“Nunca dejaré de contar mi historia”: Desarmando la culpabilización de las víctimas por agresión sexual

0
12

Imagina soportar un ataque sexual aterrador. Lastimada y conmocionada, relatar lo sucedido a la policía solo para que te den la vuelta y te pregunten: ¿Qué llevabas puesto?

“Un vestido azul, unas medias negras y botas. Eso es lo que llevaba puesto”, dijo Jessica Long, una sobreviviente de violencia sexual que durante los últimos seis años hace campaña por los derechos de las sobrevivientes. “Eso es lo que llevaba puesto la noche que me drogaron, que me violaron y que me dejaron sola para que me muriera”.

Esta y otras preguntas ofensivas las formula la policía constantemente en todo el mundo a víctimas traumatizadas por la violencia sexual, echándoles la culpa de un crimen perpetrado en su contra.

Para resaltar que este tipo de pregunta provoca la revictimización de las víctimas, la organización estadounidense de derechos civiles Rise se asoció con la iniciativa Spotlight de la ONU para poner en escena una exhibición en la sede de la ONU en Nueva York, que confirma la presencia de la violencia sexual en todas las culturas y subraya que lo que lleva puesto una víctima no debe tener relación con la investigación de un crimen atroz.

Buscar la justicia

La violencia sexual es un problema universal que exige un mayor reconocimiento internacional.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 35% de las mujeres en todo el mundo, o más de un tercio de la población mundial, han experimentado alguna forma de violencia sexual. Esto es equivalente a las poblaciones combinadas de América del Norte y Europa.

La violación es una epidemia. La ropa es irrelevante, nunca es una invitación a la violencia y no provoca ataques. Los perpetradores sí.

“Lo que llevaba puesto no debería importar”, dijo la sobreviviente Samantha McCoy, abogada y activista de Texas, que hizo hincapié en que tampoco el lugar del mundo en el que se encuentra debe determinar si se recibe “la atención adecuada”, recordando que no se puede dar el consentimiento a una intervención médica si una persona “no responde”.

Desde 2018, a través de su incansable trabajo, Samantha ha tenido éxito en la defensa de una nueva legislación sobre el tema en Indiana y Texas. Y continúa buscando reformas legales, en nombre de todos los sobrevivientes.

Cambiando la narrativa

En el mundo de la moda, la pregunta “¿qué llevabas puesto?” puede empoderar, celebrar la creatividad y marcar la influencia. Pero para los sobrevivientes de violencia sexual, se convierte en una táctica ritual de culpa.

Durante la inauguración de la exposición, la vicesecretaria general de la ONU, Amina J. Mohammed, observó  que al hacer la pregunta ¿Qué llevabas puesto?, esta exposición invierte la narrativa sobre la culpa y la vergüenza de las víctimas”.

“Reflejan la diversidad de personas que experimentan violencia en todas las regiones del mundo, incluido un niño de dos años, y demuestran más claramente que cualquier argumento legal que las mujeres y las niñas son atacadas independientemente de lo que lleven puesto. ,» ella dijo.

El presidente de la Asamblea General, Abdulla Shahid, dijo por su parte que la exhibición “subrayaba la realidad de que la amenaza de violación se cierne sobre la vida de todas las mujeres, independientemente de su posición en la vida, su ocupación o sus opciones de vestimenta”.

“Esta exposición debería ser un catalizador para estimular conversaciones importantes sobre nuestra responsabilidad colectiva de eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas”, propuso.

Preparando el escenario

En representación de cada uno de los cinco grupos regionales de la ONU, distintos maniquíes de la exposición vestían los atuendos que usaban las mujeres en el momento de ser agredidas sexualmente. Se trata de 103 en total, que simbolizan los 1300 millones de sobrevivientes de violencia sexual en todo el mundo.

“Los usaban mujeres y niñas que se dedicaban a su vida diaria, hasta que fueron atacadas”, dijo la número dos de la ONU. “Nadie debe ser agredido por su elección de ropa. Nadie debe ser abusado. Punto final”.

La superviviente Amanda Nguyen, directora ejecutiva y fundadora de Rise, subrayó que «lo que llevábamos puesto en el momento de nuestro ataque no era una invitación a la violencia (…) no provocó el ataque y es irrelevante».

