¡Qué cerca lo tuvo!

0
249

Se puede afirmar que Harry Nelson Pillsbury, junto con Paul Morphy y Bobby Fischer, fue uno de los tres genios del ajedrez nacidos en Norteamérica y justo es reconocer que no le acompaño precisamente la buena suerte a lo largo de su vida, pues a los avatares deportivos hay que sumar su trágica muerte a los 33 años, víctima de la tuberculosis.

 

Se puede afirmar que Harry Nelson Pillsbury, junto con Paul Morphy y Bobby Fischer, fue uno de los tres genios del ajedrez nacidos en Norteamérica y justo es reconocer que no le acompaño precisamente la buena suerte a lo largo de su vida, pues a los avatares deportivos hay que sumar su trágica muerte a los 33 años, víctima de la tuberculosis. Debido a este prematuro fallecimiento y a que no aprendió a jugar al ajedrez hasta los 16 años, apenas tuvo tiempo para jugar al más alto nivel, lo que no fue óbice para que en tan corto tiempo, ganara fama mundial y llegara a estar entre los mejores del mundo.

 

Pero como les adelantaba, tampoco deportivamente se puede decir que en su breve carrera gozara de los favores de la musa Caissa, pues si bien es verdad que la diosa le concedió la satisfacción de ganar uno de los torneos más prestigiosos de la historia –Hastings, 1895-, al mismo tiempo, le negó su más ansiado deseo que era disputar el campeonato del mundo al por entonces dueño de la corona, el alemán Emanuel Lasker aunque cerca estuvo de conseguirlo. Debido a su grandioso triunfo en Hastings, Pillsbury fue invitado ese mismo año a participar en un torneo cuadrangular en San Petesburgo, contra los tres jugadores más fuertes del momento: Lasker, Steinitz y Chigorin, bajo una modalidad hoy día casi impensable, pues los participantes se enfrentarían entre sí nada menos que seis veces.

 

 

Pillsbury sabía que ganar este prestigioso torneo le abriría las puertas hacia el ansiado enfrentamiento contra el campeón mundial Lasker y lo cierto es que tuvo un comienzo magnífico, pues cumplido el ecuador del torneo, no sólo iba en cabeza con un punto de ventaja sobre el propio Lasker, sino que su fabuloso escore particular contra él en las tres primeras partidas era de dos victorias y un empate. Algo asombroso si hablamos de un casi “recién llegado” contra un campeón del mundo en plena forma.

 

 

Como decía, si Pillsbury ganaba el torneo delante de Lasker,  quedaría en entredicho la legitimidad del reciente título mundial de éste y el mundo del ajedrez le forzaría a ponerlo en juego contra el brillante y sorprende americano, pero…al igual que parece que a algunos todo le viene rodado, otros no gozan de tal fortuna como es el caso del joven Harry, pues se dice que en la víspera de la dramática 4ª partida contra Lasker, el desafortunado Pillsbury, recibió la noticia de su importante enfermedad y esto lógicamente debió afectarle.

 

 

Ya centrándonos en esta histórica 4ª partida, adelantarles que ambos rivales se fajaron sin miedo y el guión nos proporcionó a un americano decidido a intentar el asalto a la corona mundial y a un alemán desarrollando un portentoso juego, demostrando por qué era campeón del mundo. Con todo, Pillsbury tuvo el empate en su mano, pero parece ser que Caissa había decidido que aún no era su momento.

 

Un desmoralizado Pillsbury no se recuperó de esta dolorosa derrota y durante el resto del torneo, perdió nada menos que 5 partidas y ni siquiera quedó segundo. De no haber perdido la partida, hubiera quedado en muy buena situación para ganar el torneo y conseguido así disputarle el mundial a Lasker, pero no pudo ser y éste siguió siendo campeón del mundo durante 25 años más.

 

Cualquier calificativo describe acertadamente la partida: Intensa, dramática, magnífica, y hasta imperfecta, pues la lucha fue tan titánica, que los contendientes perdieron los nervios en esta complicadísima partida en la que incluso en algunas posiciones, hasta los mejores programas de ajedrez, tienen “opiniones” diferentes. Les prometo que no se aburrirán reproduciéndola, aunque eso sí, les adelanto que verán más variantes de las que usualmente me gusta mostrar, pero es que no queda más remedio si se trata de reflejar las profundas ideas elaboradas principalmente por el campeón mundial.

 

 

Blancas:  Harry Nelson Pillsbury (1872-1906)

Negras:   Emanuel Lasker (1868-1941)

Lugar y fecha: San Petesburgo, 1896

 

 

1.d4 d5 2.c4 [Gambito de Dama]

 

2…e6 3.Cc3 Cf6 4.Cf3 c5 [Defensa Semi-Tarrasch]

 

5.Ag5 cxd4 6.Dxd4 Cc6 7.Dh4 Ae7 8.0–0–0 [Pillsbury, líder del torneo y después de dos victorias y un empate contra Lasker, se siente capaz de todo y busca posiciones de ataque, pero para ello, lleva el rey a una zona peligrosa]

 

8…Da5 9.e3 Ad7 10.Rb1 h6 [«Las negras se adelantan con esta sencilla y brillante jugada» (Vainstein)]

 

11.cxd5 exd5 12.Cd4 0–0 13.Axf6 Axf6 14.Dh5 Cxd4 15.exd4 Ae6 16.f4 Tac8 17.f5 [Ambos rivales desean un combate a muerte y los fuegos artificiales comienzan ya de la mano del campeón mundial] (Ver diagrama)

 

 

17…Txc3!!

 

[¡Primer cohete! Lasker realiza una profunda combinación que hoy día todavía sorprende por su belleza]

 

18.fxe6 [única ya que si  18.bxc3  la portentosa idea de Lasker continuaba con la entrega del alfil, pues la soledad del rey blanco se haría patente después de 18…Tc8 19.fxe6 Dxc3 20.exf7+ Rf8 21.De2 Axd4 y hay que rendirse]

 

[Ahora, Pillsbury, probablemente esperaría la retirada de la torre y que todo quedara en un espectacular pero vano intento de su rival, pero le espera una muy desagradable sorpresa, pues Lasker se presentó a esta partida con un buen arsenal de magia]

(Ver diagrama)


 

18…Ta3!!

 

[¡ La clave ! Ahora el rey blanco quedará peligrosamente expuesto y la posición es de una complejidad tan extraordinaria, que a pesar del tiempo transcurrido, nadie ha sido capaz de aconsejar la mejor continuación para ambos rivales. La amenaza es 19… Txa2]

 

19.exf7+ [Según los potentísimos módulos actuales, esta es una mala elección a largo plazo, pues abre las columnas «e» y «f» a la torre negra. Parece ser que la mejor opción era capturar la torre, pero es en extremo difícil hacer una valoración precisa.]

 

19…Txf7 20.bxa3 [El problema de Pillsbury es la falta de desarrollo. Disfruta de una torre de ventaja pero su rey se las tiene que apañar solo. El campeón del mundo está apretando el nudo a conciencia]

 

20…Db6+ [Probablemente, en este momento pasara por la cabeza de Lasker que Pillsbury se rendiría, pues si el rey se esconde en «a1», sigue 21.Axd4+ y si se asoma por la columna «c», aparece la torre negra jaqueando en «c7», en ambos casos con efectos decisivos.] (Ver diagrama)


 

21.Ab5!

 

[¡Pero Pillsbury va a vender cara su derrota! Cuando aprendemos ajedrez, nos enseñan que hay hasta tres formas de enfrentarse a un jaque: Capturar la pieza que lo da; mover el rey o cubrir el jaque con una pieza. Pillsbury utiliza esta última opción entregando el alfil y así desvía a la dama rival del ataque al peón de «d4», con lo que de momento, el alfil negro, sigue inactivo. De todas formas y para el que tenga curiosidad, vamos a comprobar cómo cualquier movimiento del rey, significaba la derrota a corto plazo. Veamos:]

 

Si  21.Ra1 Axd4+ 22.Txd4 Dxd4+ 23.Rb1 De4+ 24.Rb2 Tf2+ y mate en pocas jugadas;

Si  21.Rc1 Ag5+ 22.Rc2 Tc7+ 23.Ac4 Txc4+ 24.Rd3 Dxd4+ y mate en pocas jugadas

Si  21.Rc2 Tc7+ 22.Rd2 Dxd4+ 23.Re2 Te7+ y mate en pocas jugadas;

 

 

21…Dxb5+ 22.Ra1 [El rey blanco debe andarse con pies de plomo y esconderse, pues si sale a la columna «c», la torre rival aparecería con efectos devastadores. No obstante, el blanco está sometido a una terrible presión y probablemente está perdido, pero…]

 

22…Tc7? [¡Qué exigente es el ajedrez! ¡Todo el trabajo por la borda! Lasker había consumido tanta magia como tiempo de reflexión y con éste casi agotado no acierta con 22…Dc4; una jugada tan evidente como mortal.]

 

[Después de 22…Dc4 (que amenaza 23… Axd4+) 23.Dg4 Defendiendo el peón, sigue 23…Te7! amenazando Te4 o Te2, con amenazas decisivas que no tienen respuesta válida. Por ejemplo 24.The1 Txe1 25.Txe1 Dc3+ 26.Rb1 Dxe1+]

 

23.Td2 [Ahora Pillsbury recupera el aliento y evita la entrada de la torre enemiga en «c2», pero ¡ojo! que la lucha continua y aunque el blanco tiene una torre por un alfil, la expuesta posición de su rey no le permite la menor equivocación]

 

23…Tc4 [Lógico. Lasker renueva la terrible presión sobre el peón clave que mantiene con vida al rey blanco, pero ahora le toca equivocarse a Pillsbury]

 

24.Thd1 [¡Lástima! La posición de Pillsbury pende de un hilo y a estas alturas, casi es comprensible que no acierte con la mejor respuesta 24.Te1 que llevaría a posiciones de tablas por jaque continuo al rey negro]

 

24…Tc3 [Pero la posición es terrible y ahora le toca a Lasker no acertar con la mejor 24… Dc6 que amenazaría la mortal 25… Tc1+, aunque el blanco todavía resistiría con la jugada de problema 25.Rb1. Por ejemplo: 25… Ag5 26.De2 Axd2 27.Dd2 ¡Todo complicadísimo en este enfrentamiento de titanes!]

