Otro folclore

0
276

Esta vez Colau no ha enviado a Luca Brasi. Tiene que haber un revanchismo íntimo en ese cuerpo que está centrifugándose (en realidad debe de llevar así años) para, entre otras cosas, desalojar a unos débiles (ella era la fuerte) militares en público...

 

Esta vez Colau no ha enviado a Luca Brasi. Tiene que haber un revanchismo íntimo en ese cuerpo que está centrifugándose (en realidad debe de llevar así años) para, entre otras cosas, desalojar a unos débiles (ella era la fuerte) militares en público. Es el desahucio, ¡el desahucio!, o el escrache ejercido con el bastón de mando, que, claro, ni es escrache ni es desahucio: «…cómo sabéis, nosotros preferimos…». ¡Qué sonrisa tan diáfana la de Colau! ¡Y qué modales! Queda claro que había que luchar contra el desalojo para poder ejercerlo como Lenin manda. El exJEMAD podemita dice que no ha habido falta de respeto. Pero si sólo fuera falta de respeto (menuda novedad) no estaríamos hablando del asunto como melifluamente habla el ministro de Defensa. Qué decir de la ignorancia, del ridículo no documentado, o del odio de los que, a propósito, es corresponsable el PSOE (y por toda España), el partido que lidera Snchz con una gran bandera de fondo. Decía Camba que nadie, al ver Barcelona, podría decir que está sobre un volcán. Y es que nunca debió de estarlo. Todo es viejo ya. Lo que ocurre es que en vez de seguir con las sardanas en las verbenas los políticos catalanes han promocionado otro folclore y es como si anduvieran todos dando saltos, y Colau, doña Colau, haciendo piruetas bajo la amenaza de la eterna revolución. Se trataba de buscar otras emociones y aquí las tenemos, devenidas mayormente en una oscuridad cada vez más alegre, según se mire. Era el catalán, es el catalán, un pueblo sencillo al que ha venido a desubicar la modernidad de los falsos modernos, a saquear los Pujol y ahora a usar (Barcelona) Ada Colau con sus antojos de Imelda Marcos, «qué coman pasteles», acabará diciendo como María Antonieta, y a la PAH, por cierto, que la zurzan ya casi igual que a los taurinos.