¿Protocolo?, sin protocolo

6
243

 

En Burkina Faso una de las actividades que más tiempo ocupan a los altos funcionarios es estar todo el día de parranda… No me refiero a que se dediquen a beber y bailar, que por supuesto lo hacen, sino a que se pasan la mayor parte del tiempo en visitas oficiales, ferias, talleres, formaciones, inauguraciones y ruedas de prensa.

 

En los periódicos la casi totalidad de las noticias, salvo cuando alguien le corta la cabeza a la novia para sacarse unos cuartos o se producen sublevaciones de estudiantes o militares, son sobre cuestiones tan insulsas como esas.

 

Así que, claro, para gestionar unas agendas tan apretadas de actos soporíferos (que son largos de cojones) los ‘oficiales’ se dotan de la estructura adecuada: el Jefe de Protocolo.

 

Están a mitad de camino entre lo que es un relaciones públicas de discoteca y un segurata, también de discoteca. Hay alguno que es un verdadero armario de doble cuerpo, de entre los que conozco. En realidad les llaman Protocolo a secas, porque no son jefes de nada, ni de nadie.

 

Este es Wendy, Protocolo del Gobernador. En realidad se llama Wend (Dios, en mooré) Prendge, pero le apodan Wendy, que queda como si le llamaran Campanilla a un tiarrón como éste. Es muy, muy simpático, pero no querría tener que cruzármelo en una bronca

 

Aquí en Ouahigouya hay 4 Jefes de Protocolo, para los siguientes ‘oficiales’:

 

Gobernador de la Región del Norte

Alto Comisario

Presidente del Consejo Regional

Alcalde

 

Conozco otros pero están en la capital, así que no cuentan para este artículo.

 

La cuestión es que últimamente nos hemos visto mucho, los protocolos y los olvidos (dices en Burkina del personal de la Biblioteca OLVIDO), actos varios, visitas a las sedes oficiales, etc.

 

Y ya no sé cómo ha sido la cosa, si el huevo o la gallina, si ellos o nosotros, porque no creáis que me entiendo muy bien con la gente de aquí, ni siquiera con mi mujer y directora de la biblioteca, Asséto. O me refiero, más bien, que no sé si entiendo su francés o ellos tampoco tienen mucho interés en que entienda el transfondo de lo que quieren transmitir.

 

Así que no sé muy bien cómo, ni por qué, me propone Asséto que por qué no invitamos a los jefes de Protocolo residentes en Ouahigouya a cenar uno de estos días.

 

Maldita la gracia que me hace el plan que yo a las 9 de la noche ya me retiro a casa con más ganas de meterme a dormir que de ponerme a cenar y menos con extraños en un restaurante, el único aceptable de la ciudad, con más de 10 platos diferentes, pero que como mínimo tienes 1 horita de espera para empezar a cenar.

 

Pero ¡qué le vamos a hacer, son las servidumbres de la púrpura…!, así que le digo a Asséto que de acuerdo, que acuerde el día cuanto antes que estos cálices es mejor apurarlos lo antes posible, antes de que te plantees que la vida no vale nada y que no vaya a ser que sea la última cena, algo protocolario…

 

Me llega por la tarde, mi Asséto, y me cuenta que los jefes de Protocolo se han sincerado con ella y le han dicho aquello de que si hay que ir a cenar se va pero que para qué… Que si no podríamos hacerles el favor de cambiarles la cena por una tarjeta de prepago de teléfono móvil de 10.000 Fcfa (15 €) a cada uno…

 

He aceptado encantado aunque me salga un poco más caro, pero doy por bien empleados los 60 eurazos (40.000 Fcfa) con lo que me he ahorrado de tediosa velada. Lo siento por Asséto que se habría divertido con 4 protocolos para ella sola, tan desenfadados y poco protocolarios. Pero yo adoro esta franqueza, más que comer con las manos, que también se hace mucho.

6 COMENTARIOS

  1. Mira que bien, prefieren los
    Mira que bien, prefieren los pagos en especie a mojar pan en la salsa. Esa sinceridad es de alabar porque te podían haber pedido la tarjeta prepago en los postres.
    Espero que vaya todo muy bien, incluida tu salud :-))

    • ¡Cuánta razón tienes,
      ¡Cuánta razón tienes, Javier!, que lo mismo me había tocado el lote completo: cena insufrible y pago de tarjetas.
      Cuídate esas recaídas, jejeje

  2. Como se nota quien es el jefe
    Como se nota quien es el jefe de protocolo en la foto, mira la raya del pantalón, jejeje.
    Un saludo.
    Alfredo

    • Si por las rayas se sabe
      Si por las rayas se sabe dónde está el protocolo, está claro, por la ausencia de las mías, que no valgo ni para llevar el orinal…
      Saludos, Alfredo, y cuídate mucho

  3. Menuda jeta tienen!! y tú
    Menuda jeta tienen!! y tú algún día te cansarás de que te tomen por primo…

    • Jetas hay en todas partes,
      Jetas hay en todas partes, aquí lo que hay es mucha necesidad y comer todos los días no es nada fácil.
      Asséto podría contarte algún día, si tienes tiempo, los días de miseria y hambre que ella misma ha podido pasar, y no es una aldeana.
      ¿Cansado de que me tomen por primo? Pues sí, de todo se harta uno, hasta de que te hagan de ‘la familia’, jejeje

Comments are closed.