Página 13. New banking

0
43

Parece que esto está cambiando a toda leche.
Por lo visto ya no nos sirven los bancos de toda la vida. Dice Big Mak que la pasta del banco está a disposición del primero que pase. Del propio banco, que va arrebañando a su bola. De cualquiera que diga que se lo debemos: los del teléfono, los de la luz, los del ayuntamiento, los de los seguros…
Así que vamos a hacer New Banking.
Tengo un amigo chino que patina con nosotros. Es chino porque tiene cara de chino, pero ha nacido aquí. No dice “pol favol” ni “glacias”. Dice “quepasachaval” y “nomejodastio” cuando algo le molesta, como nosotros. Igual. Le llamamos Chinichi.
Quedamos con él para ir a la tienda de sus tíos, que sí son chinos de verdad, o sea de China.
Nos atiende su prima. Big Mak le explica lo que quiere: algo para guardar la pasta en casa. Flipo. ¿Para eso hemos liado a mi colega?
Big Mak dice que los chinos llevan guardando pasta desde hace lo menos diez mil años. Gente experta.
La prima de Chinichi nos ofrece varias posibilidades.
A.- Caja con apertura mecánica con clave autoprogramable. O sea ruedecillas con números, como las maletas.
B.- La “B” es una sugerencia mia, ¡para la pasta que manejamos en casa! Caja-cerdito con apertura por percusión. No sé si a mi padre le hace gracia.
C.- Caja empotrable con… No, no nos vale porque no tenemos donde empotrarla. Es lo que tiene vivir de alquiler.
D.- Caja de acero de alta resistencia con apertura mecánica. O sea llave. Que la pierde seguro.
Nos quedamos con la opción “A”. ¡New Banking en marcha!

Print Friendly, PDF & Email

Autor: Javier de Juan