“Al responder audazmente a la pregunta y mostrarle al mundo lo que llevábamos puesto, vemos una oportunidad para abrir las mentes y cambiar las actitudes sobre cómo se ve la agresión sexual”, explicó.

Cambio de mentalidad

El proyecto destaca la valentía y la resiliencia de las sobrevivientes. Mostrar dentro de la sede de la ONU la realidad visceral y mundana de la agresión sexual, agrega una poderosa capa de simbolismo internacional.

La sobreviviente Kadijatu Grace se describió a sí misma como una “afortunada” que puede hablar por aquellos que no pueden, “como la joven Khadija, mi tocaya, que fue violada y asesinada hace dos años”.

Recordó que cuando estalló la guerra civil en Sierra Leona, los rebeldes secuestraron y violaron a niñas. Entonces, la madre de la joven adolescente, de 13 años, le compró un boleto en una embarcación y, desesperada, confió la fuga de Kadijatu a un extraño.

“Me llevó hasta donde estaban las locomotoras para que nadie escuchara, me estranguló, me puso las manos en la espalda, me tapó la boca con su camisa, me advirtió que me tiraría a las locomotoras si hablaba y amenazó con volver y matar a mi madre”, relató.

Tomó tiempo, pero Kadijatu finalmente pudo reconocer que fue violada sin tener la culpa.

“Pensaste que me rompiste, pero me diste una plataforma”, dijo triunfante. Ahora, “nunca dejaré de contar mi historia”.

Cambiando el sistema

En 2019, Britney Lane fue agredida sexualmente por un compañero de trabajo durante una salida nocturna con amigos.

“Repetí mi historia numerosas veces ese día, comenzando con la policía local y terminando con el personal de dos hospitales diferentes. La primera pregunta que me hicieron casi todos los policías y médicos fue: ¿qué llevabas puesto?

En el momento del ataque, el oficial que tomó su declaración aconsejó a Britney que no presentará cargos, diciendo que no parecía haber pruebas suficientes.

“Como muchos otros sobrevivientes, estaba llena de vergüenza, vergüenza y culpa”, dijo. “No puedo cambiar lo que me pasó esa noche, pero puedo trabajar para cambiar el sistema y asegurarse de que nadie vuelva a fallar”.

Abogando por la justicia

Amanda todavía recuerda haber pasado seis horas en el hospital la noche después de que la violaran.

“Me sentí tan sola”. La primera vez que contó su historia a funcionarios públicos, la mujer que luego fundó Rise, se fue a su casa y lloró.

“No les importaba. Pero a la mañana siguiente fui otra vez y lo volví a hacer”.

En el camino para hablar con el Congreso, el conductor de Uber de Amanda le preguntó a dónde iba. Después de que se lo dijo y le explicó el por qué, comenzó a llorar, revelando que su hija también fue violada.

«¿Puedo estrechar tu mano?» preguntó a su llegada. “Muchas gracias por luchar por mi hija”.

Resolución

Aunque los manifestantes marchan en todo el mundo exigiendo justicia para las sobrevivientes y los hashtags, como #MeTo, se han vuelto masivos en las redes sociales, la Asamblea General de la ONU aún tiene que aprobar una resolución centrada únicamente en la protección de las sobrevivientes de violencia sexual.

De momento, adoptó por unanimidad una nueva entrada en la agenda, que consagra el acceso a la justicia para los sobrevivientes de agresiones sexuales y lo coloca permanentemente en la agenda de la Asamblea para ser discutido anualmente por los Estados miembros de la ONU.

Al mismo tiempo, se ha redactado una resolución que otorgará jurisdicción universal para perseguir delitos de este tipo, la capacidad de terminar los vínculos legales con el agresor y la capacidad de denunciar el crimen sin costo económico para el sobreviviente.

Paris Hilton, nieta del magnate hotelero de Estados Unidos, participó en la inauguración a través de un vídeo mensaje en el que cuenta como a los 16 años fue trasladada esposada a través de las fronteras estatales a un centro de internamiento.

“Durante dos años, sufrí abusos físicos, psicológicos y sexuales por parte del personal. Me sentí tan impotente. Estoy aquí hoy porque estos abusos todavía están sucediendo”, dijo en apoyo del borrador de resolución propuesto a la Asamblea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí