Podemos y los pobres de derechas

4
226

Huimos de las etiquetas y, por eso, el discurso de Podemos, muy desideologizado en apariencia, ha calado mucho más de lo que pensábamos. 

 

“La existencia determina la conciencia”, decía Carlos Marx. ¿Qué significa? Que, dependiendo de cómo vivas, así pensaras. Si eres un trabajador asalariado, serás de izquierdas para defender una mayor participación de tu salario en los ingresos que obtenga la empresa para la que trabajas. En cambio, si eres empresario, serás de derechas, liberal, y lucharás para que el Estado no se inmiscuya en la gestión de tus negocios, para apropiarte de cuanta más plusvalía, mejor. Si eres un mando intermedio, lo tienes más difícil porque, por un lado, eres un asalariado y deberías unirte a las reivindicaciones del resto de empleados, aunque tengan menor categoría, pero, por otro, seguramente tu cargo sea de confianza y seas representante de los intereses del empresario en la compañía, por lo que identifiques tu bien con el suyo. 

 

Ésta es la teoría. Muy simplificada, sí. Cada cual, según la posición que ocupa en la sociedad, debe defender sus intereses. Si los trabajadores se confunden y asumen como propios los intereses de sus empleadores, tienen una “enfermedad” que Marx calificó como “falsa conciencia”. Y es muy frecuente. Porque, al final, la ideología dominante en cada momento en una sociedad es la ideología de la clase que detenta u ostenta, según el caso, el poder en ese momento.

 

Hasta tal punto somos todos marxistas que hasta la derecha ve fatal que los ricos sean de izquierdas. Son ricos desnaturalizados. Anda que no hay reportajes denunciándolos. Cuando lo verdaderamente interesante sería leer una historia que analice con seriedad por qué los obreros de Marsella votaron hace años a Le Pen padre y ahora los de todda Francia votan a su hija, que ha convertido al Frente Nacional en la primera fuerza política del país. Algunos se limitan al regodeo: fíjate, ésos que en los setenta votaban al Partido Comunista Francés llevan ya más de dos décadas engordando el electorado de la extrema derecha, porque son unos racistas. En cambio, esos mismos no soportan que los sindicalistas coman gambas o se vayan de cañas después de una manifestación. No se entiende. O sí. Y mucho. Quieren una sociedad ordenada y que sean los obreros los que les hagan el trabajo sucio, dentro del que también puede entrar el voto a Le Pen. 

 

Les contaré lo que dice la clase obrera o los pequeños campesinos de Castilla La Vieja para argumentar su voto a la derecha, aunque nunca extrema: “Poco te dará el que tiene, menos el que no tiene”. El desarrapado quizás te lo quiera quitar todo, que nunca sabe uno hasta dónde pueden llegar la izquierda. Lo que nunca se han preguntado quienes así piensan es el modo en que el que tiene ha atesorado su patrimonio.

 

Repetimos el mantra ese facilón de lo estúpido que es un obrero de derechas. Y defendemos, sin embargo, a los “ricos” que se atreven a ser de izquierdas. ¿Por qué es estúpido un obrero de derechas e inteligente un rico con conciencia social? Porque hay algo que se llama “justicia”, “redistribución de la riqueza”, “bien común”, «sensibilidad social». Tiene mérito defender medidas que implicarían una merma de sus privilegiadas rentas. Aunque, al final, ser de izquierdas, aunque sea lo justo como para defender el Estado del Bienestar, les viene estupendamente para legitimarse ellos y el propio sistema. 

 

Más te dará el que tiene que el desarrapado. Pero, lo que decíamos antes, ¿no será que el que tiene se ha quedado con algo que no le corresponde? Thomas Piketty, el economista que acaba de llegar al estrellato, explica, según nos ha resumido el economista Gonzalo Bernardos, que cuando los rendimientos del capital son superiores a los rendimientos de la economía en su conjunto, es que el capital se ha llevado algo que no le tocaba, quizás ha reducido en exceso la remuneración del factor trabajo.

 

El apoyo trabajador a la derecha también se explica porque sirve para conservar una gran esperanza: la de hacerse rico. Si la izquierda nacionaliza, redistribuye, hace que todos seamos iguales, acaba con la posibilidad de entrar en el club de los privilegiados, muere un referente, un sueño… 

 

Pero, en general, seguramente, la mayoría de los lectores crean que esto es todo una sarta de tonterías. Porque ya no hay izquierdas ni derechas. Todos huimos de las etiquetas. No nos gustan nada. 

 

Podemos no se define del todo

 

Por todo esto, por el rechazo que suscita entre la gente el discurso muy ideológico, puede sobre todo el de la izquierda, ésta es una hipótesis, Podemos al principio no se definió del todo (y sigue sin hacerlo). De ahí su mensaje desideologizado, aunque sólo en apariencia, y apelando al “sentido común”, a la gente normal, afirmando que no son “de extrema izquierda, sino de extrema necesidad”…

 

Sólo al final, sólo porque no tenían más remedio, únicamente después de haber conseguido colocar cinco de sus miembros en el Parlamento Europeo, comunicaron su integración en el grupo de la Izquierda Europea y su apoyo a Alexis Tsipras, su candidato a presidir la Comisión Europea. Por eso, apenas quien se leyó el programa electoral sabe que no sólo es de izquierdas, sino que es primo hermano del que lleva años defendiendo Izquierda Unida.

 

Presentarse como izquierdistas es casi garantía de fracaso. Que se lo digan, precisamente, a sus compañeros de Izquierda Unida, aunque han triplicado escaños. Es mejor aparecer con un mensaje atrapalotodo, del sentido común y de “la gente normal”. Porque, ¿quién no se siente “gente normal”? Ésa es la estrategia. Aquí explicó esto y muchas cosas más Eduardo Muriel. 

 

Aunque quien tiene la «culpa» de la aparición de Podemos es, precisamente, Izquierda Unida. En su etapa blanda, que coincidió con el mandato de Gaspar Llamazares y la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, hubo una facción, Izquierda Anticapitalista, entonces llamada Espacio Alternativo, que se salió de la formación. Encontraban a IU demasiado amiga del Gobierno socialista, demasiado palmera del PSOE y del PNV en el País Vasco. Y probablemente tenían razón. Ahora, han encontrado los mejores líderes, los más formados, los mejores tácticos y estrategas, detrás de los que se encuentran prácticamente escondidos. Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón han demostrado que son muy válidos. Brillantes. Pero ahora IU no es lo que era en el año 2008, cuando se produjo el divorcio. Ha dado varios pasos a la izquierda. Pero va a pagar muy caros sus errores estratégicos del pasado. Algunos de ellos cometidos, precisamente, cuando el mismo Monedero de Podemos era asesor del propio Llamazares.

 

Podemos, con el apoyo mediático que lleva teniendo desde el principio, algo que nunca hemos visto con Izquierda Unida (quizás sólo cuando El Mundo utilizó a Anguita para acabar con el Gobierno de Felipe González) acabará por comerse al padre, a la formación de la que se escindió. Ése parece ser el objetivo. Convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda. Eso están haciendo: construir hegemonía. Al más puro estilo Gramsci. O Lenin. Incluso con un punto trotskista. Porque, sí, están ejerciendo de vanguardia. Casi de manera disimulada. Con un poco de superioridad intelectual. Sin usar palabras cultas ni las tradicionales de la izquierda para no asustarnos o para que les entendamos. 

 

De todas maneras, hay algunas cosas que están pasando un poco desapercibidas pero que son muy importantes. Podemos da muchísima importancia a los procedimientos, a que sean escrupulosamente democráticos. Ha presumido de haber realizado unas primarias abiertas a toda la ciudadanía. Se les ha caído un eurodiputado, el ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo. Y le acaban de preguntar a Pablo Iglesias ahora mismo en televisión si abandonará su escaño en el Parlamento Europeo para presentarse como candidato a las elecciones generales y ha respondido: “Ahora no toca hablar de eso”. No suena nada bien, ¿no? Para eso, que hubieran escogido el centralismo democrático.  

4 COMENTARIOS

  1. ¿Qué es el centrismo
    ¿Qué es el centrismo democrático? ¿Quién lo representa? y lo que es más importante: ¿A quién representa?
    ¿Por qué no suena bien «ahora no toca hablar de eso?
    ¿Es una cuestión sospechosa no contestar a lo que te preguntan? porque de ser así, la sospecha ya hace un tiempo que está cómodamente instalada en nuestros políticos y las páginas de los periódicos de este país llenas de «las respuestas» esquivas, confusas, «ahora no toca» en aquellas cuestiones que no quieren responder.

    Cristina eres una gran periodista y una inteligente socióloga ¿porque te empeñas en encasillar en un esquema político agotado y deslegitimado un nuevo modelo de hacer política?
    Dices que PODEMOS aparece con un mensaje atrapalotodo, que llegue a «la gente normal». Es curioso porque creo que lo que está ocurriendo es que cada vez más, no gusta que te encasillen en «gente normal».
    Y lo de mensaje atrapalotodo no es propio del rigor con el siempre trabajas, pero digo esto desde el mas absoluto cariño y con el deseo de no molestarte.
    PODEMOS es una cuestión a mucho más interesante de lo parece te resiste a ver… es un reto intelectual muy bueno, pero sobre todo es una posibilidad de esperanza para el cambio; de esperanza para una vida mejor. Es la voz de la denuncia; es alivio de creer que es posible la dignidad en la política. Todo esto, No es baladí.
    Un beso muy grande querida Cristina

    • Ay, Helena, que yo soy muy

      Ay, Helena, que yo soy muy antigua. Que a mi me gustan las estructuras de los antiguos partidos de izquierdas, ésos que yo ni siquiera conocí, quizás porque no existieron o sólo en la literatura y en las películas. 

      Pero, como has podido comprobar, voy reconciliándome con Podemos. Un poco. Pero, insisto, soy muy exigente con Podemos precisamente porque pueden ser la alternativa. Y no nos cuentan todo. Quizás porque ni ellos mismos lo sepan.

      Muchas gracias por tus comentarios. 

      Un abrazo,

      Cristina

  2. El mantra de los pobres de
    El mantra de los pobres de derechas tiene algo de cierto al menos en nuestro país, si no estúpidos sí son inocentes. La premisa básica de un pobre de derechas es que con trabajo duro se puede cambiar de clase. Es decir, suponen que las clases sociales son permeables. Ahí está el error.
    Es triste estar hablando de clases sociales a estas alturas, ya en el siglo XXI, pero siguen más vigentes que nunca. Y no puedo estar más de acuerdo con Piketty, la hegemonía del capital ha conseguido que el trabajo (cualificado o no) ya no sea un mecanismo válido de redistribución de riqueza. Las clases sociales se han hecho estancas, con los que viven del capital por un lado y los que viven de su trabajo por otro. Y las diferencias cada vez se acrecientan más, como ya viene avisando Warren Buffet, que no es precisamente sospechoso de comunista desharrapado.
    Y respecto a los ricos de izquierdas, pues simplemente son unos hipócritas, hasta ellos saben que su forma de pensar no es congruente con su forma de vivir.

    • Muchas gracias por tu

      Muchas gracias por tu comentario.

       

      Completamente de acuerdo contigo. Salvo en una cosa: ¿cómo se supone que debe vivir alguien de izquierdas? La supuesta incongruencia de un rico de izquierdas me parece mucho más respetable que la de un pobre de derechas. Al fin y al cabo, el primero muestra una gran virtud: ausencia de egoísmo, puesto que sería partidario de un sistema que, en principio, sería contrario a sus intereses. Aunque sí es cierto que entre los ricos de izquierdas suele haber mucho de «postureo». A la hora de la verdad, muchos de ellos se demuestran los más conservadores. 

       

      Gracias por leernos. 

       

      Saludos,

      Cristina Vallejo

Comments are closed.