Radiografía de los trabajadores pobres en España

0
284

Comisiones Obreras acaba de publicar un análisis sobre la pobreza y la desigualdad salarial, que ha crecido brutalmente durante la crisis. 

 

La acaba de elaborar Comisiones Obreras y muestra la trágica realidad del mercado laboral español. De acuerdo con sus números que proceden, a su vez, del INE, en España, 2,8 millones de trabajadores, es decir, el 20% del total, una de cada cinco personas que trabajan, cobra menos de 700 euros brutos mensuales en catorce pagas. Si lo repartimos en doce pagas, la cifra sería algo superior a los 800 euros. El 10% más pobre recibe salarios brutos de 414 euros, de media, en doce pagas, y de 355 euros si se reparten entre los doce meses y las dos pagas extraordinarias.

 

 

Añadiendo el tercer decil de la escala salarial, nos encontramos con que el 30% de los trabajadores, 4,2 millones de personas, no llega a cobrar una nómina de 950 euros brutos mensuales. Una de cada tres personas no llega a ser ni mileurista.

 

 

El estudio de Comisiones Obreras rompe un mito tan extendido como falso. Porque no han sido las clases medias (entendidas aquí como quienes perciben los salarios medios) las que más han sufrido la devaluación salarial. La crisis no ha terminado con las clases medias vía salarios, sino que ha empobrecido a los que ya eran más pobres.

 

 

Empobrecimiento y desigualdad

 

 

Según los cálculos de CC.OO., de media, el poder adquisitivo de los salarios ha caído un 7,4% entre 2010 y 2013. Pero este descenso no ha sido uniforme. Los que más cobran sólo han perdido un 4%, mientras que los que menos cobran, el 10% más pobre de todos los trabajadores, los 1,414 millones de personas asalariadas, han visto reducido su salario real un 23% en este periodo, han perdido casi uno de cada cuatro euros de su sueldo. El siguiente 10% en la escala salarial ha visto reducido su poder adquisitivo un 18%. Y el siguiente 10%, un 12,4%.

 

 

Bajada de salarios por deciles

 

Esto significa que la desigualdad salarial se ha incrementado con la crisis. CC.OO. da más números: en el año 2007, el salario medio del 10% más pobre de entre los trabajadores era de 502 euros, mientras que el del 10% más rico ascendía a los 3.671 euros. Los asalariados más ricos cobraban 7,3 veces más que los más pobres, esto es, una proporción de 7 a 1. En el año 2009 la proporción era de 9 a 1: el salario medio de los trabajadores pobres cayó había caído hasta los 482 euros, mientras que el de los ricos subió hasta los 4.357 euros. En el año 2013, la proporción era de 11 a 1, porque comparan los 414 euros de las personas que menos cobran, frente a los 4.575 euros mensuales de los que más cobran.

 

 

Las condiciones del trabajador pobre

 

 

¿Cómo es el trabajador pobre?, ¿qué características reúne el 1,4 millones de trabajadores que componen el decil con salarios más bajos?

 

 

En primer lugar, suele trabajar a tiempo parcial (el 92% de ellos). “El trabajo por horas se está convirtiendo en uno de los ejes de la precariedad y su peso creciente en nuestro mercado de trabajo empieza a tener efectos negativos de amplia repercusión”, comenta el informe de Comisiones Obreras. Además, la pobreza laboral tiene un importante componente de género: el 75% de las personas del tramo salarial más bajo son mujeres, porque también son ellas las que en mayor medida sufren los contratos a tiempo parcial. También hay un componente generacional: los jóvenes sufren más la pobreza laboral pero, en realidad, hay personas de todas las edades: el 14% tiene menos de 24 años, aunque apenas pesen un 5% en el conjunto de los asalariados, pero también nos encontramos con que una de cada diez personas mayores de 55 años forman parte de los trabajadores más pobres.

 

 

Trabajadores pobres por edad

 

 

La pobreza salarial también afecta más a los inmigrantes: suponen el 27% de los trabajadores pobres, cuando apenas representan el 11% del total de personas que trabajan por cuenta ajena en España. Además, los sueldos bajos no están necesariamente ligados a los contratos temporales: los trabajadores pobres se reparten prácticamente al 50% en contratos indefinidos y temporales.

 

 

CC.OO. rompe otro mito: la pobreza con empleo no es un fenómeno nuevo, dado que afecta tanto a los contratos más recientes como a los más antiguos. “La antigüedad en el puesto de trabajo es un factor relevante, pero no determinante para pertenecer al tramo de salarios más bajos”, comenta el informe de CC.OO. De este modo, si bien el 52% de los que componen el decil 1 llevan menos de dos años en su puesto de trabajo, el 27% lleva más de cinco años. Incluso un 10% lleva más de diez años en su empleo.

 

 

Los bajos salarios también están relacionados con otras cuestiones. Por ejemplo, con el sector de actividad: a menor valor añadido, menor salario. Las personas que trabajan como empleadas en los hogares, en la hostelería, en el comercio y en servicios auxiliares a empresas constituyen el 62% del colectivo con nivel salarial más bajo.

 

 

En los sueldos influye también el tamaño de la compañía en la que se trabaje: el 63% de las personas que están en el decil 1 trabajan en empresas con menos de diez trabajadores.

 

 

Una comparación internacional

 

 

¿Cómo se encuentra España en esta cuestión en relación con el resto de países de la Unión Europea? Eurostat cuenta con una estadística sobre los trabajadores con bajos salarios. La última corresponde al año 2010. Entonces, en España, suponían el 14,66% de todos los empleados, por encima del 13,37% de 2006. La media en la zona euro ha pasado entre estos dos años del 14,42% hasta el 14,74%.

 

 

Pero Eurostat también cuenta con una estadística específica sobre trabajadores pobres. En España, representan el 10,5% de toda la fuerza laboral, por encima de las cifras medias tanto de la Unión Europea en su conjunto como de la zona euro, que no llegan al 9%. Lo preocupante es que en España, en años anteriores, siempre (o al menos desde que hay estadísticas), ha rondado ese porcentaje. O incluso ha llegado a ser mayor, como en 2008 o 2009, cuando superaba el 11%. En países como Bélgica, República Checa, Dinamarca, Irlanda, Holanda o Finlandia, oscila en torno al 4%.

 

 

Reflexión final

 

Aunque creemos en la redistribución de la renta ex post, es decir, después de que las fuerzas del mercado hayan hecho su trabajo (o hayan provocado un gran desastre social), con política fiscal, que está compuesta tanto de impuestos como de gasto público, la mejor manera es actuar antes, conseguir una igualdad predistributiva, como escribía Borja Barragué en el blog Agenda Pública de eldiario.es, y el mejor lugar para conseguirlo es el mercado laboral.

 

 

Con una retribución más justa al capital y al trabajo, primero, y, después, con una menor dispersión salarial, la desigualdad de partida sería menor, la pobreza de partida sería menor y el Estado tendría menos problemas que resolver. A los liberales esto último seguro que les gusta, ¿o no? Aunque, para conseguir esa igualdad predistributiva, los poderes públicos también tendrían que actuar. Por ejemplo, con una regulación laboral completamente opuesta a la actual. 

 

 

Sígueme en twitter: @acvallejo