 

25.Df5 [Lasker ha aflojado la presión, lo que aprovecha inmediatamente Pillsbury para activar su dama quizás con algún jaque en «e6» o si se lo permite Lasker, jugar la torre a «c2» consiguiendo una posición defendible]

 

25…Dc4 [De nuevo, Lasker amenaza ganar la partida con 26… Tc1+]

 

26.Rb2 [¡Dramático! Parece ser que el nerviosismo de Lasker con sus apuros de tiempo, afectó a la concentración de Pillsbury que comete un segundo error y Lasker no le concederá más oportunidades. En palabras de Kasparov «un par de jugadas precisas y tal vez la historia del ajedrez, hubiera tomado un rumbo diferente». Así es, aunque justo es reconocer que era casi imposible prever la jugada ganadora que va a encontrar el campeón del mundo. Indicar que la jugada correcta era 26.Rb1 que mantenía dos defensas sobre el peón de «a2» ¡mínimos detalles que deciden una partida o toda una página de la historia!]     (Ver diagrama)


 

26…Txa3!!

 

 [¿Quién podía adivinarlo? ¡Así juega un campeón mundial! «Una especie de trance místico: ¡la segunda torre se sacrifica en la misma casilla que la anterior. Seguramente, Pillsbury no se creía lo que le estaba pasando» (Kasparov)]

 

27.De6+ Rh7 [Realmente, la situación de Pillsbury es delicada, pero la partida es tan importante que hay que resistir hasta el final, pero…]

 

28.Rxa3?? [¡Esto se acabó! «Exhausto por el feroz ataque negro, Pillsbury sucumbe, metiéndose en red de mate» (Kasparov).]

 

[La única posibilidad de Pillsbury era la siguiente línea 28.Df5+ Rg8 29.Rb1 Axd4 30.Te1 Db4+ 31.Rc1 Dc3+ 32.Dc2 Da1+ 33.Db1 Tc3+ 34.Tc2 Ae3+ 35.Txe3 Dxb1+ 36.Rxb1 Txe3 que aunque conduce a un final de torres prácticamente perdido, todavía exigía cierta precisión por parte de Lasker. Ahora, el remate es coser y cantar para un campeón mundial]

 

28…Dc3+ 29.Ra4 b5+! 30.Rxb5 Dc4+ 31.Ra5 Ad8+ [Pillsbury abandonó]. 0-1

 

 

Posición final:

 

Impactante y trágica posición: Las tres piezas más

poderosas, asisten impotentes a la ejecución de su monarca.

 

Luis Pérez Agustí

Juan Bohigues, coordinador del equipo, homenajes, obituarios y entrevistas.
Profesor del Master "Técnicas de Guionización" para la Universidad de Alcalá de Henares. Crítico de cine para "spaincinematogaphic". Autor de tres guiones para cine: "Hojas de la mañana", "La senda de los payasos" y "Pintando entre adoquines". Autor de un libro de viajes llamado "Muzungu". Trabaja en "365 international a project photo" junto a otros fotógrafos de otros países.   Luis Pérez. "Partidas que hicieron historia".
Profesor de Ajedrez Colegio Pi y Margall, Instituto Tirso de Molina, Colegio Rufino Blanco. Diploma Monitor Autonómico de Ajedrez. En 2014 juega la Previa de Madrid, quedando en primer lugar.   Mikel Menchero. "Ajedrez Social. La pedagogía aplicada al ajedrez".
Licenciado en administración y dirección de empresas.Tesorería para las sociedades Cepsa Perú. Elaboración de informes Dirección HBS Global y Cepsa Colombia.   René Mayer. "Problemas y entrenamiento". Es licenciado de la ESCP (Escuela Superior de Comercio de París) y en Filología inglesa (Complutense de Madrid).
Colaboró en la revista Jaque y se especializa en la publicación de libros en torno a la composición ajedrecística. Sobre finales artísticos: El cuadrado mágico (Jaque XXI, 1998). Problemas: Problemas para gente sin problemas (La Casa del Ajedrez, 2003), 222 problemas con solución para ajedrecistas sin solución (La Casa del ajedrez, 2008).   Jorge Castellanos. "¿Cómo mejorar tu juego?"
Licenciado en Psicología. Curso Internacional Psicogenética. Profesor Ajedrez Universidad Ciego de Ávila. Psicólogo Instituto nacional Deporte (INDER). Monitor de Ajedrez.   Salvador Palomino."Mejores jugadores de ajedrez". Licenciado en Educación. Actor, promotor y Gestor Cultural. Profesor de Ajedrez desde 1983. Periodismo cultural en radio y TV. Monitor de Ajedrez.