Pincel y tinta para Quimera

0
254

 

 

Quimera a la tinta

Gabriel Faba. 2007

Tinta china sobre bandejita usada de pasteles

18 X 10 cms.

 

Esta Quimera* de tinta sobre fondo dorado y marco de lapislázuli, es un boceto sobre bandejita de pasteles usada, que realizó Faba a partir de una fotografía de la Quimera de bronce romana, que se exhibe en los Museos Capitolinos, y que le transmitió a Faba una rotunda sensación de fuerza y por tanto de vida. Fue la primera incursión del artista en la vertiginosa técnica de la tinta.

 

Pintar con pincel, usando tinta negra como pigmento, emparenta con los escritores/pintores de las caligrafías chinas. (Por algo a la Imperial Academia de la Poesía china, se la conocía como El bosque de los pinceles). Cada trazo resulta definitivo, por eso el pintor debe trabajar el mismo motivo en tres copias diferentes. La primera para calentar la mano, como en un bosquejo poco preciso; la segunda para lanzarse a la ejecución de la obra con todas sus consecuencias; y tras haber descubierto los secretos y las trampas que la ejecución de la figura encierra, lanzarse a trabajar en la 3ª copia y definitiva, antes de que desaparezca la sintonización muscular adquirida, entre ojos, mano y cerebro. Y así cada día que se trabaje en la pintura con tinta, habrá que volver a comenzar de nuevo, si no se quiere malograr la obra última.  

 

Esta Quimera romana sobre bandejita, al ser tan pequeña y ejecutarse tan libremente como un boceto, pudo ejecutarse de una sola tacada, quizás por eso plasmó más fielmente –a los ojos de Faba- la tensa vitalidad que la rugiente figura de bronce desprendía.

 

*Quimera. Es un animal fabuloso del Bestiario greco latino, con cuerpo de cabra, traseras de serpiente y cabeza de león. Decíase de ella, que aparte de ser temible, expelía fuego por la boca. Otros le adjudicaban tres cabezas a la Quimera: una de león, otra de cabra y la última de serpiente.