Rápidos apuntes sobre el separatismo en Guinea Ecuatorial

0
438

Este artículo, que es un avance de otro que está por venir, es para los nativos de Guinea Ecuatorial que están atravesados por la cuestión del separatismo y se creen llamados a defender la unidad nacional. El carácter perentorio del mismo tiene que ver con que en breve el país se enfrenta a Senegal en la Copa Africana de Naciones y antes de que se os suba la euforia a las gónadas y os atrofie el sentido común más de lo que está atrofiado, es necesario hacer unas precisiones sobre la cuestión del separatismo, de la unidad nacional y de lo que llamáis orgullo nacional.

Primero.- La Guinea no se construyó por la bravura de sus actuales ciudadanos, ni siquiera por la de los que llegaron en peregrinación de Sudán o de Etiopía y que habían sido hijos legítimos de la reina de Saba y que fueron eternos buscadores de agua salada etcétera etcétera.

Segundo.- No se ha encomendando a ningún grupo étnico de Guinea Ecuatorial la defensa de la unidad nacional y el castigo con pena de muerte a los separatistas. Ni siquiera al ejército guineano, que no es tal, pero del que se hablará otro día.

Tercero.- La defensa de la unidad nacional tampoco compete al presidente, ni mucho menos a ningún ciudadano de a pie. Al menos Obiang Nguema es incapaz de hacer nada para defender la unidad de nadie. En todo caso, no debería ser de su competencia porque ninguno de los territorios de Guinea es de menor importancia que otro. Obiang, por su parte, debería ser juzgado por sus varios crímenes.

Cuarto.- El largo historial de impunidad con que actúan los que se han creído defensores de la unidad nacional hace que cualquiera que asuma este cometido se haga cómplice de los abusos nunca castigados.

Quinto.- Todos los guineanos deben ir concienciándose de que el separatismo es una forma de expresión política y sus consecuencias, su instalación, deben discutirse con todos los representantes de los que están afectados por ello. Diríase, con los representantes legítimos de los pueblos que conforman la Guinea Ecuatorial.

Sexto.- Ningún guineano debería incriminar o recriminar a nadie por tener o manifestar sentimientos separatistas, sobre todo si no concurre con la ofensa de la dignidad o sentimientos de otro.

Séptimo-. Es falso que el régimen de Obiang Nguema pueda o deba velar por la unidad nacional. Ni siquiera cumple con otros cometidos más urgentes.

Octavo.- Sí es cierto que en Guinea Ecuatorial existe la marginación por motivos étnicos. O sea, que tiene menos oportunidad según seas de una etnia u otra.

Noveno.- La manifestación de sentimientos de separatistas no es una expresión de odio. Y si no, lean el punto segundo.

Décimo.- En Guinea sí se han cometido algunos delitos de responsabilidad colectiva y otros de responsabilidad individual. Lo primero no hubiera ocurrido si no existiera la exclusión de los individuos de las otras etnias.

Undécimo.- Es necesario hacer reflexiones en torno al hecho de que hubo un tiempo en que Guinea pidió independizarse de España y esgrimió las razones. Podrían ser las mismas que llevaran a una parte de Guinea a acariciar la separación. Si se diera el caso, estaría en su derecho.

Duodécimo.- En la práctica, la unidad nacional no es nada, es un valor sin contenido que se vende a las clases bajas para que se entretengan y hagan daño.

Disposición transitoria irreprimible.- Que disfrutéis de la victoria de vuestra selección. Y, al menos, sed un poco más hombres cuando os pidan la renuncia de vuestra nacionalidad en un aeropuerto o salid en defensa de los que son oprimidos por la suya.

Madrid, 30 de enero de 2022

Juan Tomás Ávila Laurel. Es un joven y prolífico escritor, residente en Malabo, donde ejerce como técnico sanitario. Se ha convertido últimamente en un exitoso y asiduo conferenciante de numerosas universidades extranjeras. Ha representado a su país en importantes foros internacionales y ha sido conferenciante invitado en España, Reino Unido y Estados Unidos. Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y politíca de su país y con las desigualdades económicas. Estas preocupaciones se traducen en una profunda conciencia histórica, sobre Guinea Ecuatorial en particular y sobe África en general. Tiene más de una docena de libros publicados y otros de inminente publicación, entre ellos las novelas y libros de relatos cortos La carga, El desmayo de Judas, Nadie tiene buena fama en este país y Cuentos crudos. Cuenta tambien con obras de tipo ensayístico, libros de poemas y obras de teatro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí