Qué pasa en Francia. El Partido Socialista derrotado

0
316

François Hollande, presidente de la República Francesa, ha decidido cambiar su equipo de Gobierno. La razón ha sido el susto que se ha llevado tras la derrota sufrida por el Partido Socialista (PS) en las elecciones municipales en Francia celebradas el pasado 30 de marzo. Se trata de la mayor derrota que de los socialistas en unos comicios municipales desde el año 1983.


Artículo escrito Teresa Vallejo


François Hollande, presidente de la República Francesa, ha decidido cambiar su equipo de Gobierno. La razón ha sido el susto que se ha llevado tras la derrota sufrida por el Partido Socialista (PS) en las elecciones municipales en Francia celebradas el pasado 30 de marzo. Se trata de la mayor derrota que de los socialistas en unos comicios municipales desde el año 1983.

 

La extrema derecha ha cambiado el color del mapa galo y el partido de centro-derecha Unión por un Movimiento Popular (UMP) avanza a pasos agigantados.

 

Hollande ha perdido alguno de sus feudos electorales como Toulouse o Saint-Etienne.

 

¿Cuál ha sido el resultado de las elecciones municipales?


Los medios de comunicación, no sólo franceses, hablan de castigo contra el partido del actual presidente de la República francesa.

 

Los comicios celebrados el 23 y el 30 de marzo han sido la primera cita electoral desde la llegada de Hollande al Palacio del Eliseo y parecen haber cambiado el rumbo político del país.


Pero lo más significativo ha sido la alta tasa de abstenciones, que se ha situado en el 38,5%.

 

El centro-derecha (UMP) se ha situado a la cabeza con el 45,91% de los votos, mientras que los socialistas obtuvieron el 40,5% y la extrema derecha el 6,85%. Por su parte, la extrema izquierda fue la opción más minoritaria con solo un 0,06% de los votos.

 

 

El Partido Socialista francés –primera fuerza municipal desde hace años- ha perdido ciudades clave como Toulouse, Bastia, Ajaccio, Pau, Tours, Angers, Reims, Quimper, Saint-Etienne, que pasan a estar gobernadas por el partido de centro-derecha.

 

Pero lo que más ha llamado la atención ha sido el ascenso de la extrema derecha con Marine Le Pen a la cabeza. El Front National (FN) se ha hecho con 14 alcaldías, el número más alto de la historia del partido y la extrema derecha se alza como la tercera opción política a nivel nacional.

 

Por otro lado, El UMP (Union pour un Mouvement Populaire)se convierte en la primera fuerza municipal de Francia.

 

El PS ha perdido contra la derecha al menos 155 localidades de más de 9.000 habitantes.

 

Sin embargo, el PS conserva ciudades importantes como Estrasburgo, Lille, Brest, Dijon, Nantes y París.

 

 

¿Cuáles han sido las razones de la debacle?


Como ya hemos comentado, se trata de la mayor derrota electoral que el PS ha sufrido en unos comicios municipales desde 1983.

 

El revés político sufrido por el actual presidente es el resultado de 22 meses de gobierno que le sitúan como el más impopular en la historia de la V República, creada en 1958.

 

El castigo a al presidente es el resultado del abandono de las políticas que le alzaron en la presidencia. Sin olvidar la polémica por el affaire Gayeten el que la revista Close descubrió la relación sentimental entre el presidente y la actriz gala de 41 años Julie Gayet.

 

La subida del paro y el giro neoliberal del presidente, que ofreció un pacto por el empleo a la patronal y un recorte del gasto público de 50.000 millones en tres años, son otras de las razones que explican la derrota.

 

Hollande se ha visto forzado a realizar algunos cambios en el gobierno como respuesta al mensaje que le han enviado las urnas.

 

¿Por qué Hollande ha decidido hacer un cambio de gobierno?


Tras conocer los resultados, Hollande decidió llevar a cabo algunos cambios en su Ejecutivo. La novedad que más ha dado que hablar entre los diarios franceses y españoles ha sido el nombramiento de Manuel Valls –de origen español-, como primer ministro del Gobierno francés, antes había sido ministro del Interior.

 

Valls fue uno de los mayores apoyos de Hollande durante su campaña electoral.

 

Pero el nuevo primer ministro representa un carácter que cede hacia la derecha y podría ser el que este detrás de los cambios a nivel económico.

 

Valls sustituye en su nuevo cargo a Jean-Marc Ayrault, quien presentó su dimisión como primer ministro el día siguiente a la celebración de las elecciones.

 

El nuevo gobierno de Manuel Valls (con 38 ministros y ministros delegados) fue confirmado el 2 de abril con dos nuevas entradas: Ségolène Royal –ex pareja de Hollande- en el Ministerio de Ecología, Desarrollo durable y Energía (cartera que ya ocupó en 2002); y François Rebsamen, encargado del Ministerio de Trabajo, Empleo y Diálogo Social.

 

Por su parte, Cécile Duflot ha transmitido su cartera de Vivienda y de Igualdad de Territorios a Sylvia Pinel, que ocupaba el puesto de ministra de Turismo.

 

El propio Hollande, tras conocer los resultados, reconoció ante los medios de comunicación una derrota “personal”. No obstante, ha prometido un equipo de gobierno pequeño y una reducción de impuestos.

 

“No hay suficiente cambio, no hay suficiente empleo, todavía hay demasiado paro, todavía hay demasiados impuestos, y todavía hay demasiados interrogantes sobre la capacidad de nuestro país para salir adelante. Es el mensaje que me habéis dirigido y que recibo personalmente”, en declaraciones del presidente francés recogidas por El Mundo.  


Por ello,  podemos interpretar de estos resultados electorales como una señal política importante. La conquista del poder de la derecha desde los ayuntamientos puede, si no lo ha hecho ya, cambiar el rumbo político de Francia para las próximas elecciones.

 

@twTeresaV

El Inquirer es un blog de información internacional creado en 2011 por un grupo de estudiantes de periodismo de la Universidad Complutense. Víctor Nauzet, Bárbara Álvarez, Begoña López, Rocío González, Adrián Espallargas, Teresa Vallejo, Alejandra Gómez y Adrián Blanco son el equipo de El Inquirer.   "Los medios te lo cuentan, nosotros lo explicamos" ese es el lema de El Inquirer. El objetivo de la web es explicar de forma clara y concisa el evento de mayor relevancia de la actualidad internacional para que el lector no acabe perdido en el mar de información de internet. En otras palabras, buscamos contextualizar. Para ello utilizamos siempre un formato de preguntas y respuestas con el fin de estructurar la información y que sea de fácil acceso al lector. Es decir, no contar sino explicar qué pasa en nuestro mundo.