¿Qué pasa en Venezuela? Escalada de protestas y disturbios.

0
289

Desde el pasado día 12 de febrero las calles de Venezuela se han convertido en auténticos campos de batalla  donde manifestantes y fuerzas de seguridad estatales se enfrentan de manera violenta. Desde tanques en llamas a manifestantes heridos de bala, el saldo actual de unas protestas que comenzaron siendo pacíficas se calcula en unos 9 muertos, más 70 heridos graves y cerca de un centenar de detenidos.

 

Artículo escrito por Bárbara Álvarez Solanilla. 

 

                       Protestas en Venezuela

 

Desde el pasado día 12 de febrero las calles de Venezuela se han convertido en auténticos campos de batalla  donde manifestantes y fuerzas de seguridad estatales se enfrentan de manera violenta. Desde tanques en llamas a manifestantes heridos de bala, el saldo actual de unas protestas que comenzaron siendo pacíficas ascienden a 10 muertos, más 70 heridos graves y cerca de un centenar de detenidos.

 

¿Cómo empezaron las manifestaciones?


Las marchas fueron convocadas por asociaciones de estudiantes universitarios y comenzaron el miércoles 12 de febrero, coincidiendo con el día nacional de la Juventud. Estas marchas contaron con el apoyo de los principales partidos opositores, entre ellos Henrique Capriles, líder del partido opositor Mesa de Unidad Democrática, que compitió con el presidente Nicolás Maduro en las últimas presidenciales, así como el famoso Leopoldo López, cabeza del opositor Voluntad Popular.

 

Un acto que comenzó siendo una marcha pacífica por las principales calles y plazas de la ciudad, pero que terminó con enfrentamientos violentos entre la policía y los manifestantes.

 

Coincidiendo con estos actos, el gobierno de Nicolás Maduro, junto con otras fuerzas progubernamentales, organizaron marchas a favor del gobierno para denunciar la existencia de un “plan desestabilizador” por parte de la oposición.

 

Según las fuerzas de seguridad venezolanas, el giro violento vino propiciado por grupos fascistas nazis que se infiltraron entre los manifestantes. Según esta versión, varios medios nacionales -en informaciones recogidas por la agencia Efe-  aseguraron que las marchas se volvieron violentas cuando un grupo de manifestantes, algunos de ellos encapuchados, se separó de la concentración a las puertas de la Fiscalía y se encaró con las fuerzas policiales apostadas a unos cientos de metros, montando barricadas y lanzando piedras.

 

Sin embargo, según las declaraciones de responsables universitarios recogidas por BBC Mundo, la violencia sería fruto de grupos radicales progubernamentales conocidos como “colectivos”.

 

 En una de las últimas marchas que han tenido lugar en Venezuela contra el gobierno, en la ciudad de Valencia, falleció la conocida modelo Miss Turismo Carabobo 2013, Génesis Carmona, que según la web infobae.com  recibió un balazo en la cabeza por parte de las milicias chavistas cuando intentaba buscar a su hermana para abandonar la manifestación. 

  

¿Cuál ha sido la reacción del Gobierno?

 

Ante la aparición de las primeras protestas, las fuerzas antidisturbios reaccionaron y la primera jornada se saldó con tres muertos, 66 heridos y más de 70 detenidos, número que ha ido en ascenso.

 

Según la versión oficial aportada por algunos medios estatales y por el propio Ejecutivo venezolano, fueron los manifestantes quienes actuaron de manera violenta y la policía, según afirman, no pudo contener ni pacificar a los jóvenes y se vio obligada a cargar contra ellos.

 

Sin embargo, según otras informaciones facilitadas por personas que participaron en las marchas, fueron las fuerzas nacionales de seguridad y el SEBIN (Servicio de Inteligencia Bolivariano Nacional) quienes cargaron sin necesidad de provocación contra los manifestantes. Según han denunciado medios locales, los periodistas también habrían sufrido la censura ejercida en la cobertura de los las protestas.

 

Días después de los primeros disturbios, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, declaraba a través de los medios nacionales que “haría cualquier cosa” para evitar un Golpe de Estado y que quería que “lo supieran todos”, pues para Maduro todas las marchas, reivindicaciones y protestas no son sino intentos de golpe de estado encubiertos.

 

¿Quién es Leopoldo López?

 

Leopoldo López, líder del partido opositor Voluntad Popular, se ha convertido en una figura destacada en estar marchas y en la imagen más clara de una oposición dividida. El gobierno de Maduro ha considerado a López como el máximo responsable de los incidentes violentos que tuvieron lugar en la primera marcha y que se saldaron con la muerte de tres estudiantes. Por ello, el gobierno emitió una orden de captura contra López.

 

El líder de Voluntad Popular declaró que se entregaba a una justicia “injusta” para ser juzgado por unos tribunales “corruptos” pero aseguró que no está dispuesto a “pasar a la clandestinidad” ni a “escapar de su país”. Así, se entregó a las autoridades después de que terminara una concentración organizada por él en la que, además de protestar contra el gobierno, invitaba a todos los ciudadanos descontentos con el chavismo a que se entregaran con él. (consulta aquí el video en el que López es arrestado por la policía).

