Nunca fuimos más felices (Carlos Marzal) y las unidades más exóticas del Sistema Internacional

0
221

Por cierto, qué palabra más bonita- lumen, lúmenes, sobre todo en plural, con su acento y su aterciopelada suavidad esdrújula-. Vatio es una palabra magnífica también, pero lumen representa un acierto involuntario de primera división lírica, como una flor o el canto de un grillo. Si, además, leemos la definición de lumen- “Unidad de flujo luminoso del Sistema Internacional, de símbolo lm, que equivale al flujo luminoso emitido por un foco puntual de 1 candela de intensidad en un ángulo sólido de 1 estereorradián”-, el asunto se convierte entonces en alta literatura fantástica, incluso con sus ingredientes de filosofía zen. Las candelas. Los estereorradianes

La candela, el lumen, el estereorradián son unidades preciosas, efectivamente, algo misteriosas. Carlos Marzal describe muy bien la admiración y la sugestión que provocan los temas difusos, lejanos.  Cuanto mayor es la ignorancia sobre un asunto mayor es la capacidad evocadora de este. El metro o el segundo carecen de este prestigio. A mí me pasa con las novelas negras que leo en inglés, de Jon Nesbo y compañía, que como no me entero del todo bien son aún más misteriosas. Y me pasaba con las canciones en inglés hace unos años, decepcionantes a veces cuando se enteraba uno de lo que decían.

Francamente, no me esperaba encontrar la definición de lumen en un libro no científico, pero ahí está, y sirva esta entrada para recomendar este libro, que gustará a futboleros y no futboleros por igual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí