Será que llueve

0
100

 

Será que llueve y hace un leve fresquito, así que, à-la Onetti, me he instalado el despacho en la cama. Será que llueve, pero me he levantado algo triste. Pienso que puede ser la lluvia, pero no, que la tristeza estaba antes que la lluvia y entonces pienso si no es que me pone triste trabajar los fines de semana.

No sé, de cierto. Así que aprovecho, mientras dudo y pienso, para ver algunos documentales, para leer artículos que quedaron pendientes en la semana, para acabar algunos libros que tengo a medias. Y tomo notas. Y reflexiono sobre algunos asuntos no urgentes, pero sí primordiales. Guiomar dice que he de ser más prudente.

Será que ahora llueve mucho más que antes, no solo de una manera intensa, sino efectiva. Pues es que, me digo, esta lluvia está dando por concluido el verano. Entonces creo que la tristeza (¿melancolía?) de esta mañana venía más al caso de este día bisagra de hoy, de este espacio de tránsito que deja atrás el estío y nos lanza directos a la chaqueta, el abrigo y quizá, aunque para esto aun falta, la bufanda y los guantes.

Será que ahora ya no es de noche y (ya no) llueve que me ha dado por comer helado (stracciatella).  Por seguir escribiendo y leyendo. Por fumarme un cigarro.

Por quedarme despierto en la noche del domingo, y aun otro café más; alargando el fin de semana un ratito.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí