Roberto Fraile y David Beriain, la mirada singular

0
267
Roberto Fraile y David Beriain. Foto: Sergio Caro

Cuando alguien tiene la fortuna de encontrarse en el camino con porciones de vida, de tiempo compartido y del precioso regalo de la amistad de dos seres humanos de la talla de Roberto Fraile y David Beriain, se convierte, obligatoriamente, en un apóstol de su legado, de su forma de tratar de entender el mundo, de su entorno, de su modo de acercarse al ser humano, a su conflicto y a las contrariedades de la propia naturaleza del hombre.

Roberto y David tenían el don de la mirada singular. Esa manera de encarar la vida que hace que una persona se convierta en alguien único, personal, inigualable, irrepetible. Esa forma de preguntarse y de hacer que los otros, todos nosotros, nos hiciésemos a su vez también esas mismas, u otras preguntas que, tal vez, jamás, nos hubiésemos planteado.

David Beriain hubiese entrevistado a sus asesinos, dice Sergio Caro. Que mayor prueba de su calidad humana, de su empatía. Que mayor ejemplo de su periodismo, de su necesidad de intentar entender.

Roberto Fraile nos hubiese planteado preguntarnos por queé la masacre de treinta civiles africanos, acontecida tan solo unos pocos días después en la misma zona donde fallecieron él, David Beriain y Rory Young, no tuvo ni una centésima parte de la atención mediática que ellos tuvieron.

Su familia, sus amigos, sus compañeros, tenemos la responsabilidad de tratar de que su recuerdo, lo que son y siempre serán, y su legado, pervivan para honrar su memoria, porque como decía Antoine de Saint-Exupéry:

“Solo seremos felices cuando tengamos conciencia de nuestro papel, incluso del más discreto, solo entonces podremos vivir en paz y morir en paz, porque lo que da sentido a la vida da sentido a la muerte”.

Roberto y David tenían plena conciencia de su papel.

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorSetecientos años entre el infierno y el paraíso
Artículo siguienteViajes durante la pandemia. Historias de quienes ya volvieron a recorrer el mundo
Roberto Lozano Bruna (Valladolid, España, 1968) es director y productor. Ha sido testigo de muchos de los conflictos bélicos de los últimos años, Afganistán, Irak, República Democrática Congo, Pakistán, República Centroafricana…, donde ha rodado documentales y reportajes. Entre sus trabajos como productor se encuentran El último viaje del Almirante, de Iván Sainz Pardo. Ha dirigido y producido multitud de documentales, los cortometrajes Mensajero del Sur, rodado en Angola, y Yelda (la noche más larga), rodado en Pakistán y Afganistán. Como director destacan sus películas documentales Dibujos de luz (2010), Los ojos de la guerra, y La luz oculta. All the souls… es su nueva película documental, un proyecto que comenzó a rodar tras el terremoto que asoló Nepal en 2015, y pone el foco en la denuncia de la trata de seres humanos en el país de los Himalaya. Ha recibido más de 30 premios internacionales con sus películas y producciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí