCM, compaginando en la actualidad su trabajo de asesora jurídica en la Consejería de Educación y la investigación y formación en estudios de Género. Desde el 2006 colabora con el Máster Oficial de Igualdad de Género de la Universidad Complutense de Madrid que dirigen las profesoras Fátima Arranz y Cecilia Castaño. Ha participado en varias investigaciones de género, entre las que destacan la elaboración del Reglamento para la integración de la igualdad de género en el Poder Judicial de República Dominicana (2009), Políticas de Igualdad. Género y Ciencia. Un largo encuentro, publicada por el Instituto de la Mujer (2007), y La igualdad de género en las políticas audiovisuales, dentro del I+D: La Igualdad de Género en la ficción audiovisual: trayectorias y actividad de los/las profesionales de la televisión y el cine español, que ha publicado Cátedra, con el título "Cine y Género". (2009). La publicación ha recibido el Premio Ángeles Durán, por la Universidad Autónoma de Madrid y el Premio Muñoz Suay por la Academia de Cine.   La mirada cotidiana que dirigimos cada día al mundo en que vivimos es ciega a la las desigualdades que, sutiles o explícitas, perpetúan las relaciones entre hombres y mujeres; visibilizar los antiguos y nuevos mecanismos, que siguen haciendo del sexo una cuestión de jerarquía y no de diferencia, es el hilo conductor de "Entre Espejos". En sus líneas, a través del análisis de situaciones y vivencias cotidianas y extraordinarias, se ponen bajo sospecha los mandatos sociales que, directa o indirectamente, siguen subordinando a las mujeres e impidiendo que tomen decisiones, individuales y colectivas, críticas y libres, que siguen autorizando la violencia real y simbólica contra ellas, que siguen excluyendo sus intereses y necesidades de las agendas públicas, que siguen silenciando sus logros pasados y presentes, que, en definitiva, las siguen discriminando por razón de su sexo y hacen nuestra sociedad menos civilizada, a sus habitantes más pobres e infelices, y a nuestros sistemas políticos y sociales menos democráticos y justos.