 

¿Por qué se habla de una oposición dividida?

 

En este contexto, se aprecia división dentro de los partidos opositores. Según han señalado medios como El País, se trata de una división en las formas que no en el fondo de las protestas.

 

Esto quiere decir que mientras algunos opositores como Henrique Capriles, quien encabezó a la oposición en las últimas elecciones presidenciales, apuestan por acciones pacíficas que lleven a un cambio natural de gobierno en el que la oposición se alce como gobernante, otros, como Leopoldo López, protagonista de la última concentración en Caracas, apuestan por llevar a cabo medidas más activas en las que la oposición deje de ser la alternativa natural a la caída del régimen de Maduro, para convertirse en el detonante de dicha caída.

 

En este contexto de tensión, ¿qué papel juegan las empresas petroleras?

 

La petrolera estatal venezolana PDVSA y la española Repsol han firmado un acuerdo por el que la compañía europea invertirá 1.200 millones de dólares en la empresa mixta Petroquiriquire. Se trata de un negocio que lleva meses pendiente y que se había ido posponiendo sin razones claras.

 

En el marco de estas negociaciones, las petroleras participaron de la marcha convocada por Maduro el mismo día que tuvieron lugar los disturbios demostrando así su apoyo a las políticas estatales.

 

Según fuentes del país, las petroleras siempre “han apoyado al Estado al 100%” pero últimamente han visto mermados sus ingresos. Algunas de ellas “están prácticamente quebradas” y necesitan una ayuda adicional del gobierno para asegurar sus negocios. Así, mostrándose abiertamente a favor de Maduro en las marchas de la semana pasada esperaban conseguir, según esta fuente, que el gobierno “dé vía libre a  la entrada de capital extranjero” para afrontar los gastos de sus infraestructuras.

 

Las petroleras han decidido mostrar este apoyo por miedo a que el esperado acuerdo se viera truncado si no lo hacían, y con ello perder una gran oportunidad de negocio.

 

¿Cuál ha sido la reacción de la Comunidad internacional?

 

En vista de lo ocurrido, los principales organismos internacionales han llamado al gobierno de Maduro a pacificar los conflictos y velar por la seguridad ciudadana.

 

Según publicaba el diario ElComercio.comel Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, la Alta Representante de la Unión Europea (UE), Amnistía Internacional y Human Right Watch (HRW) han abogado por el «diálogo pacífico» y por el respeto a la libertad de prensa y al derecho a la protesta en Venezuela.

 

Por su parte, la Organización de los Estados Americanos (OEA) también ha pedido evitar más confrontaciones, tras las muertes producidas en las últimas protestas.

 

Finalmente, cabe destacar el hecho de que la comunidad internacional se encuentra dividida en lo que respecta a la situación en Venezuela. Univisión recoge la opinión de distintos líderes mundiales entre los que se encuentran quienes apoyan a uno u otro bando. Por ejemplo , Estados Unidos, Reino Unido y Brasil exhortan al gobierno a pacificar la situación, mientras que Bolivia y Siria coinciden con Maduro en que lejos de ser marchas pacíficas organizadas por un pueblo descontento, EE UU está detrás de todo en un intento de desestabilizar el gobierno para facilitar un golpe de estado.

 

¿Qué le espera ahora a Venezuela?

 

La población sufre un malestar generalizado debido a la respuesta desproporcionada del gobierno respecto a las marchas, donde ya han muerto casi una decena de personas, en su mayoría estudiantes universitarios, y otros muchos han resultado heridos de gravedad.

 

Asimismo, el caos que sufren las principales ciudades ha supuesto un caldo de cultivo para el vandalismo, lo que a su vez aumenta la inseguridad ciudadana y hace aún más vulnerable a la población (como se puede ver en este video).

 

Antes de las protestas el país ya se enfrentaba a una grave crisis, con una inflación que el año pasado llegó al 56%, una de las mayores tasas de inseguridad ciudadanas del mundo y una constante escasez de productos básicos (leche, azúcar e incluso papel higiénico), a lo que hay que sumar la necesidad de una gran inversión en infraestructuras, como la red de suministro eléctrico, que durante 2013 sufrió un mínimo de tres apagones generales provocados por el mal mantenimiento de las instalaciones.

 

@basolanilla

El Inquirer es un blog de información internacional creado en 2011 por un grupo de estudiantes de periodismo de la Universidad Complutense. Víctor Nauzet, Bárbara Álvarez, Begoña López, Rocío González, Adrián Espallargas, Teresa Vallejo, Alejandra Gómez y Adrián Blanco son el equipo de El Inquirer.   "Los medios te lo cuentan, nosotros lo explicamos" ese es el lema de El Inquirer. El objetivo de la web es explicar de forma clara y concisa el evento de mayor relevancia de la actualidad internacional para que el lector no acabe perdido en el mar de información de internet. En otras palabras, buscamos contextualizar. Para ello utilizamos siempre un formato de preguntas y respuestas con el fin de estructurar la información y que sea de fácil acceso al lector. Es decir, no contar sino explicar qué pasa en nuestro mundo.